El Gobernador volvió a fumar

Editorial de Semanario 1096

Envalentonado, Sandoval Díaz, por las declaraciones del Secretario federal de Turismo, Enrique de la Madrid, que opinó a favor de que la cannabis sea legalizada en los principales centros turísticos del país, aprovechó el espacio que tuvo en la inauguración de la Confederación Permanente de Congresos Locales (Copecol) para insistir, según dijo, en la legalización de la mariguana, “no sólo en destinos turísticos, sino en todo el país”.

El Gobierno federal inmediatamente se deslindó de la postura de De la Madrid, señalando que su dicho era opinión personal. Y del Ejecutivo del Estado, ahí mismo, en esa reunión de legisladores, estaba presente el Secretario de Gobernación, Alfonso Navarrete, quien también señaló que la necesidad de Sandoval Díaz no la compartía el Gobierno de la República.

De que es positivo que se debata el tema para aclarar y deslindar las cosas, está claro. Pero el Gobernador de Jalisco pide que se abandonen “posturas moralistas” en la discusión. Si cuando habla de posturas moralistas las está identificando con argumentos religiosos, hay que señalar que son diferentes, por supuesto, y hay que diversificar. Si al hablar de posturas moralistas quiere desprestigiar el aspecto ético de las acciones, no estamos de acuerdo. ¿Cómo puede, por ejemplo, manejarse la economía sin moral?, ¿o la medicina sin ética?, ¿o la política sin moral?… Bueno, en este caso, puede ser entendible. Por eso tanto acto de corrupción e impunidad. Eso sí, leyes sí, pero no se cumplen, y lo que se propone, luego viene politizado.

La moral no pertenece a ninguna religión, está presente en el interior de cada persona, es de sentido común, independientemente de si cree o no cree, o lo que cree. Nadie acepta, por ejemplo, la corrupción y la impunidad, sea de la religión que sea, y son tan despreciables en todas partes del mundo. Otra cosa es que los humanos cedamos a este tipo de actitudes nefastas. Además, hablar de moral, a algunos gobernantes no se les da en su administración, quizás por eso mejor cancelarla.

También dijo que su sugerencia disminuiría las muertes violentas. En primer lugar, no es verdad. Los datos que ofreció no concuerdan. Dijo que “en las entidades de Estados Unidos que colindan con nuestra frontera, han reducido en 13 por ciento los crímenes”. No hay fuente real que lo avale. Pero también, no solo hay que pensar en esos muertos, efecto de la violencia directa. Hay que pensar en los todos los niños, adolescentes y jóvenes que mueren víctimas de la drogadicción, y en las innumerables familias que son desgarradas, y a las que se les mata su futuro por lo mismo. ¿Espera ver el Gobernador ocupadas las calles, sin tapujos, de gente que se droga?

Se nota que el Ejecutivo estatal no conoce (o quiere ignorar) los miles de jóvenes (solo por mencionarlos a ellos) que son atendidos en centros de rehabilitación, y los estragos que directa e indirectamente una víctima de la drogadicción origina en su entorno.

“Lo que está matando a nuestros jóvenes no es el consumo, es el trasiego”, también dijo Sandoval. Ya estaríamos muertos muchos ciudadanos, entonces, solo por eso. Como no han podido detener la delincuencia en este sentido, vamos ‘negociando’ este tipo de salidas. Nada más equivocado. Hay que discutir el tema, pero integralmente.

¿Será ésta, la misma postura del pre candidato a la gubernatura de su mismo partido político?

About Rebeca Ortega

Check Also

La mujer está llamada a convertir la vida en algo bello

Lupita: Tuve una experiencia muy desagradable al hablar con mujeres pro-aborto. Ellas atacan violentamente a …

#DesarrolloEspiritual: El vino que yo bebo, ¿me hace prudente o libertino?

Desarrollo Espiritual, Domingo XX, Ciclo B, 19 de Agosto de 2018. ¡JESÚS, ALIMENTO Y BEBIDA …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *