Cáritas Diocesana, necesidad para las necesidades

Editorial de Semanario #1101

Hay, en el amplio arsenal para la evangelización de la Iglesia universal;  un instrumento pastoral imprescindible, el amor fraterno de ida y vuelta. Con un nombre tradicional, CÁRITAS invita a cumplir la tarea que salió del corazón y de las manos de Jesús: “Ámense como yo los he amado”.

Este mandamiento, que no es simple sugerencia, no es una opción entre muchas, es la centralidad de la vida cristiana. Es gozne para la vida del creyente, y tarea insustituible. Activar el ejercicio de la solidaridad, la fraternidad; la caridad; es la esencia misma del mandamiento único de Jesús, el amor… Es la tarea de Cáritas Diocesana.

Alguna vez se ha mencionado, desde diversas instancias, que se insiste más en el cuidado de ciertos animales de compañía, que de las mismas personas. Se piensa también en voz alta, la obligación, de ejercitar con más consistencia la solidaridad humana para llevar adelante el ejercicio de la caridad; ahí donde la gente más sufre.

En cierta ocasión el Papa Francisco dijo a los representantes de Cáritas Internacional: “Cáritas es la caricia de la Madre Iglesia a sus hijos”. El mismo año pasado ante una necesidad dolorosa de los migrantes en diversas partes del mundo Francisco El Papa lanzó la campaña de Cáritas en favor de ellos, con el lema: Iglesia que abraza como nos pide Cristo

Debe ser insistencia de alto calado la convicción de los creyentes, el “Ámense como yo los he amado”. No es una sugerencia temporal; es la tarea extensa, vertical e imprescindible de la vida cristiana. Desde siempre en los caminos y tareas que Jesús ha invitado a los que en Él creen; tiene un lugar urgente, impostergable, el ejercicio altruista de la caridad. Ella es fuente y culmen de todas las virtudes. Es reflexionar y llevar a los hechos con actitudes nuevas, aquel comprometedor: “Ámense como yo los he amado”.

En la caridad, sin restricciones, está la presencia y esencia del creyente; y así se ha mostrado a lo largo de la historia de la Iglesia. La invitación a la caridad ha nacido del corazón mismo de Jesús. Es fuente primordial para la vida del creyente; y mirando las circunstancias de nuestros tiempos, debe ser una tarea impostergable.

Cáritas es la caricia de la Iglesia a todo el que sufre. A lo largo de las andanzas de Jesús en Galilea, así se mostró la tarea de Jesús.  Y aquí en particular, en nuestra Arquidiócesis es necesario ampliar el alcance de Caritas a los más desprotegidos.

Caritas es una gran Confederación, reconocida ampliamente en el mundo por el trabajo que realiza. Es una realidad de la Iglesia presente en muchas partes del mundo, y todavía debe lograr mayor difusión incluso en las diferentes parroquias y comunidades, para renovar lo que sucedió en los primeros años de la Iglesia…”.

Ningún grupo de creyentes, ni persona alguna, que se precie de estar bautizado, queda exento de vivir la caridad con el prójimo. La tarea esencial del cristianismo está en priorizar la caridad. “En la caridad, está la raíz de todo su servicio. Debe resaltarse en la acogida  sencilla y obediente, de Dios y del prójimo”. Por supuesto que esto sigue siendo el reto para Cáritas de Guadalajara.

About Rebeca Ortega

Check Also

Templo de Culiacán, Sinaloa, funge como albergue

Redacción ArquiMedios El interior del Templo José María Escrivá de Balaguer en Valle Alto, Culiacán, Sinaloa, funge como albergue, debido a …

322 años de ser “El corazón de la Diócesis”

José Manuel Gutiérrez Alvizo (Segundo de  Teología) “Si es obra de Dios prosperará”, con estas …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *