Las adicciones digitales aumentan y la prevención también

Niños y dispositivos móviles: No sin supervisión de los adultos

Pbro. Alfonso Rocha Torres

El mundo digital (el mundo) en el que vivimos necesita expertos para descifrarlo y para ofrecer pautas de supervivencia. Así lo escribió Miriam Díez Bosch al participar con la Fundación Casa de Misericordia de Barcelona en la Jornada “Niños y jóvenes en la era digital: riesgos y oportunidades educativas”, una iniciativa a la cual Aleteia se ha adherido como partner para dar respuestas multidisciplinares a una cuestión que no sólo preocupa a las familias sino a educadores, mundo asociativo y cuerpos policiales, que luchan contra la prevención.

¿Conectarse para qué?

El presidente de los médicos belgas, el doctor Bernard Ars, considera que es precisa una “conciencia moral” más aguda para hacer frente al “embrutecimiento digital”. Este médico es partidario de reflexionar más sobre el auténtico sentido de estar conectados (sin olvidar la conexión con los otros y la conexión con la propia interioridad y con Dios).

La tecnología te permite, desde Barcelona hablar con tu hijo una vez por semana aunque esté en Pittsburg en América, o en China, y quizá le ves más que a otros que viven cerca. Esta es la paradoja que ha sacado a relucir el catedrático de pediatría Josep Argemí, que ha analizado la penetración de las redes sociales, que va en aumento especialmente entre capas más jóvenes.

El doctor Josep María Simón, impulsor de la Jornada y patrón de la Casa de la Misericordia, ha advertido de los riesgos de la pérdida de intimidad, del acoso y del acceso a contenidos dañinos, y ha insistido en la necesidad positiva de ofrecer ideas y sugerencias a familias y al entorno educativo.

El doctor Ermanno Pavesi, secretario general de la FIAMC (Federación Internacional de Médicos Católicos) se ha referido a las consecuencias y ha dicho en una charla con pinceladas artísticas en las que mezclaba pintura y contenidos, que “si los matrimonios de la época victoriana eran felices, no lo eran porque los hombres y las mujeres se habían dado cuenta de su “auténtico ser interior” en la intimidad compartida a diario sino porque hombres y mujeres tenían roles y comportamientos aprobados por su comunidad”.

La doctora María Salas, profesora de derecho de la Universidad de Málaga aboga por el derecho a la gratuidad en el acceso a internet, a la información y a los productos digitales para evitar así la marginación, la brecha digital y el analfabetismo digital.

Para ella, es preciso pasar –los niños y los jóvenes-, de “sujetos pasivos” a “sujetos activos” en la era digital, y apuesta por construir una nueva cultura de la legalidad, asentada en el voluntarismo: el ser humano debe ser devuelto al centro de la relación y reconocer su papel activo en la sociedad.

Un panel sobre seguridad e Internet ha contado con la aportación de miembros de cuerpos de seguridad que han contado sus experiencias en el campo. La insistencia a no dejar a los menores a su suerte sin amparo de adultos se ha ido repitiendo como un hilo conductor a lo largo de la jornada.

Dependencia de las redes: personalidades frágiles

Ya en campo médico, el doctor Vincenzo de Filippis, considera que la dependencia de las redes sociales, el uso compulsivo de Internet, tiene a la base una estructura de la personalidad frágil con algunos problemas vinculados a la confianza y a la autoestima, a la esfera relacional como la incapacidad de encontrar satisfacción y placer en el hecho de establecer relaciones reales con los otros, pero también en la esfera cognitiva: intromisión de pensamientos constantes y repetitivos, es decir, obsesiones.

Para este doctor, la dependencia de Internet es un trastorno de la personalidad, específicamente es un trastorno dependiente de personalidad que se manifiesta en la búsqueda de algo (droga, alcohol, redes sociales) o de alguien (familiares, pareja) a la que engancharse constantemente.

El profesor Giovanni María Vian, director del periódico L’ Osservatore Romano, ha clausurado la jornada apelando a la construcción de pilares “críticos” y ha recordado que sería “insensato” oponerse al mundo digital, que es una llamada a “ejercer la libertad”.

Esta jornada incluye la publicación de los textos. El año pasado se disertó sobre transhumanismo y posthumanismo y ya se ha editado el libro. La Fundación Casa de la Misericordia se remonta al 1581 y tiene por objetivo preocuparse por atender y mejorar la vida de niños y niñas.

Comentarios: [email protected]

Para saber más: www.es.aleteia.org

About Dulce Romero

Check Also

¿Somos capaces de escuchar el clamor de los pobres?

El domingo 18 de noviembre se celebra la II Jornada Mundial de los Pobres, instituida …

Los pies en la y tierra y la mirada en el cielo

Querida Lupita: ¿Cómo proteger a nuestros hijos de la tendencia que hay en el ambiente …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *