El arte de la devoción en la obra de Hermenegildo Bustos

Pbro. Tomás de Híjar Ornelas

La Semana de Pascua será una ocasión muy favorable para que muchas familias, recorran uno de los espacios culturales más emblemáticos en Guadalajara en fechas recientes, la Casa ITESO-Clavigero, ubicada en la calle de José Guadalupe Zuno 2083, entre Marsella y Chapultepec, en la colonia Obrera, de la zona Centro de la capital de Jalisco, donde con entrada libre y horario corrido de lunes a viernes, de las 9 de la mañana a las 7 de la noche y los sábados de 10 de la mañana a 2 de la tarde, incluyendo estos días de asueto, podrán visitar una exposición que difícilmente se verá junta otra vez, denominada ‘El arte de la devoción en la obra de Hermenegildo Bustos’.

Un buen pretexto

Además de la impactante colección esta vez reunida, quienes aún no conozcan la Casa en cuestión disfrutarán de la que fue vivienda familiar del abogado Efraín González Luna (1898-1964), para quien la diseñó el genial arquitecto Luis Barragán Morfín, primo hermano de la cónyuge del también humanista y politólogo jalisciense. Enigmático, denso, con unción espiritual, el edificio y su ambiente merecen de por sí la visita.

Hasta el mes de junio del año en curso

La exposición que comentamos se presentó de agosto a diciembre del 2017 en la Universidad De La Salle Bajío, de León, Guanajuato y fue posible su traslado a Guadalajara gracias a los buenos oficios del director de la Casa ITESO-Clavigero, Gutierre Aceves Piña, cuyo progenitor, el médico Pascual Aceves Barajas (1907-1965), tuvo la satisfacción de dar a un artista hasta ese momento casi desconocido, un lugar protagónico en la historia del arte en México, pues además de formar un lote muy rico de obra suya, lo dio a conocer en diversos ámbitos. La Escuela de Conservación y Restauración de Occidente apoyó de forma fundamental el traslado, restaurando y montando las 36 piezas originales expuestas, complementadas con máscaras, retratos, fotografías y reproducciones de los trabajos que el pintor realizó para su Parroquia de Purísima del Rincón, especialmente el altar mayor.

“La pintura de Bustos me parece inexplicable”

Así lo asegura nada menos que el premio Nobel de literatura, Octavio Paz, en uno de los ensayos de su obra ‘Los privilegios de la vista’, gracias al cual nuestro artista adquirió un reconocimiento universal.

De todo ello habló Gutierre Aceves, el 8 de marzo del 2018, al tiempo de inaugurar la exposición en una conferencia magistral en la que habló del pintor más importante en México durante el siglo XIX fuera de la academia, de su extraordinaria obra retratística, de sus pinturas devocionales y ex votos y de sus cuadros hechos para dar culto a los santos en el ámbito de lo doméstico.

El conferenciante, historiador del arte egresado de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM y del Departamento de Arte de la Universidad Iberoamericana, es especialista en pintura y fotografía mexicana y arte popular. Ha sido curador en diversos museos del país y editor. Dirigió el Instituto Cultural Cabañas de 1994 a 2002 y actualmente coordina la Casa ITESO Clavigero.

Hermenegildo Bustos

En el reverso de su autorretrato (1891), se describe como “indio de este pueblo de la Purísima del Rincón” y añade que nació el 13 de abril de 1832, de matrimonio formado por Juana Hernández y José María Bustos. Casó en 1854 con María Dionisia de la Trinidad y murió el 28 de junio de 1907. Como pintor tuvo una formación autodidacta, produjo retratos de crudo naturalismo, y un copioso repertorio de obra religiosa, pues siendo un católico práctico muy involucrado con su comunidad parroquial se esmeró en cubrir las necesidades iconográficas de la misma en la medida de sus fuerzas y muy intensa en la dramatización de la Semana Santa. Ejerció diversos oficios: labrador, nevero, hortelano, músico, carpintero y alarife.

About Rebeca Ortega

Check Also

CultivArte. Literatura, música sacra y religiosidad popular

Pbro. Tomás de Híjar Ornelas El  martes 23 de octubre de este 2018, a las …

El vientre materno, el espacio más bendecido

Hermanas, hermanos en el Señor: El Hijo de Dios se encarnó en el seno virginal …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *