Agradecimiento y camino Cuaresmal

Hermanas, hermanos muy amados en el Señor:

Se están cumpliendo seis semanas de que fui sometido a una intervención quirúrgica, de la que estuvieron, sin duda, informados.

Quiero agradecer todo su acompañamiento en este evento de mi salud, con la fuerza de la oración, que ha llegado a Dios; cuya intención se ha reflejado plenamente en mi persona, por el éxito de la operación y de la recuperación.

Lo hago de todo corazón. Además, sepan que les correspondí cumpliendo las indicaciones que impone una cirugía así, y que lo ofrecí por Ustedes y por toda nuestra Iglesia de Guadalajara. Mantengámonos orando siempre, los unos por los otros, y teniendo siempre presente en nuestra plegaria a nuestros hermanos enfermos.

Estamos iniciando este camino cuaresmal que nos lleva a la fiesta de las fiestas, a la celebración de la Pascua. Necesitamos reconocer que, muchas veces, nos extraviamos, vamos por caminos equivocados que no nos llevan a Dios, que no nos llevan a nuestra felicidad; que nos llevan, más bien, a experimentar el mal en nuestra vida y el daño que hacemos a nuestros hermanos. Necesitamos reconocerlo con humildad.

Por eso, al iniciar este camino cuaresmal le queremos decir, desde lo más profundo, cada uno, al Señor: “Muéstranos tus caminos”. Cuando se lo decimos sinceramente, Él comienza a mostrárnoslo.

Dios ha hecho una alianza con nosotros el día de nuestro Bautismo; se comprometió a ser siempre nuestro Padre y nos adoptó como verdaderos hijos. Alianza que no está dispuesto a romper. Somos nosotros los que, muchas veces, la rompemos. Volvamos a la alianza bautismal, a recuperar nuestra dignidad de hijos amados de Dios, para reconocernos como verdaderos hermanos.

En ocasiones, vamos por la vida por el camino equivocado del egoísmo, de buscar nuestros intereses, satisfacer nuestra ambiciones de tener, de poder y de placer. En esa búsqueda de nuestras egoístas ambiciones, atropellamos, ofendemos y lastimamos la dignidad de los demás. Si recuperamos nuestra alianza de ser verdaderos hijos de Dios, vamos a recuperar la conciencia de ser verdaderos hermanos, respetándonos unos a otros.

Otro camino que Jesús nos muestra es el camino de la fortaleza ante las propuestas del mal. Ante las insidias de Satanás, el Señor se mantuvo firme, gracias a la fuerza de la oración y a la confianza en la Palabra de Dios.

Si dejamos la Cuaresma solo como un momento, el del Miércoles de Ceniza o el ir a Misa, y nos olvidamos de los 40 días que comprende la Cuaresma, no vamos a lograr nada. Por eso, perseveremos en vencer al mal, basados en la oración constante, y confiados en la Palabra de Dios.

Nosotros nos movemos en la vida por valores. Analicemos cuáles son los valores que son motor en mi vida, que me hacen levantarme, que me hacen ir al trabajo, que me hacen luchar Hay que analizar esos valores porque, a veces, esos valores son buenos, y hay que fomentarlos; pero, a veces, no son auténticos, nos gana la ambición o la injusticia.

 

About Yara Martínez González

Check Also

Entrevista: ¿Se puede perdonar la infidelidad en el matrimonio?

Gaby y Francisco, protagonistas de la película El Mayor Regalo, comparten su experiencia de vida, …

Regresó a la casa del Padre, Mons. Salvador Flores Huerta, Obispo Emérito de la Diócesis de Ciudad Lázaro Cárdenas

Redacción ArquiMedios A través de un comunicado, la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM)  informó que el viernes …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *