¡Glorifiquen a Dios con su cuerpo!

Desarrollo Espiritual,

Tiempo Ordinario del Ciclo B, 14 de Enero de 2018.

DOMINGO II DEL TIEMPO ORDINARIO

Pbro. Sergio Arturo Gómez M. / Pbro. J. Jesús Suárez Arellano

Glorifiquen a Dios con su cuerpo

¿QUÉ ME DICE DIOS EN ESTE DÍA?

Samuel 3, 3b-10-19: Dios llama a Samuel pero él es joven y no sabe quién lo llama… Debemos aprender a distinguir quién nos llama Es un proceso de aprender a descubrir a Dios y sus llamados. Él quiere que lo reconozcamos y nos dispongamos a seguirlo.

Salmo 29: “Aquí estoy para hacer tu voluntad”. Dios mío, llevo tu ley en mis entrañas.

1 Corintios 6, 13c-15ª. 17-20: Nuestro cuerpo le pertenece a Dios, en él habita el Espíritu Santo. Es un miembro del cuerpo de Cristo. Glorifiquemos a Dios con nuestro cuerpo…

Juan 1, 35-42: Juan el Bautista muestra a Jesús. Jesús invita a Andrés “venir y ver”. Andrés atrae a su hermano Pedro. Jesús le da una misión cambiando su nombre…

REFLEXIONEMOS:

Samuel era pequeño, no se conocía a sí mismo ni conocía a Dios. Debe recorrer un camino orientado por el sacerdote Elí… debe “crecer” en atención y disponer sus sentidos, su cuerpo, para responderle a Dios con todo lo que él es.

“Samuel creció y el Señor estaba con él”. creció integralmente: en su cuerpo y en su sabiduría. El sacerdote Elí lo ayuda a “escuchar” y a “responder”…

En el Evangelio los discípulos reconocen, desde el principio a Jesús como el “Maestro”. Quieren saber “¿dónde vive?”. Jesús los invita a entrar en su espacio “vengan a ver” y fueron y “se quedaron con Él”. También a nosotros nos invita a quedarnos con Él, a percibirlo con nuestros sentidos en su intimidad.

Tanto Samuel como los discípulos debieron recorrer este proceso de “percibir” a Dios hasta llegar a convertirse ellos mismos en maestros, profetas, apóstoles.

La segunda lectura nos invita a entender, con un lenguaje muy propio del contexto donde se expandió el cristianismo, que este seguimiento y misión de Dios se realiza a través del cuerpo.

Hoy se dice en la antropología teológica que somos un espíritu encarnado o un cuerpo espiritualizado.

Nuestra cultura actual tiene una relación conflictiva con el cuerpo, con la dimensión corporal en general, se quiere endiosar al cuerpo, pero realmente lo cosificamos, queremos transformarlo porque no lo aceptamos como es…

La Palabra de Dios, en cambio, nos da una imagen muy positiva del cuerpo, la vida humana, el seguimiento del Señor y la Salvación suceden a través del cuerpo. La relación con el prójimo y la misericordia se realizan a través del cuerpo… el cuerpo es, por lo tanto, la puerta hacia la Salvación…

Amar a nuestro cuerpo requiere estar más en contacto con él, “escucharlo”, aceptarlo y darle cuidados. No puedo decir que amo a mi cuerpo cuando lo daño con excesos de actividades (de riesgo), comidas, bebidas, sustancias tóxicas, etc…

EJERCICIOS Y TAREAS PARA LA SEMANA:

  • ¿Qué relación tengo con mi cuerpo? ¿Siento que tengo un cuerpo o percibo que soy un cuerpo? ¿Qué visiones equivocadas tengo sobre el cuerpo? (Pablo nos dice que no es para fornicar, ni para destruirlo, sino para glorificar a Dios)…
  • ¿Hay algo en tu cuerpo que no aceptas? Haz una carta dirigida a tu cuerpo expresándole tu aceptación, gratitud por todo lo que hace por ti, pídele perdón si no has terminado de amarlo tal cual es…
  • Respecto al tema de la sexualidad planteado por San Pablo, te sugerimos que tengas y/o actualices un proyecto para madurar en este aspecto y que te hagas acompañar…

(Si esta ficha te ayudó, compártela).

About Gaby Ceja

Check Also

#DesarrolloEspiritual: ¿Voy por la vida dividiendo o uniendo?

Desarrollo Espiritual, Domingo XVI, Ciclo B, 22 de Julio de 2018. ¡DIOS QUIERE PASTORES QUE …

Música sacra rusa

Sergio Padilla Moreno La máxima fiesta del futbol mundial llega hoy a su fin en …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *