Corrupción que indigna

Jorge Rocha

Uno de los temas del sexenio es la corrupción. Se debatió sobre si es un tema cultural o un problema de las instituciones, si ser mexicano nos coloca automáticamente con una tendencia a la corrupción o si es un problema tan arraigado, que no se podrá resolver. Yo parto del supuesto de que la corrupción no es parte del ADN de una persona que nace en este país, pero sí estoy convencido de que es un problema estructural e histórico en nuestra nación y que resolverlo implica acciones profundas, decididas y donde todo mundo contribuya desde sus responsabilidades y atribuciones.

Esta semana conocimos de dos casos donde la corrupción indigna, donde la corrupción cala en lo hondo porque afecta necesidades básicas y donde los más pobres son los que sufren las consecuencias.

Se dio a conocer una investigación de Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad, a propósito de las irregularidades que detectó la Comisión Nacional Bancaria y de Valores en el programa de apoyo a damnificados de los sismos del año pasado, en el que Bansefi depositó apoyos a 1,495 beneficiaros con un monto total de 68.8 millones de pesos. Las pesquisas de Mexicanos contra la Corrupción mostraron que hubo casos donde se generaron varias tarjetas para una sola persona, y que cuando verificaron que el recurso hubiera llegado al beneficiario, se dieron cuenta de que el monto otorgado fue mucho menor o simplemente no les llegó.

Por ejemplo: Reynado Molina Espinoza del estado de Chiapas, la información muestra que pusieron a su nombre 34 tarjetas en las que depositaron 510 mil pesos pero sólo le llegó una tarjeta por 15 mil pesos. A Manuel de Jesús Hernández, también del estado de Chiapas, le destinaron 26 tarjetas con un monto total de 390 mil pesos, al verificar la información a esta persona no le llegó nada. Martha Rubenia Martínez Montoya, también de ese estado sureño, fue beneficiada con 18 tarjetas con un monto de 270 mil pesos, en la realidad sólo recibió dos tarjetas con 60 mil pesos. Wilian Cruz Sambrano, oriundo de Chiapas, fue beneficiario de 16 tarjetas con un monto de 240 mil pesos y a la fecha no ha recibido nada. Estos son algunos ejemplos de este lamentable hecho.

En Jalisco también tenemos casos donde se presume de al menos una gran negligencia. El diario Mural publicó hace unos días que en las bodegas de la Secretaría de Salud había medicamentos caducos que nunca se usaron, destacan los casos de 68 mil 697 frascos de vacunas contra Hepatitis B, que afortunadamente podrán reponerse porque tienen una garantía, pero hay 140 kilos de Oseltamaivir (Tamiflu), que deberán ser retirados y que deberían haber sido usados para combatir la influenza. Estas son situaciones que lastiman a la sociedad porque está de por medio la salud de las personas.

También en días recientes se instaló el Comité Coordinador del Sistema Estatal Anticorrupción (SAE) de Jalisco, que pretende combatir este grave problema. Hay que decir que el proceso de construcción del SAE ha sido complicado y tortuoso; y a pesar de que las cosas han salido suficientemente bien, la constante es que hay escollos por todas partes.

Ahora toca ponerlo en marcha y francamente no creo que el camino se allane, al contrario, creo que el proceso de arranque será complicado, tendrá problemas y enfrentará múltiples resistencias. Declarativamente la clase política apoya al Sistema y lo respalda, sin embargo, en la práctica veremos que tanto impulsarán al SAE, que hasta este momento ha salido con varios raspones y problemas.

La clave para que este proceso no se frustre es que la sociedad civil se mantenga al tanto, que fortalezca al Sistema, que haga sentir a la clase política que el costo político de no atender al SAE será muy alto. Por otra parte, el Comité Coordinador deberá conducirse con entereza, deberá asumir claramente su papel político y tendrá que establecer lazos y alianzas muy fuertes con las organizaciones de la sociedad civil y con los medios de comunicación, a la par de tener una actitud de autocrítica permanente para reconocer cuando no hagan bien las cosas. Esperemos que el SAE funcione, por bien de todos.

Correo electrónico: [email protected]

About David Hernández Cruz

Check Also

La mujer está llamada a convertir la vida en algo bello

Lupita: Tuve una experiencia muy desagradable al hablar con mujeres pro-aborto. Ellas atacan violentamente a …

#DesarrolloEspiritual: El vino que yo bebo, ¿me hace prudente o libertino?

Desarrollo Espiritual, Domingo XX, Ciclo B, 19 de Agosto de 2018. ¡JESÚS, ALIMENTO Y BEBIDA …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *