Mons. Engelberto Polino: Así recibió la noticia de que sería Obispo

Presentamos la primera entrevista, realizada el 2 de febrero, día en que fue a dado a conocer su nombramiento como nuevo Obispo Auxiliar de Guadalajara.

Sonia Gabriela Ceja Ramírez

El sábado 27 de enero el padre Engelberto Polino Sánchez recibió una llamada de la nunciatura, un Monseñor le pedía que asistiera al día siguiente, domingo 28, a las oficinas en México pues Mons. Franco Cópola, representante del Papa en México, quería hacerle una consulta.

La cita era a las 5 de la tarde y recibió, mediante su celular la ubicación de la nunciatura. Inmediatamente comenzó a buscar vuelo para poder trasladarse a la Ciudad de México. “Empezó el sufrimiento y la angustia de pensar para qué me quiere el nuncio apostólico.

“El vuelo que encontré era a las 7.30 de la mañana y pasé todo el día en México. Una vez en la nunciatura, me pasaron a una sala donde estaban las fotografías de los Papas, mientras me pasaban con el nuncio, yo platicaba con ellos y les pedía que me ayudaran porque seguramente se venía algo difícil”.

A bocajarro

“Una vez que llegó el nuncio, me dijo al grano que el Papa se había fijado en mi para que colaborara con el señor Cardenal como Obispo Auxiliar aquí en Guadalajara.

“Me preguntó que qué pensaba sobre esto y pues mi respuesta fue que pienso que no soy digno, que hay sacerdotes mejores. Pero me dijo que en el fondo es Dios quien me está llamando, no porque sea digno, porque quién es digno delante del Señor, pero pues Él lo ha elegido y si Él lo eligió, Él le dará lo que usted necesita… en la marcha va uno aprendiendo a desempeñar alguna función, algún cargo en la Iglesia.

“Me preguntó que qué opinaba, y le dije: ¿Se vale decir que no?, y me respondió, pues sí, si hay alguna razón fuerte, si se vale”.

En ese momento comenzó una lucha interna, asegura el sacerdote, pues en ese preciso momento tenía que responder con un sí o un no. Pero el discernimiento fue: “Si Dios me está llamando, Él va a ir adelante y entonces la respuesta es sí.

“Así de breve fue el encuentro con el nuncio. Fue muy intenso”.

Entre los nervios y la emoción

El anuncio se hizo oficial el viernes 2 de febrero, fiesta de la Presentación del Señor, día que para el padre Polino comenzó más temprano que de costumbre.

Sin poder dormir por los nervios desde que le fue anunciada la noticia, ese día las llamadas y mensajes comenzaron desde las 5 de la mañana, 12 horas de Roma, cuando la noticia fue publicada de manera oficial.

Un día antes el señor Cardenal le había mandado llamar para comentarle precisamente esto, que al día siguiente la noticia sería anunciada y que en el Arzobispado habría una rueda de prensa para presentar a los nuevos Obispos Auxiliares.

Llegó al Arzobispado alrededor de las 11.30 de la mañana y hasta entonces desconocía quienes serían los otros dos obispos, pues entre los mensajes, llamadas y felicitaciones personales no había tenido oportunidad de ver quienes más habían sido nombrados. Lo supo hasta ahí, minutos antes del encuentro con los medios de comunicación.

Ver la necesidad cara a cara

El padre fue ordenado sacerdote el 1° de junio de 1997, es decir hace 20 años, lo que le permite una amplia visión de la Iglesia de Guadalajara, particularmente en lo que se refiere a la Pastoral Social pues, tanto a nivel diocesano como a nivel provincia eclesiástica se desempeñó como encargado de esta área, además de ser, de marzo de 2011 a la fecha (02 de febrero), párroco de San Bernardo, comunidad que también se distingue por su basta labor social, emprendida y promovida por el párroco antecesor Pedro Castro Mendoza (+).

Al preguntarle cuáles vislumbra como las principales necesidades de la Arquidiócesis, Mons. Polino señala que se tiene ya un plan diocesano muy valioso porque es el aporte de toda la comunidad. “Me gusta mucho que tengamos un objetivo, siete líneas de acción, que sepamos quiénes son los agentes que deben trabajar e impulsar esto; que conozcamos las tres prioridades o periferias existenciales, y también ahora con la renovación de las estructuras, que podamos responder a esa nueva evangelización que queremos impulsar desde el objetivo.

“Creo que en este momento nuestra tarea será seguir empujando para que este objetivo, este plan, se vaya realizando, y que trabajemos mucho en ese llevar el mensaje de la buena noticia”.

“El campo que yo he trabajado siempre es llevar la caridad, la misericordia siguiendo la invitación del Papa Francisco, el ir ahí a donde está la necesidad, es una manera de evangelizar. La Pastoral Social es eso, un medio para llevar la buena noticia de la salvación”.

Que los laicos asuman su papel

“Yo creo que tenemos que organizarnos más. Siento que la participación de la Iglesia como ciudadana también de este mundo, tendrá mucho que aportar. Motivar a la participación, tanto dentro de la Iglesia, como fuera de ella, recordar que a cada uno de los laicos les toca hacer presente a Cristo y hacer presente al Reino de Cristo en esa instancia donde trabaja.

“Creo que tenemos mucho que hacer, aunque tomando en cuenta que no podremos hacerlo todo, porque somos solo instrumentos de Dios para que avancemos en ello”.

Al cuestionarlo sobre qué le pide a Dios ahora que ha sido llamado a esta nueva encomienda, el padre Beto, responde que le pide “que aproveche. Pienso que son momentitos en nuestra vida que podemos incidir en algún campo, y hoy me está pidiendo la Iglesia que preste un servicio aquí como Obispo Auxiliar, entonces yo lo que le pido al Señor es que pueda ser un instrumento para poder llevar esta buena noticia del Reino, de aportar para que se siga construyendo y seguir trabajando esa vocación a la santidad que Dios pide a cada uno de los cristianos, antes que cualquier otra vocación.

“Le pido que me ayude a no estorbar sino a facilitar el que Él siga siendo conocido, amado, y sobre todo proyectado en la sociedad, en la vida de cada uno de los que habitamos este territorio de Guadalajara, esta Iglesia local”.

A sus hermanos sacerdotes

Al presbiterio, agradeció su cercanía y señaló que la Iglesia de Guadalajara es muy rica: “tenemos todo un potencial. Felicito a mis hermanos sacerdotes por el llamado que han recibido y por el gran aporte que han hecho a nuestra Iglesia. Creo que debemos seguir trabajando por dar todo, por dar lo mejor de nosotros”.

A los fieles laicos les aseguro que en ellos está la fuerza: “a los sacerdotes nos toca ser motivadores. Somos representantes de Cristo, cabeza de la Iglesia, pero el cuerpo es más grande que la cabeza, entonces ahí está la fuerza de transformación de nuestra Iglesia. Les quiero invitar a que busquen ser eso que Cristo soñó que fuéramos: luz, sal, fermento en medio de la masa. Necesitamos despertar, necesitamos levantarnos y organizarnos para avanzar para que esta sociedad cada día haga más presente a Cristo y su reinado”.

(FOTOS: ARQUIMEDIOS)

About Gaby Ceja

Check Also

Caravana Migrante en Guadalajara: Marcha de orgullo, solidaridad y seguridad

Una vez más la comunidad del Cerro del Cuatro, donde está ubicada la Casa del …

Episcopado Mexicano pide hacer justicia por la muerte de sacerdote

Redacción La Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) pidió a las autoridades competentes que “se haga …

One comment

  1. Estela Orozco salido

    Felicidades padre beto. Estoy segura que Dios lo a puesto en este camino, porque ha sido su instrumento en esta nueva etapa por ser un hombre de fe que con su sencillez su humildad y su ejemplo nos ha ayudado salir adelante con sus consejos para no perder la fe y siempre Seguir adelante confiando en Dios primero que todo. Que Dios lo siga bendiciendo siempre en este nuevo camino muchas bendiciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *