El ‘indio’ que mató al padre Pro

Pbro. Tomás de Híjar Ornelas

El 23 de noviembre de 1927, hace 90 años, fue ajusticiado junto con su hermano Humberto, el sacerdote jesuita Miguel Agustín Pro Juárez, de 36 años de edad, en el campo de tiro de la Inspección General de Policía de la Ciudad de México, en ese momento a cargo del general de división Roberto Cruz.

Muchos años después, el periodista Julio Scherer García tuvo la oportunidad de entrevistarse con el milite, ya retirado de la vida pública, de lo cual derivó un libro que terminó imprimiendo el Fondo de Cultura Económica bajo el título que lleva esta columna, al calor del título de beato que le concedió el Papa Juan Pablo II en 1988, en un acto que pese al tiempo transcurrido no dejó de considerarse provocador por parte de la Iglesia Católica, respecto al gobierno mexicano, que fue el que orquestó no sólo este lance, sino también la durísima persecución religiosa que mantuvo en un estado de simulación jurídica la realidad religiosa de los mexicanos, respecto a la capacidad legal para ejercerla desde el orden jurídico sancionado en 1917.

Miguel Agustín Pro

Nativo de Guadalupe, Zacatecas, donde nació en 1891, Miguel Agustín fue un joven de clase media, buena formación académica y religioso jesuita, al que se culpó de tomar parte en acciones terroristas en contra del gobierno encabezado por el presidente Plutarco Elías Calles. Empero, los cargos en su contra nunca fueron acreditados en juicio alguno y su ejecución se aceleró, no obstante el amparo de la justicia a favor de los reos, por mandato explícito de la Presidencia de la República, que además publicitó de forma insólita la ejecución.

Se ha demostrado, en cambio, que el padre Pro lejos de promover acciones beligerantes, estuvo al servicio de la paz en la justicia en ese tiempo de grandísima tribulación en el que los obispos suspendieron el culto público en México, en protesta a las leyes callistas que restringían la libertad religiosa en grado superlativo, de modo que desde esos años en el ambiente católico del mundo se supo de tal lance.

Roberto Cruz

La entrevista de Julio Scherer, tomada al general Roberto Cruz entre el 2 y 9 de octubre de 1961 (tenía este 73 años de edad en ese momento, 37 hijos reconocidos y una situación económica opulenta), produjo un texto que hoy se considera cumbre del periodismo literario e histórico: “El indio que mató al padre Pro”, publicado originalmente en Excélsior en ocho entregas, exhibe de forma cruda lo que quedó del estado de derecho en México durante la gestión presidencial callista.

En él, Cruz lamenta la fama de troglodita y de matón que le dejó el fusilamiento de los hermanos Pro, pero en ningún momento cuestiona su participación en esos hechos: “¿Qué me reprochan? ¿Que obedecí las órdenes del presidente Calles? ¿Podría no hacerlo como militar?”, dice. Pero también afirma: “si por dictador debe entenderse a un hombre que nada vislumbra, que nada concibe más allá de su voluntad, Calles ha sido la estampa viva del dictador de México”, y hasta se justifica: “¿Quién tuvo la culpa? Yo sostengo que el alto clero, por sus declaraciones inoportunas, innecesarias y completamente antipolíticas de su prelado ¿A quién se le ocurría desafiar así a un hombre como Calles?”.

La “razón de Estado”

“Proceda a fusilarlos a todos”, le pidió Calles al General Cruz. “Le dije yo entonces, con todo el respeto debido, que si no le parecía más conveniente que los consignáramos a las autoridades judiciales, a un tribunal”. “¡No!”, respondió. “Hay que cortar el mal a tiempo, general Cruz Ejecútelos y en cuanto esté cumplida la orden, venga a darme cuenta de ella”. Así se dictó la sentencia de muerte en contra de los hermanos Pro, de Luis Segura y de Juan Tirado Arias, los dos últimos ciertamente involucrados en un fallido atentado en contra de Álvaro Obregón…

Las reliquias del beato Miguel Agustín Pro se veneran en el templo de la Sagrada Familia, en la colonia Roma de la Ciudad de México.

About Rebeca Ortega

Check Also

CultivArte. Literatura, música sacra y religiosidad popular

Pbro. Tomás de Híjar Ornelas El  martes 23 de octubre de este 2018, a las …

El vientre materno, el espacio más bendecido

Hermanas, hermanos en el Señor: El Hijo de Dios se encarnó en el seno virginal …

One comment

  1. Juvenal Mora Flores

    Viva Cristo Rey.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *