Semanario, 21 años Creciendo Juntos

Con la alegría de llegar a los 21 años de existencia, y confiados en la providencia de Dios Nuestro Señor, el equipo de trabajo de Semanario refrenda su compromiso de servir a la Sociedad con la oferta de contenidos que inspiren a buscar y a construir el bien común. Conformando un sólido conjunto de comunicación con otras áreas de la Arquidiócesis de Guadalajara, que recientemente han dado vida a Arquimedios, en Semanario asumimos que en este camino, vamos junto con nuestros lectores, principales depositarios de nuestro diario esfuerzo. Hoy, colaboradores, lectores y periodistas enriquecen esta edición con su reflexión sobre este trabajo editorial, que valoramos como estímulo y orientación para fortalecer y corregir -según sea el caso- nuestra labor de ofrecer formación e información católica.


Soy lector de Semanario

Ing. Alfredo Kobayashi Venegas

 

EN MI OPINIÓN, el Semanario Arquidiocesano de Guadalajara, es un medio informativo con artículos e información, que nos mantiene actualizados en todos los ámbitos de interés de y para la sociedad.

Me hice la pregunta de porque soy lector del Semanario, que está cumpliendo 21 años, y esta es mi respuesta:

En este periódico semanal, leemos artículos de diversos e interesantes temas que nos ayudan a reflexionar sobre nuestra sociedad, sobre nuestra fé, y sobre nuestra familia:

– ¿Cómo está la economía familiar, con cuanto vive?
– Cómo nuestra autoridad eclesiástica pide sensatez cuando hay obras como Sincretismo
– Nos mantiene informados de los gastos del Gobierno en campañas electorales y los posibles candidatos.
– Nos informa de la deuda social del Estado por las víctimas desaparecidas.
– Nos informa de los  mensajes del Papa.
– de los fallecimientos de nuestros pastores.
– de ejemplos de pueblos llenos de fe y devoción.
– de la riqueza  y potencial  de la juventud mexicana.

En lo particular me parece muy importante la evangelización sin fronteras y la pasión, ética y profesionalismo del Consejo editorial y todos sus colaboradores.

Felicidades al equipo de Semanario, y a la Arquidiócesis de Guadalajara, pro este medio de comunicación de Iglesia.


Abriendo brecha

Jesús Hernández Barbosa

 

¿Recuerdan cuando en México se alcanzaba la mayoría de edad a los 21 años?

Llegar a esa edad era reconocer la madurez y la capacidad para enfrentar los desafíos de la vida.

Y digo esto porque EL SEMANARIO cumple 21 años; hoy podemos ver metas cumplidas, sueños realizados, frutos que se han cosechado.

¿Cómo podemos medir si una institución ha sido eficiente a lo largo de su vida?

Sin duda que por sus frutos.

Y en el Semanario los frutos son evidentes y abundantes:

1.- Es una herramienta estupenda de vinculación e interrelación entre muchos. Nos hace sentir que somos parte de algo que nos trasciende.

2.- Es un canal de INFORMACIÓN, porque en sus páginas podemos leer acontecimientos de mayor relevancia que ocurren en nuestra comunidad católica.

3.- Es un agente de divulgación y formación de la cultura humanista. Elemento indispensable para la reconstrucción del tejido social, “fomentando una cultura del encuentro que nos ayuda a mirar la realidad con auténtica confianza”

Hay otro elemento que causa un gran impacto, el hecho de nacer y desarrollarse en la era de las redes sociales, desde esta perspectiva la competencia es grande ya que son múltiples y diversas las fuentes de información.

Honor a quien honor merece, felicito a quienes tuvieron la magnífica idea de publicar EL SEMANARIO, a quienes han dado fuerza y presencia a lo largo de los años y a quien hoy por hoy deja la piel en la trinchera del periodismo católico.


Semanario, un periódico con impacto evangelizador

 

Pbro. Lic. Juan Luis Casillas Martínez

Vocero de la Diócesis de Tepic en Puerto Vallarta

 

Para la Diócesis de Tepic, el impacto de Semanario no se “limita” a su contenido, que actualmente llega a muchos de nuestros fieles gracias a Internet y a las Redes Sociales, más que a los ejemplares impresos.

A lo largo de la historia, Semanario ha sido para Tepic un punto de referencia importante, un sabio consejero y un respaldo incondicional en la evangelización.

Antes de que la Diócesis invirtiera en capacitar a algunos de sus sacerdotes en el área de la comunicación, la necesidad nos hizo acudir a quienes en la Provincia eran punta de lanza. Y hoy estamos seguros de que fue una decisión acertada.

¿Cómo olvidar las observaciones críticas del padre Antonio Gutiérrez Montaño, de su equipo editorial y de los diseñadores cuando empezaba a consolidarse La Senda de Fray Junípero? Los espacios para practicar, las sugerencias oportunas y las correcciones fraternas fueron bien aceptadas y colaboraron para que la Diócesis lograra lo que a la fecha tiene en materia de comunicación.

Pero empezamos hablando de impacto. Pues el impacto de Semanario ha sido institucional. Porque colaboró –y sigue colaborando– para que quienes estamos detrás de la Comunicación de la Diócesis de Tepic nos llenáramos de entusiasmo, nos capacitáramos y hoy sigamos haciendo equipo con la Provincia Eclesiástica de

Guadalajara para que el Evangelio sea conocido por todos, transforme la cultura y favorezca la paz.


Mostrar al hombre de la calle

Martín Gerardo Cruz

 

Desde que la Palabra de Dios se encarnó, para la Iglesia y para la sociedad, la comunicación tomó un nuevo sentido y significado. Se establecen relaciones nuevas entre los hombres, un mundo esperado, está en construcción, en medio de las luces y sombras del camino de la humanidad.

Con la palabra expresada verbalmente, por escrito, por imágenes, el hombre se construye a sí mismo. El periódico Semanario, como órgano de formación e información católica, ha difundido sus colaboraciones, como una propuesta para enriquecer la formación de la conciencia del lector. Escribiéndole de manera sencilla, para que todos los integrantes de la cultura, tengan acceso a la información variada, que los colaboradores aportan con afecto y respeto a las personas. De acuerdo a su dignidad y procurando que sus creencias sean respetadas. Tocando temas que son de interés para el público lector, en el universo de la información. Y ante el avance de las nuevas tecnologías.

Crecer en madurez humana y espiritual, dando poder al hombre en decisiones creativas, de bien común, en la política, en el arte, en la cultura, en la religión, en la ciencia es un reto para la humanidad y para la iglesia que forma parte de ella y camina con ella hoy.

Nuestro destino temporal y eterno está en construcción. Semanario, con sus secciones editoriales, de opinión, de cultura y sociedad, formación, etc. quiere mostrar al hombre de la calle, de los pueblos y ciudades, con sus preocupaciones y esperanzas, que lucha y se esfuerza.


Actualidad y universalidad

Rafael Ramírez Lira

 

El tiempo ha dado la razón a esta publicación que se ha ganado un espacio privilegiado en nuestra sociedad tapatía. Nada fácil es un aventura como la que Semanario ha realizado, hasta ser un referente a nivel nacional de las publicaciones en su tipo.

Medios católicos o católicos en los medios, era el cuestionamiento que un respetado maestro del Seminario de Guadalajara hacía sobre el proyecto en ciernes. A 21 años de distancia, la experiencia dice que sí es posible elaborar  una publicación con todo el enfoque católico y desde esa visión, colabora en la formación de las conciencias para proyectarse en una sociedad que cada vez demanda mayor compromiso para la transformación de nuestra sociedad.

La publicación de El Semanario ha sido la oportunidad para tratar los temas más diversos, con la visión más objetiva y también de descubrir a profesionales de la comunicación que conjugan la habilidad del lenguaje y la habilidad dar a sus colaboraciones una calidad indiscutible y educativa.

Lejos de ser un medio que sustente posiciones radicales en los términos religiosos, se caracteriza por su actualidad, universalidad y frescura, que en las diferencias resalta su posición de respeto y hace que semanalmente la publicación sea esperada por los lectores más diversos.

Esta calidad y actualización permanente de la que su visionario equipo nos participa, da a la Arquidiócesis de Guadalajara la seguridad de un ejercicio muy profesional de comunicación, y se convierte en una herramienta eficaz de la evangelización con las expresiones más efectivas.

Felicidades, y que Dios les conserve muchos años más haciendo el bien.


Un púlpito para comunicar

Salvador Jiménez Lozano

 

El Semanario a sus entrados 21 años de edad, es sin duda alguna el periódico con mayor número de lectores, circulación, tiraje, o cantidad de ejemplares impresos en Jalisco semana a semana, duela a quien le duela.

Podría decirse que mi comentario suena a vituperio, sin embargo cabe aclarar que solo soy un fiel lector católico más, ya que mi colaboración, es eso, una colaboración de un comunicador que se percata de la exitosa distribución que tienen dichos ejemplares, porque los puntos de venta donde se distribuye el Semanario son las capellanías, parroquias y casas de órdenes religiosas.

Semanario, metafóricamente,  es el gran púlpito para comunicar a los feligreses de toda la Arquidiócesis de Guadalajara lo que atañe a nuestra Iglesia, desde La Palabra del Pastor, así como los mensajes de nuestro Papa Francisco y la denuncia ciudadana a través de un periodismo de paz y lo más difícil de comunicar, hoy por hoy, con la verdad.

¡Felicidades! a todos los que trabajan y colaboran en el Semanario por ese gran esfuerzo de comunicación para llevar la palabra escrita, lo más relevante de los sucesos en nuestro estado y la evangelización a través del periodismo. Muchas Gracias, y 1095 felicitaciones.


Sin circulación no hay impacto

Sergio René de Dios

Cuando tenía poco años de circular El Semanario, órgano informativo de la Arquidiócesis de Guadalajara, uno de los comentarios que como periodista escuché es que contaba con una red de distribución mucho más eficiente que otros impresos.

El comentario se refería a lo señores y, sobre todo, señoras de distintas parroquias que recorrían casa por casa o en la salida de las misas vendían la publicación. Eran las mejores voceadoras. Integraban un departamento de circulación, como el que dispone el resto de periódicos no religiosos.

Con ese cuerpo de hábiles repartidoras de El Semanario, conocedoras del terreno en que lo ofrecían y de la gente de la zona, el impacto del impreso era mucho más preciso y amplio. En términos publicitarios y con perdón del castellano, conocían lo que se llama target o destinatario ideal del producto. O desde otra óptica, identificaban el mercado al que se dirige el periódico. Y si eran señoras y señores, llamados coloquialmente “todo terreno”, la circulación estaba asegura. Nada los detenía.

Después observé que el impreso se hallaba en puestos de periódicos de la ciudad. La circulacion se extendió. En este campo, El Semanario había dado un buen paso para mantenerse. Sin una buena distribución, un impreso se viene abajo. Su impacto está en un punto muerto. Simplemente no llega a las manos de quienes son sus lectores interesados. A 21 años de que empezó a circular, infiero que continúa ese hábil grupo de circulación. Quizá son otros los distribuidores o distribuidoras, porque no es fácil cumplir más de dos décadas, y la mayoría de edad, pero El Semanario lo logró.


Una historia de humanismo

Víctor Ulín Hernández

Como estudiante de Ciencias y Técnicas de la Comunicación de la UNIVA, llegué a la redacción del Semanario Arquidiocesano que dos años antes había fundado el Cardenal Juan Sandoval Íñiguez.

El padre Pedro, director del Semanario, me recibió sonriente y refirió la recomendación generosa que le había hecho de mí el profesor Román para ser reportero.

En sus directivos y personal de entonces y ahora, había  ya clara una misión que trascendía la evangelización y que con el paso de los años se acentuó: hacer un periodismo que privilegia la responsabilidad con la comunidad y el compromiso social. Un periodismo profundamente humanista y católico.

Hoy, 20 años después, el Semanario mantiene vigente su apostolado: formar e informar a la comunidad  católica y en general a la sociedad jalisciense en los temas más importantes y sensibles que inciden en la vida de todos.

De Norte a Sur, el Semanario Arquidiocesano -parte fundamental del Grupo Arquimedios- es un referente en el país, por su postura crítica y autocrítica de la vida clerical y laica.

Su fundación fue visionaria. El siglo XXI, con la irrupción de las nuevas tecnologías y acontecimientos políticos, sociales, económicos y culturales, exigió un Semanario que lograra una mayor y mejor vinculación con la comunidad católica y la sociedad abierta a la información.

Esa nueva Galaxia de la que nos habla Castell y la Aldea Global de Macluhan, contaba con un miembro que se adaptaba a las nuevas circunstancias y realidades. No solo en recursos humanos y tecnológicos, sino de entendimiento a los nuevos tiempos.

About David Hernández Cruz

Check Also

Canto al Espíritu Santo

Sergio Padilla Moreno En Occidente, compositores de diversas épocas le han cantado al Espíritu Santo …

#DesarrolloEspiritual: ¡La Santísima Trinidad me quiere incluir en sus planes!

Desarrollo Espiritual, DOMINGO DE LA SANTÍSIMA TRINIDAD, Ciclo B, 27 de Mayo de 2018. ¡EL …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *