Quién era Juan Miguel Contreras, sacerdote de 32 años, asesinado en su comunidad parroquial

Redacción ArquiMedios

Juan Miguel Contreras García, nació el 27 de mayo de 1985, en El Salvador, Jalisco. Perteneció a la Parroquia del Sagrado Corazón de Jesús, en El Salvador, Jalisco (perteneciente al Decanto de Magdalena, Vicaría Episcopal del Señor Grande, de Ameca, y civilmente, al Municipio de Tequila).

El 15 de mayo de 2016, recibió el Orden Sacerdotal de manos del Cardenal José Francisco Robles Ortega, Arzobispo de Guadalajara, junto con 30 compañeros Diáconos, que ese día fueron ungidos como sacerdotes. Ese mismo día fue nombrado Vicario Parroquial de San Antonio de Padua, en Tlajumulco de Zúñiga. El lema que escogió para iniciar su ministerio pastoral fue: “Señor, me has mirado con Misericordia y me has elegido”.

Su segundo destino fue la Parroquia de San Pío de Pieltrecina, Hacienda de Santa Fe, también en Tlajomulco. Antes de cumplir el año en la comunidad, le fue arrebatada la vida. De acuerdo con un comunicado emitido por la Fiscalía General del Estado de Jalisco, al sacerdote de apenas 32 años de edad y casi dos años de ordenado, le fue arrebatada la vida la tarde del viernes 20 abril de 2018 en la sacristía de la parroquia, donde se encontraba antes de celebrar la Misa. Fue cuando dos sujetos entraron al lugar y agredieron directamente al consagrado con un arma de fuego en reiteradas ocasiones.

Alegre y con ganas de vivir

Después del asesinato del Padre Juan Miguel Contreras, decenas de fieles de la comunidad de San Pío de Pietrelcina, se congregaron en la parroquia para unirse en oración por el eterno descanso del joven sacerdote.

 “Él fue un Padre muy dedicado, alegre; era un Padre joven, por lo tanto, le gusta mucho trabajar con niños. Le gustaba el deporte y jugaba con los niños al fútbol”, dijo María Inés Tadeo, catequista de la comunidad.

“Lo recuerdo como una persona muy amable, muy abierta, joven, con muchas ganas de vivir; tenía muchos proyectos aquí en la parroquia. Él tenía a su cargo el grupo de acólitos, también tenía a cargo algunos otros apostolados”, señaló Marcelino Gutiérrez, Agente de Pastoral.

La Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM), emitió un comunicado en el que manifestó su “tristeza y consternación, ante el asesinato de un sacerdote más, en días consecutivos”.

México, el país latinoamericano más peligroso para ejercer el sacerdocio

México es el país latinoamericano más peligroso para ejercer el ministerio sacerdotal, así lo demuestran años de estudio de la Unidad de Investigaciones Especiales del Centro Católico Multimedial (CCM).

El miércoles 18 de abril, el Presbítero Rubén Alcántara Díaz, Vicario Judicial de la Diócesis de Cuautitlán Izcalli, fue asesinado con un arma blanca antes de que oficiara la misa de las 19 horas en la Parroquia de Nuestra Señora del Carmen. Ese día el Centro Católico Multimedial afirmó que eran 22 los sacerdotes asesinados durante el sexenio de Enrique Peña Nieto; sin embargo, con este crimen, asesinato del Padre Juan Miguel Contreras, sumarían 23.

2018

El 5 de febrero de 2018, la Arquidiócesis de Acapulco informó que el Padre Iván Añorve Jaimes, de 37 años, párroco de la iglesia del poblado de Las Vigas, municipio de San Marcos, y el Presbítero Germaín Muñiz García, de 39 años y párroco en Mezcala, municipio de Eduardo Neri, fueron asesinados cuando un comando atacó a balazos la camioneta en la que se trasladaban por la carretera federal Iguala-Taxco, en Guerrero, uno de los estados más violentos de México.

2017

En 2017, cuatro sacerdotes fueron ultimados: Joaquín Hernández Sifuentes de la Diócesis de Saltillo, asesinado en enero; Felipe Altamirano Carrillo, presbítero de la Prelatura del Nayar victimado en marzo; José Miguel Machorro Alcalá, presbítero de la Diócesis de Papantla y quien ejercía su ministerio en la Arquidiócesis Primada de México, quien murió casi dos meses después al sufrir un atentado en la Catedral Metropolitana, y finalmente, el anciano presbítero de la Diócesis de Nezahualcóyotl, Luis López Villa, torturado y asesinado brutalmente en julio, en lo que se presume fue un robo con todas las agravantes al interior de su casa.

Violencia creciente

Desde 1990, el CCM ha realizado un seguimiento puntual de los crímenes perpetrados contra sacerdotes y agentes de evangelización en el país, situación que ha se ha venido escalando de forma alarmante, especialmente desde el sexenio del ex presidente Felipe Calderón Hinojosa (2006-2012) cuando se registraron 25 casos: 17 sacerdotes, tres religiosos y 5 laicos asesinados en diversas circunstancias. “En la mayoría de estos casos –explica el CCM–  se tienen escasos avances en las indagatorias para conocer cuáles fueron las razones que llevaron a los victimarios a perpetrar homicidio contra estas personas”.

De acuerdo con el Centro Católico Multimedial, organismo de la Arquidiócesis de Primada de México.

De 1990 a 2016 se registraron 57 homicidios de religiosos en México.

En el sexenio del presidente Felipe Calderón se registraron 15 religiosos asesinados: nueve sacerdotes, un diácono, un religioso, dos seminaristas y dos laicos.  (Con información del Centro Católico Multimedial).

 

About Rebeca Ortega

Check Also

Templo de Culiacán, Sinaloa, funge como albergue

Redacción ArquiMedios El interior del Templo José María Escrivá de Balaguer en Valle Alto, Culiacán, Sinaloa, funge como albergue, debido a …

322 años de ser “El corazón de la Diócesis”

José Manuel Gutiérrez Alvizo (Segundo de  Teología) “Si es obra de Dios prosperará”, con estas …

7 comments

  1. Que Dios les otorgue el descanso eterno y la conversión de sus asesinos

  2. Heriberto Preciado Ruiz

    Y el Honesto Farsante va a conceder amnistía a estos asesino también

  3. Lilia García Quintanar

    Soy nieta del Gral. Pedro Quintanar… Cristero que vengó la muerte de los Santos Mártires de Chalchiguites, Zac. Libró la primera batalla Cristera en Huejuquilla el Alto Jalisco… Gracias a Él y al pueblo, vivimos hoy nuestra religión “Libre”
    Mi abuelo fué asesinado a traición por el Gobierno
    No permítamos retroceder !!!

  4. Absolutamente injustificable un asesinato, sea de quien sea. Eso está incuestionable.
    Lo que yo me pregunto es acerca de la motivación. Obviamente alguien tuvo la motivación suficiente para asesinarlo, ¿cuál seria ese motivo? Y aunque está claro que ningún motivo debería ser suficiente, solamente se me ocurre que alguien se sintió tan ofendido por las acciones de este sacerdote que decidió matarlo. Y solo veo dos opciones: incumplioi un trato con gente violenta que valora muy poco la vida o bien, ofendió los intereses de alguien que sabe que en nuestro méxico impune, no habría castigo.

    Cuando la impunidad sienta sus reales, ya nadie espera que las leyes y la justiicia sirvan para hacer valer derechos y cada quien se convierte en juez y verdugo.

    Esta es una reflexión de carácter general, no sé nada de juan miguel contreras y no se trata de su caso, es solamente el pie para que reflexionemos y, como sociedad, busquemos cómo corregir este clima de impunidad que tenemos que solamente nos llevará al caos que provoca el que cada quien busque la justicia por su propia mano porque las instituciones no funcionan. Quien toma justiicia por su propia mano tiene dos convicciones: 1a: que nadie le hará justicia. 2a. que no habrá consecuencias por lo que él mismo haga.

    Se nos está pudriendo el pais. Obra de los políticos.

  5. Perdón.. hay una tercera alternativa que debe ser mencionada: Tal vez fué tan íntegro que no se dejó sobornar por intereses políticos o criminales, tal vez le pidieron faltar a su labor pastoral y él se negó. Tal vez le ofrecieron un negocio sucio que rechazó…

    Y, nuevamente, es la impunidad que tenemos la que explica estas acciones sin consecuencias legales.

    • Pueden ser antas cosa Sr. jluis, que nunca lo sabremos, lo único clao es que existe la agresión contra toda persona que trabaje “derecho”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *