Sociedad, es el momento

Editorial de Semanario #1105

Comenzaron las campañas políticas y los candidatos deben priorizar en sus agendas los temas relacionados con el combate a la corrupción, la violencia, la pobreza, y los bajos salarios.

Los ciudadanos esperan de quienes aspiran a gobernar, propuestas claras y eficaces, a la altura de los desafíos del país.

No es de ahora, ni de ayer, la Sociedad de diversas maneras ha expresado su sentir contra las omisiones y vacíos de quienes han postergado trabajo y respuestas que han provocado un clima de desesperanza y hartazgo en favor de una cultura de muerte.

Previo a este momento, los Obispos de México emitieron el mensaje Participar para Transformar, en el que señalan que la conciencia cristiana debe discernir cuál de las opciones políticas que hoy están en pos del voto de la gente, puede generar un poco más de bien, tomando en cuenta la complejidad de las circunstancias.

Hacer el “bien posible” significa impulsar lo que aporte al bien común, a la paz, a la seguridad, a la justicia, al respeto a los derechos humanos, al desarrollo humano integral y a la solidaridad real con los más pobres y excluidos.

Bajo esta premisa, los candidatos no van, ni pueden ir solos, se necesita  la presencia participativa, constante y solidaria de la Sociedad en la vida de nuestro país.

Para desterrar gradualmente la violencia, la corrupción, la impunidad y el compadrazgo es imprescindible la coincidencia de todos. Es momento que los políticos ajusten su reloj a los tiempos de la gente; ya no hay tiempo para esperar a quienes cotidianamente han llegado tarde.

“Es tiempo de que los católicos, acompañados de todos los hombres y mujeres de buena voluntad, trabajemos comprometidamente por un México más próspero y pacífico, más solidario y participativo, más atento al rostro de los más pobres y menos cómplice de quienes los olvidan, los manipulan o los marginan”, señala el reciente mensaje el Episcopado Mexicano.

Han comenzado tres meses en los que escucharemos a muchos “ofrecer las perlas de la Virgen”, atentos, porque el oropel de la demagogia nos puede llevar a comprar espejos y bisutería.

Una Sociedad que demanda y espera respuestas debe, en todo momento, hacer bien las preguntas y no cejar en las exigencias.

En momentos en los que abundarán lobos disfrazados con piel de oveja, conviene ser astutos como serpientes y ágiles como palomas para elegir a quien procure el bien posible sobre “el menos peor”.

About Rebeca Ortega

Check Also

La Secretaría para la Comunicación de El Vaticano se ha convertido en Dicasterio

Redacción ArquiMedios Mediante un Rescripto publicado el sábado 23 de junio en el periódico de …

Agencia Reuters entrevista al Papa sobre la actualidad internacional

La crisis migratoria, el futuro de la Iglesia, la reforma vaticana, la cuestión de los …

One comment

  1. Juan José Ledesma Olmedo

    ¿Dónde está la fe, esperanza y amor? Que es lo que sostiene a la Iglesia, con su cabeza Cristo Jesús.

    El tono de pesimismo con el que se ve el actual proceso electoral es por decir lo menos muy poco católico.

    Decir que ni uno sólo de los candidatos y candidata no representa la esperanza de que en México se busque el Bien Común, se respete la Dignidad de la Persona Humana, con solidaridad y subsidiaridad es dudar de todos y por todo; claro está si después de votar o no votar, dejamos solos a nuestros gobernantes, así nos ha ido.

    Mucho se ha dicho “El PAN desaprovecho la oportunidad” y yo pregunto: ¿Fue el PAN o fuimos los católicos? Ya que nunca los mexicanos les dimos mayoría en los congresos, ya sea estatal o nacional y sin ese baluarte fue imposible hacer los cambios que requeríamos. ¡Esta es nuestra oportunidad! O nuevamente ¿La desaprovecharemos?

    (Para uso interno: Yo votaré por Margarita Zavala y todos los candidatos del PAN a diputados y senadores, no importa que en mi distrito no tengan candidato, espero que más de uno (auténtico panista) llegue a los congresos y tengamos una voz que defienda la vida y la familia)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *