Foto: Jorge Hernández

La gente, nuestra misión; Cardenal Robles Ortega

En la misa de bendición de óleos y renovación de promesas sacerdotales, el Cardenal Robles Ortega, invitó al Presbiterio de Guadalajara a ser testimonio de la misericordia de Dios con su servicio.

Fernando Javier Vera Gloria

Este jueves la Iglesia Católica conmemora la instauración de los sacramentos de la Eucaristía y del Sacerdocio, como acto central del inicio del Triduo Pascual. Previo a este momento el Presbiterio de Guadalajara con su Arzobispo al frente, Cardenal José Francisco Robles Ortega, renovó sus promesas sacerdotales durante la misa de bendición de óleos en la catedral metropolitana.

A semejanza de Nuestro Señor Jesucristo, el Espíritu del Señor nos ha ungido para dar servicio de salvación, afirmó el purpurado ante más de 300 sacerdotes y centenares de fieles que colmaron el recinto religioso.
“Para llevar consuelo al que sufre, el perdón de los pecados y ofrecer el servicio de sanación de cuerpo y espíritu”, subrayó.

El Arzobispo de Guadalajara saludó a los sacerdotes en la procesión de entrada. Foto: Jorge Hernández

 

Previamente el Sacerdote Luis Enrique Silva Álvarez, Párroco de Nuestra Señora del Sagrario y Vicario Episcopal de Nuestra Señora de Guadalupe, en representación del Presbiterio de Guadalajara, refrendó adhesión al Arzobispo Metropolitano y a su vocación consagrada.

“Desde el momento de nuestra ordenación, por la fuerza del Espíritu Santo, entendimos que ya no nos pertenecemos sino que nos debemos a nuestro prójimo”, ponderó.

El Cardenal Robles Ortega recalcó que los sacerdotes de hoy tienen el compromiso ineludible de actualizar el mensaje y obra de Jesús, con la fuerza del Espíritu Santo y con el testimonio.

“La redención que ofrece el Señor se demuestra con hechos palpables, con cercanía con el prójimo”, insistió.
En este contexto, parafraseó parte del mensaje e invitación que, este Jueves Santo en Roma, el Papa Francisco realizó a los sacerdotes del mundo de estar cercanos con el que sufre y los necesita.

“Siendo sacerdotes callejeros, que están en pos de la gente para llevar actitudes, hechos de la cercanía de Dios y de su misericordia; sacerdotes que están cuando se les necesita: siempre presentes, en lo que deben y para la gente. Esa es nuestra misión”.

Recordó también el Arzobispo de Guadalajara a su presbiterio, que el orden sacerdotal les fue concedido, no por sus méritos, sino por la gracia; “fuimos ungidos y enviados como testimonio de misericordia y de amor para todos los hombres”, refrendó.

Durante la misa de bendición de óleos para los enfermos y catecúmenos, que concelebraron los obispos electos: Engelberto Polino Sánchez, Héctor López Alvarado y Juan Manuel Muñoz Curiel y los obispos eméritos Juan Humberto Valencia Gutiérrez y José Guadalupe Martín Rábago, el Presbiterio de Guadalajara agradeció a Dios y se alegró por sus hermanos sacerdotes que en este año cumplen 60, 50 y 25 de servicio y ministerio sacerdotal.

En la celebración, el Cardenal Francisco Robles bendijo los santos oleos que se usaran para todo el año. Foto: Jorge Hernández

 

About Arquimedios

Check Also

Podcast: El Pulso del Papa

Sección dedicada a publicar los audios del noticiero semanal “El Pulso del Papa desde Ciudad del …

Metanoia. Conversión del corazón

Rebeca Ortega Camacho “Metanoia. Llamados a transformar el mundo”, es un evento organizado por El …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *