La casa del Seminario ha quedado vacía: Misiones y Vacaciones

Iván Ismael Yáñez Díaz / Tercero de Teología

El Seminario de Guadalajara ha tomado un receso en las actividades cotidianas, ha detenido el calendario escolar y se ha enfocado en un área indispensable dentro de la formación del futuro sacerdote: La dimensión pastoral.

Dicha dimensión comprende la labor del seminarista dentro de una comunidad, que le abre el horizonte para vislumbrar el quehacer en la vida de Sacerdote. Estas actividades varían dependiendo de las necesidades que tienen las parroquias, pero en lo que se refiere a la organización pastoral del Seminario, las actividades han quedado definidas como apostolado sabatino y misiones. Éstas, a su vez, se dividen en dos tiempos: Semana Santa y el mes de julio.

En estas misiones de Semana Santa, el Seminario sale desde una semana antes del Domingo de Ramos a los diversos destinos de misión, para que, en conjunto con la parroquia a la que ha sido destinado el seminarista, se pueda adentrar a las personas a la vivencia de la Semana Santa, sea por medio de visiteo, de ejercicios espirituales, preparación de la Pascua Juvenil, catequesis, preparativos litúrgicos, etc.

Después de la vivencia del Día del Seminario, el Seminario se enfoca en las misiones. Los adolescentes de tercero de preparatoria del Seminario Menor viven su primera misión de Semana Santa. De igual forma, los seminaristas del Curso Introductorio Tapalpa, que gozan de un ambiente más espiritual y menos académico, han de vivir la misión no solamente durante una semana o dos, sino un mes entero, porque también este tiempo es para discernir su vocación a profundidad. Los alumnos del Seminario Mayor estamos en la misión por quince días y la llevamos a cabo en grupos revueltos de la misma casa, filósofos y teólogos bajo un mismo destino de misión.

Este año es de tomar en consideración la participación que tuvo el Seminario en las misiones de Semana Santa, ya que la presencia de seminaristas en las diversas parroquias ha tomado un tinte predominantemente rural, llegando a comunidades que tienen diversos ranchos y rancherías: comunidades en Nayarit y Zacatecas que pertenecen a la Arquidiócesis tapatía; pero además, se han enviado misiones a parroquias de Sonora, Campeche y Oaxaca.

Sin duda alguna estas experiencias dejan huella en la vida del seminarista, también en las de las diversas comunidades. Después de celebrar en conjunto la Pascua de Resurrección, los seminaristas tomaremos esta semana como vacaciones para pasar un rato con la familia y los amigos, para después retomar la parte final del curso escolar en el Seminario de Guadalajara.

About David Hernández Cruz

Check Also

Padrinos, nuestros compañeros en el camino de la vida cristiana

Algunos buscan que sean buenos compadres, otros que den buenos regalos o que cooperen para …

¿Por qué quieres recibir los sacramentos de la Iglesia?

Muchos buscan los sacramentos para completar su vida social más que para iniciar o dar …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *