No rompas tu matrimonio, ¡Repáralo!

Lupita:

Creo que debemos divorciarnos porque nuestra vida es puro pleito y estamos afectando mucho a nuestros hijos. Se me parte el alma pero creo que debo buscar un abogado y dar el paso que debo dar. Ya ha pasado un año que solo son agresiones y faltas de respeto.

Gabriela J.

Querida hermana, Gaby:

San francisco de Sales nos invita a dejar los pensamientos superficiales con esta comparación: Observemos a tres  insectos voladores: mosca, abejorro y abeja. La mosca apenas se posa sobre una flor, y pasa voluble y agitada a otra; el abejorro se detiene un poco más, pero le gusta hacer ruido con las alas; la abeja en cambio, silenciosa y trabajadora se detiene, liba a fondo el néctar, lo lleva a casa y nos regala la miel.

Hoy tratamos como objetos desechables a las realidades más grandiosas: vida, matrimonio y familia. Parece que las personas llevan un letrero de “usar y tirar”.

Es sencillo decir: si no nos llevamos bien, cortamos. Qué lejos está esto de ser la solución ideal. En los hogares necesitamos “menos moscas y abejorros y, ¡más abejas!”. Si en tu matrimonio hay sólo pleitos y faltas de respeto, lo que hay que trabajar es justamente las virtudes que se les oponen: paz y respeto.

El divorcio no mejora las cosas, solo las complica. Salvo raras excepciones, la solución no es la ruptura. Si ha habido un descalabro debemos aprender a restaurar, a reparar con la fuerza del amor inteligente. Con la miel, que puedes encontrar ahí, donde se desarrolla una relación profunda con Dios.

Pedir perdón y perdonar. Modelar para nuestros hijos que las cosas no se solucionan a gritos sino en base a la práctica de las virtudes: paz, paciencia, mansedumbre, generosidad… Todas ellas son fruto del espíritu (Gál. 5, 22-23)  y por eso es indispensable alimentar nuestro espíritu con vida se oración y reflexión profunda de la Palabra de Dios.

No actúes a la ligera, profundiza, mide consecuencias y elige lo que construye un mundo mejor. ¡Menos moscas y más abejas!

Lupita Venegas/Psicóloga

Facebook: lupitavenegas

About Rebeca Ortega

Check Also

Ver y Creer. El Título de la Cruz

Roberto O´Farril San Juan refiere en su Evangelio, que “Pilato redactó también una inscripción y …

Este fue el pedido de perdón del Papa por “graves pecados” en la conquista de América

Redacción ArquiMedios El lunes 25 de marzo el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, …

One comment

  1. Yo creo que es sierto que es mejor solucionar los problemas por que si nos divorciamos no solucionamos nada por qué al divorciarte no se acaban los problemas por que el problema lo llevaremos a otra relación la mala comunicación y no saber solucionar los problemas a la does realmente el problema. Yo no perdone a mi primer marido y me divorcié. Pero de allí empezaron los problemas reales empese a tomar malas disiosiones. Pues era una relación de 12 años y con tres hijos. La mayor de mis hijas intentó quitarse la vida varías beses asta que un día acabó cortándose el cuello pero gracias a Dios allí estaba yo y la llevé al ospital. De allí en adelante ella así cosas que no estaban bien y termine llevándola a un sicólogo hoy tiene 19 años y asta ase poco dejo de ir al sicólogo pero aún le a afectado su vida mi desision. Mi ex acaba de caer preso. Y lla a tenido dos hijos de diferentes mujeres. Yo me casé pero los problemas que pase en el pasado aun siguen por que yo no e cambiado todavía no se como comunicarme mejor que mi nuevo marido. Mis hijos an sufrido demasiado y solo por que yo no lo supe perdonar y no lo perdone por que mi madre siempre perdonó a mi padre sus engaños y yo juré que jamás perdonaría eso por que pensé que mi mamá estaba mal al perdonar tantas beses a mi padre hoi me doi cuanta que ella estaba en lo corecto por que hoi ver amis hijos tan tristes y sin amor de padre me dile y más ver que mi hija mayor visita a su padre en la carcel y saber que sele parte el corazón por que a él los presos lo golpean todos los días al punto que lla le an quebrado unas costillas y yo que no supe perdonar y todo esto se puedo aber evitado pues si jesus vino al mundo a perdonar los pecados y el pecado del orgullo ganó hoi pido perdón y solo me queda tratar de salvar mi nuevo matrimonio lla no quiero uir de mis miedos ni de mis problemas quiero aprender a tener mejor comunicasion y a saber perdonar y sanar mi alma aunque se que seme es difícil pero tengo fe en Dios que si sigo su camino podré logralo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *