Mezclas duras y partidos políticos

Jorge Rocha

Desde mi particular punto de vista, el tema más importante de las precampañas electorales, no es el jingle de Movimiento Ciudadano, ni el inglés de Anaya, ni la supuesta intromisión de Rusia en las elecciones mexicanas y mucho menos que el candidato presidencial del PRI se le nota la falta de pericia en el trato con la gente.

Creo que lo que está generando el mayor debate es el híper pragmatismo político que estamos viendo, la transferencia de cuadros entre los distintos partidos políticos y las “mezclas duras” que empezamos a ver en la escena pública.

Hace seis años no estaba dentro de ningún imaginario que el PAN y el PRD tuvieran un candidato único a la presidencia de México, luego de protagonizar un profundo conflicto político. Hace tres años era inimaginable que Movimiento Ciudadano y el PRD Jalisco compartieran las listas de diputados locales y por supuesto que no le pasaba a nadie en la cabeza que una ferviente anti-lopezobradorista como Gabriela Cuevas, terminara enrolada en las filas de MORENA. La imaginación política no nos daba para tanto. Hoy por hoy todos estos fenómenos están sucediendo y la gente está confundida ante esta enorme distorsión de las geometrías políticas.

La razón fundamental para ver estos fenómenos políticos es la renta electoral de corto plazo, es decir, garantizar en la medida de lo posible la victoria en las elecciones. Por el momento actual que vive el país de una profunda desconfianza hacia los partidos políticos y por la segmentación del “mercado” electoral, muchas de las estrategias para ganar adeptos es hacer alianzas con muchos grupos políticos que aseguren el voto de pequeños conglomerados de personas, que en la sumatoria otorguen el objetivo de ganar las elecciones. Este asunto provoca por lo menos dos problemas, el primero es un profundo desdibujamiento de los principios y programas de gobierno, que pasan a segundo término, ya sea porque pueden obstaculizar las alianzas o porque el objetivo que da soporte a estos acuerdos, es simple y llanamente ganar la elección. Esto a su vez provoca confusión en los ciudadanos al no tener claridad de cuáles son los elementos verdaderamente diferenciadores de las distintas opciones políticas.

El segundo problema, al menos en la experiencia mexicana, es que las alianzas electorales no funcionan como alianzas de gobierno, es decir, las administraciones públicas que emanan de estos procesos no han generado mejores desempeños gubernamentales, al contrario, no se experimentan y se llevan a cabo los deseos de cambio y de alternancia que anhelan los ciudadanos, provocando con ello una mayor decepción hacia los partidos políticos.

Ante esta crítica la clase política responde que el primer objetivo es ganar y que luego se resuelven cómo se implementan los acuerdos, la evidencia parece mostrar que el segundo paso nunca se resuelve de la forma más adecuada. Sumando a lo anterior, parecería que cuando una alianza de esta naturaleza gana un proceso electoral, lo que primero se cumple son los acuerdos de cargos o de impunidad, que a la larga son grandes y graves obstáculos que impiden que los cambios necesarios lleguen. Dicho de otra forma, esta forma de proceder genera renta electoral de corto plazo, pero deudas muy grandes de largo plazo.

Quiero aprovechar estas líneas para reconocer el trabajo y la labor de Rogelio Padilla, fundador de MAMA A.C., organización civil que por décadas ha atendido el grave problema de las y los niños en situación de calle. Rogelio falleció hace unos días, pero lo recordaremos como alguien que luchó por hacer vigentes los derechos de los niños en Guadalajara y sin duda se le extrañará mucho. Tuve la fortuna de coincidir con Rogelio en varios procesos y puedo afirmar que llevó a la vida el Evangelio como pocos. Descanse en paz.

Correo electrónico: [email protected]

About David Hernández Cruz

Check Also

¿Cómo andas de amor?

“Los que aman con todo su ser, aun llenos de debilidades o límites son los …

Hay consecuencias, nunca castigos

Miriam Bretón Mora H. Han escuchado decir: “Si no te portas bien te voy a …

One comment

  1. Juan José Ledesma Olmedo

    Muy cierto y por eso el desconcierto de los ciudadanos católicos, ya que si buscamos quién coincida con la doctrina social de nuestra Iglesia ya no es posible, yo invito a participar y hacer que los políticos y en particular los candidatos a legisladores (federales y locales) se comprometan por escrito a defender la vida y la familia, para que se consoliden las bases para buscar el Bien Común.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *