¿Cuál es el sueño del Papa Francisco para México?

David Hernández

Que la lglesia haga una verdadera familia de todo México donde nadie se sienta excluido y experimente la cercanía y ternura,  fue el mensaje que transmitió el Nuncio Apostólico italiano, Monseñor Franco Coppola, de parte del Papa Francisco a todos los mexicanos sobre el sueño que tiene para la nación.

En la visita de Monseñor Coppola a Ciudad Guzmán para la Toma de Posesión del Obispo Óscar Armando Campos Contreras como nuevo pastor de la Diócesis,  el Delegado Apostólico explicó que en el último encuentro que sostuvo con Su Santidad, le contó que durante el año participaría en diferentes eventos en el país, por lo cual a cada lugar que visitara las personas le pedirían un mensaje de parte del Santo Padre; así que le preguntó: “¿Cuál es su sueño para México?”, a lo que el Pontífice le contestó: “Sueño para México que la Iglesia sea una verdadera familia, que haga de todo México una familia con tres características: donde nadie se siente excluido y donde todos puedan experimentar cercanía y ternura”.

El Nuncio Apostólico Franco Coppola en su visita a Ciudad Guzmán. Foto: Daniel Tadeo

 

Profundizando en las palabras del Papa, Monseñor Franco Coppola mencionó que en el año que lleva viviendo en el país ha descubierto que en la Iglesia en México, al igual que en otros lados, hace falta “dar sustancia” al vocabulario familiar que se utiliza para llamar al otro “hermano, hermana” o “padre”, en el caso de los sacerdotes. Además reiteró el compromiso que tiene la Iglesia a nivel universal de salir por los más alejados y no esperar a que vayan hacia ella.

“Diría que es hasta fácil decir, ‘nuestra Iglesia tiene las puertas abiertas’; es fácil decir ‘las puertas están abiertas, quien quiera puede venir’. No, ¡no es suficiente! El mismo Papa nos ha pedido que tenemos que ser una Iglesia en salida, una Iglesia que sale a buscar los que no vienen, los que aunque las puertas estén abiertas no entran y hay que ir a buscarlos. Una Iglesia donde nadie se sienta excluido donde todos podemos experimentar cercanía y ternura”.

Del miedo al gozo

A un año de haber llegado a esta tierra, el Delegado Apostólico aseguró haberse sentido asustado cuando el Papa Francisco le encomendó la misión de venir a México, ya que le enviaba al país “más grande hispano-hablante de la Iglesia Católica”, un lugar que contaba con la presencia de muchos obispos y muchas diócesis, contexto con el cual no estaba familiarizado puesto que venía de una país pequeño (República Centroafricana) con pocos habitantes y pocos obispos. Ese sentimiento se convirtió en gozo cuando al día siguiente de su llegada visitó la Basílica de Guadalupe y leyó en su fachada las palabras que la Virgen le dirigió a San Juan Diego, “De qué te preocupas, ¿No estoy yo aquí que soy tu Madre?”.

About David Hernández Cruz

Check Also

CultivArte. Literatura, música sacra y religiosidad popular

Pbro. Tomás de Híjar Ornelas El  martes 23 de octubre de este 2018, a las …

El vientre materno, el espacio más bendecido

Hermanas, hermanos en el Señor: El Hijo de Dios se encarnó en el seno virginal …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *