Vivir en clave de eternidad

Querida Lupita:

Te escribo para dar testimonio de la excelente recomendación que nos hiciste al sugerirnos vivir la Semana Santa de misiones en familia. Fuimos mi esposo y yo con nuestros hijos adolescentes. Fuimos tocados por el Espíritu Santo que nos motivó a servir y descubrimos que nuestra falta de entusiasmo por la vida era en realidad, encierro en nosotros mismos. ¡Es maravilloso salir al encuentro de los demás!.

Fátima G.

Hermana mía, Fátima:

La Palabra de Dios nos enseña que siempre hay más alegría en dar que en recibir (He.20, 35).

Y las neuro-ciencias hoy están corroborando este mismo principio:  Hay una creciente evidencia que indica que los niños pueden aprender prácticas de bondad y generosidad, de una manera que cambia el comportamiento y promueve bienestar (Dr. Richard Davidson, neuropsiquiatra, universidad de Wisconsin).

Nuestra sociedad actual experimenta una sensación generalizada de apatía. Faltan motivos para sentirse plenos y felices. Los jóvenes buscan experiencias extremas porque la magia de la vida cotidiana no les enciende el corazón.  Los padres y los hijos viven conectados a una vida virtual a través de las pantallas y desconectados de la vida real y de la convivencia familiar natural.

La experiencia de ir de misiones en familia rompe paradigmas y nos conecta con nuestra esencia: ¡Somos seres hechos para los demás!

El servicio a los demás es una de las mejores formas de transmitir los valores cristianos a nuestros hijos. Cuando vamos de misiones en Semana Santa, vivimos en clave de eternidad. El ánimo interior es de servicio total, se empieza el día con una meditación en la que ofrecemos nuestras acciones a Dios, nos mantenemos activos en una sana convivencia practicando los valores que facilitan las sanas relaciones humanas. Encontramos espacios para la oración privada y comunitaria. Buscamos activamente un encuentro con Cristo en nuestros hermanos y en los oficios de la Semana Mayor.

Esta vivencia debiera prolongarse toda la vida. ¡Vivir el momento presente en clave de eternidad!. Esto significa, preguntar a Dios lo que nos pide hacer en el minuto presente y, hacerlo sin dudar.

Lupita Venegas/Psicóloga

Facebook: lupitavenegas

About Rebeca Ortega

Check Also

Maitines guadalupanos

Sergio Padilla Moreno Hace días pude platicar con un reconocido científico y profesor en una …

Restauración de Basílica de la Natividad aumenta visitas a Tierra Santa por Navidad

Redacción ArquiMedios Las autoridades de Belén, en Palestina, informaron que los trabajos de restauración de …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *