San Jesús Méndez Montoya: entre la espada y la pared…

Pbro. Tomás de Híjar Ornelas

Valtierrilla, Guanajuato, es el nombre de una delegación municipal de Salamanca habitada por unos trece mil vecinos de un enclave hoy estratégico para la industria como antes lo fue para las labores agrícolas; también es cabecera de la parroquia de Nuestra Señora de Guadalupe, de la arquidiócesis de Morelia, y en su templo se veneran las reliquias de un sacerdote muerto a tiros por soldados del Ejército Federal hace 90 años, el 5 de febrero de 1928, siguiendo las órdenes de un tal capitán Muñiz, del que no sabemos su nombre, sólo que murió electrocutado una semana después de estos hechos.

Ante la suspensión del culto

El ajusticiamiento del presbítero Jesús Méndez Montoya, a la edad de 47 años de edad, coronó la denuncia que llegó a los oídos del capitán Muñiz, acuartelado con su tropa en Sarabia, a menos de 10 kilómetros de Valtierrilla. Supo que en esta población se había organizado un grupo de católico de resistencia activa o cristeros y se propuso abatirlos de inmediato y de forma sorpresiva la madrugada del 5 de febrero de 1928.

No dio con ningún cristero, sólo con el eclesiástico, capturado en el curato poco después de decir la misa del alba en honor de San Felipe de Jesús. Cuando se le pidió identificarse no negó su identidad, lo cual le valió el arresto y aun cuando se le permitió consumir la reserva eucarística que llevaba consigo y entregar el copón a su hermana ahí presente, antes de conducirlo al primer espacio abierto que les salió al paso, donde el capitán Muñiz intentó sin éxito tirotearlo con su pistola, que sí tendrán los fusiles del personal a sus órdenes poco después.

Muchas horas quedó el cadáver de la víctima insepulto, hasta que verdugos, a eso de las 3 de la tarde, lo echaron a un automotor, trasladándolo a Cortázar, a unos 20 kilómetros de distancia, abandonándolo en el tendido de rieles del ferrocarril para que este lo destrozara. Impidieron la profanación algunas mujeres de las conocidas como soldaderas, que también se opusieron a que los milites lo sepultaran en el machero de sus cabalgaduras.

Condolido por estos hechos, don Elías Torres, ciudadano de mucho respetó, pidió y obtuvo licencia para velar y sepultar el cuerpo del mártir en Cortázar, tumba a la que espontáneamente acudían muchos devotos.

Datos de su vida

José Bernabé de Jesús Méndez Montoya nació en Tarímbaro, Michoacán, en 1880. De muy humilde cuna, ingresó de 14 años al Seminario Conciliar de Morelia, ordenándose presbítero para el clero de Michoacán en 1906. Sus destinos ministeriales fueron la parroquia de San Juan Bautista de Huetamo, la vicaría fija de Pedernales y desde 1913 hasta su muerte la vicaría de Valtierrilla, a la que arribó junto con su madre y hermanos solteros.

En los 15 años de su servicio en Valtierrilla se granjeó la estima de todos por su dedicación y diligencia. Fundó las asociaciones de las Hijas de María y los Obreros Guadalupanos, una escuela parroquial, una cooperativa de consumo y una caja de ahorro. Humilde y amable, cultivó la carpintería, de la que tuvo un taller. Se negó a abandonar a su feligresía en tiempos de persecución religiosa.

El impacto de su martirio

Al cumplirse el tiempo legal para pedir la exhumación de sus restos se le reinhumó en el templo de La Santa Cruz de Valtierrilla, si bien antes el párroco de Tarímbaro se había ofrecido a colocarlos en el templo parroquial donde el mártir fue bautizado.

En 1965 inició la causa de canonización del mártir, que muchos años después se unirá a las demás similares de la República Mexicana que en 1992 fueron proclamados beatos y en el 2000 canonizados en Roma por San Juan Pablo II.

Añadamos por último que el Cardenal Alberto Suárez Inda lo nombró celestial copatrono de la Arquidiócesis de Morelia después de junto con María Inmaculada de la Salud y celestial patrono del Estado de Michoacán.

About David Hernández Cruz

Check Also

La mujer está llamada a convertir la vida en algo bello

Lupita: Tuve una experiencia muy desagradable al hablar con mujeres pro-aborto. Ellas atacan violentamente a …

#DesarrolloEspiritual: El vino que yo bebo, ¿me hace prudente o libertino?

Desarrollo Espiritual, Domingo XX, Ciclo B, 19 de Agosto de 2018. ¡JESÚS, ALIMENTO Y BEBIDA …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *