Los sismos no se pueden predecir

¿Qué pasó en la Ciudad de México?, ¿qué puede pasar en Jalisco?

Rebeca Ortega Camacho

México se encuentra en una zona del planeta que sufre constantemente movimientos telúricos. Esto se debe a qué nos encontramos en un área de interacción de cinco placas tectónicas: Norteamérica, Pacífico, Cocos, Rivera y Caribe, las tres primeras están catalogadas como las más grandes de la Tierra, así que cada vez que se mueven, chocan entre sí y entonces se registran sismos. Los últimos sismos acaecidos en nuestro país han dejado cientos de muertes, millones de damnificados y cuantiosos daños materiales.

Ante la tragedia es muy fácil caer en pánico y compartir cualquier información que advierta sobre posibles sismos que serán más catastróficos que el anterior. Sin embargo, “los sismos no se pueden predecir, no hay ninguna metodología para saber cuándo va a temblar. El ser humano desde 1964 ha hecho sismología en la Luna, recientemente ha empezado a hacer sismología en Marte; el ser humano hace sismología en la Tierra desde el espacio, pero irónicamente no tenemos ninguna metodología que nos permita predecir cuándo va a temblar. ¿Cuál es la solución, si no podemos predecir cuándo va a temblar?… hacer construcciones seguras que protejan el patrimonio y que protejan la vida de las personas”, explicó el Investigador de la Universidad de Guadalajara (UDG) Alejandro Ramírez Gaytán, Ingeniero Civil, Maestro en Computación y Doctor en Ingeniería Sísmica.

¿Qué pasó en la CDMX?

El pasado 19 de septiembre, 32 años después de la tragedia de 1985, se registró un sismo de 7.1 que sacudió Puebla, Morelos y la Ciudad de México (CDMX). “La CDMX ha sufrido grandes daños pese a que los sismos han ocurrido a grandes distancias. La CDMX tiene tres tipos de suelo: rocoso, suelo intermedio y suelo, donde está construido, que fue parte del lago, que posteriormente se fue rellenando y en la actualidad no es más que un suelo compuesto de arcillas expansivas y con alto contenido de agua. Esto provoca lo que se conoce como ‘Efecto de sitio’ o ‘Efecto Ciudad de México’, ¿qué significa esto?, que si tiembla en la costa de Guerrero, la onda sísmica se viene propagando y se va atenuando, es decir, va perdiendo energía, pero cuando llega al suelo de la CDMX, en lugar de seguir decrementando, el suelo actúa como una gelatina y amplifica la señal.

“Lo que pasó en la CDMX fue algo interesante. Han pasado 32 años del sismo de 1985 y esto ha ayudado a que este suelo se consolide, es decir, pierda agua, haya asentamientos y ya sea un suelo más estable, pero sigue siendo inestable por sus características. Sin embargo, debido a los años que han pasado, a las construcciones que se han hecho, se ha ido estabilizando. El sismo del 19 de septiembre ocurrió a solo 120 kilómetros, es decir, mucho más cerca que el sismo de 1985, y a pesar de que fue un sismo mucho más cercano, no causó los daños que ocasionó el sismo del 85”, señaló el Dr. Alejandro Ramírez. En 1985 se registraron 10 mil muertes y en 2017 la cifra asciende a más de 300 personas que perdieron la vida.

Fuentes sísmicas en Jalisco

“El Estado de Jalisco tiene una situación parecida a la de la Ciudad de México. Jalisco tiene tres fuentes sísmicas, la primera es la más fuerte, la zona de subducción enfrente de las costas del Pacífico; ahí se encuentra la trinchera, la parte donde la subducción de la Placa de Cocos y Riveras por debajo de la placa Norteamérica, ahí se dan los sismos más severos que se han registrado en la historia no solo de Jalisco sino de todo el país. Otra fuente sísmica es el bloque de Jalisco que comparte varias zonas entre el Estado de Jalisco, Colima y Michoacán, pero lo que más nos afecta es la parte norte del bloque de Jalisco donde el año pasado se registró un sismo de 4.9; y la tercera fuente sísmica es el Volcán de Colima que comparte territorio con Jalisco. En realidad, esta última es una fuente sísmica que no es de mucha preocupación porque solamente genera sismos pequeños.

“Los grandes sismos que se generan en la zona de subducción en las costas de Colima y Jalisco llegan muy atenuados a la Ciudad de Guadalajara que está a un promedio de entre 250 y 350 kilómetros de esta zona. Cuando hay un sismo por allá, llegan muy atenuados; prueba de ello es el sismo de 1995 de magnitud 8, llegó con intensidades de alrededor de 6, 7, 9 gales a Guadalajara, es decir, intensidades que realmente no son de preocupación. Sin embargo, en Guadalajara los estudios sísmicos para determinar que tenemos en el subsuelo y cómo está nuestra estructura es cero, no hay”, comentó el entrevistado y agregó que con equipo prestado de la UNAM, él ha realizado mediciones (30) para conocer el subsuelo de la ciudad, pero por falta de equipo e interés de las autoridades “estos estudios son insuficientes”.

“Hay que hacer un estudio en toda la Zona Metropolitana de manera densa, para decir con seguridad que tenemos en el subsuelo de la Ciudad de Guadalajara. Este tipo de estudios no hay que hacerlos nada más en el subsuelo, estos equipos hay que instalarlos en edificios para saber en qué parte del edificio puede ocurrir el fenómeno de resonancia, qué parte del edificio hay que reforzar, y para esto se necesitan instrumentos. Hay que llevar estos estudios a ciudades como Ciudad Guzmán, que durante el sismo de 85 se registraron aceleraciones y sabemos que en Ciudad Guzmán no tenemos un lago, es interesante saber qué pasó ahí.

“En 2010 ocurrió un sismo en Okuma, Japón, uno de los sismos más grandes que tenga  conocimiento en la historia reciente de la humanidad, de magnitud 9.2. En Japón se han hecho estos estudios desde hace mucho tiempo, en edificios, escuelas, hospitales, y no hubo ningún edificio colapsado por ese sismo histórico, ni un solo muerto por ese terremoto enorme. Quiere decir que si se hace esto, las cosas funcionan. En el futuro podríamos tener construcciones seguras y no tendría que estar pasando las terribles noticias que hemos escuchado.

“Lo que ocurrió en la CDMX, de alguna manera debe ponernos en alerta. En la CDMX estaban esperando desde hace dos décadas un sismo en la brecha sísmica de Guerrero y todo mundo estaba esperando el sismo y de hecho el Sistema de Alerta Sísmica de la CDMX que opera en el Estado de Guerrero fue creado con ese objetivo, para protegerse de ese sismo que los científicos estábamos esperando. Pero, ¿qué ocurrió?, el sismo fue apenas a 120 kilómetros de la CDMX que nadie se lo esperaba. No debería de pasarnos lo mismo a nosotros en Guadalajara, estar esperando un sismo enfrente de las costas de Puerto Vallarta o para aquel rumbo y que nos vaya a tomar de sorpresa un sismo que ocurra en las puertas de la ciudad. Ya tenemos un aviso, en el 2016 ocurrió un sismo de 4.9 que generó aceleraciones seis veces mayores que las que han generado los grandes sismos en las zonas de destrucción”, dijo el Doctor en Ingeniería Sísmica.

Inversión para la investigación

En 2016 se activó otra vez la Red Acelerográfica en Jalisco, un equipamiento que permite disponer de información oportuna sobre los movimientos del suelo. Al respecto, el Investigador de la UDG señaló, “esta Red Acelerográfica se echó a andar en 1992 y por falta de recursos económicos dejó de operar en 1997, se reactivó el año pasado y tanto el Colegio de Ingenieros Civiles como el Instituto de Ingeniería de la UNAM están trabajando en esto. El equipo que tiene esta red es un equipo de 1992, está caducado, sus alcances son limitados y tendríamos que esperar muchos años para empezar a tener algún resultado y primero, esperar a que tiemble.

“¿Cuándo va a ocurrir el próximo sismo importante?, realmente no lo sabemos. Debemos esperar a que ocurran sismos para saber ¿qué es lo que tenemos en el subsuelo?, ¿cómo está trabajando nuestra estructura?, ¿cuáles son nuestros puntos débiles de nuestras estructuras (hospitales, escuelas, monumentos históricos, etcétera)? Desde hace tiempo la Ingeniería Sísmica y la tecnología han avanzado mucho, existe desde hace más de diez años, metodologías, procesos mediante los cuales no tenemos que esperar a que ocurra un sismo para tener información; estos equipos trabajan con lo que se llama ruido ambiental o ruido sísmico tanto de baja frecuencia como ruido de alta frecuencia.

“Para comprar este equipo requerimos, si quisiéramos hacer algo muy completo necesitaríamos diez millones de pesos, pero mínimamente necesitamos dos millones de pesos, para comprar un equipo de refracción sísmica, tres acelerógrafos con sensores de banda ancha y con esto poder empezar a trabajar. Si no hay este apoyo, de nada va a servir lo que pasó en México, porque no se va a despertar la conciencia de lo que tenemos que hacer en Guadalajara. Seguramente esto no va a pasar de haber sido simplemente un sismo que ocasionó graves daños, pero de ahí no va a pasar. Ojalá las autoridades (Gobernador, Presidentes Municipales, Rector de la UDG), entre todos aporten y se puede juntar este dinero para comprar el equipo”, exhortó el Doctor en Ingeniería Sísmica, Alejandro Ramírez.

México comprende regiones donde han acontecido sismos de gran magnitud:

Año             Región                                              Magnitud (Escala Richter)

1787           Costas de Oaxaca                      Entre 8.4 y 8.7 de acuerdo con evidencias.

1932           Costas de Colima y Jalisco          8.2 (sismo de mayor magnitud que se tenía registrado)

1985           Costas de Michoacán                           8.1

1995           Costas de Colima                                  8.1

07.09.2017 Pijijiapan, Chiapas                               8.2

19.09.2017  Puebla y Morelos                            7.1

 

Nuestro país se encuentra en un contexto tectónico en el cual se pueden presentar, ¿cuándo?, no es posible saberlo. ¿Qué podemos hacer? Estar preparados e informados sobre qué hacer antes, durante y después. (Fuente: Servicio Sismológico Nacional SSN).

Sismos que han sacudido Jalisco:

Fecha                      Magnitud (Escala Richter)                Epicentro

03 de junio de 1932               8.2                           Costas de Colima y Jalisco

18 de junio de 1932               7.8                           Costas de Colima y Jalisco

22 de junio de 1932               6.9                           Costas de Colima y Jalisco

09 de octubre de 1995           8.0                           Costas de Colima y Jalisco

21 de enero de 2003              7.2                           Costas de Colima

15 de diciembre de 2015       4.4                          20 Km. al noroeste de Tesistán

17 de diciembre de 2015       4.1                          12 Km. de Tequila

11 de mayo de 2016               4.8                          4 Km. al noroeste de Tesistán

 

 

About Rebeca Ortega

Check Also

Trabajo doméstico: Ardua labor de magro salario

Endeble seguridad social y laboral, es el panorama que enfrentan cerca de dos y medio …

Otro sexenio que no impulsó el saneamiento del Río Santiago

Rebeca Ortega Camacho Vecinos de los municipios de El Salto, Juanacatlán y Poncitlán, se manifestaron …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *