Noche oscura en México

Sergio Padilla Moreno

Estamos todavía en tiempos pascuales, pero parece que en México nos quedamos en la oscuridad de la noche del viernes santo. Al momento de escribir estas líneas han pasado pocos días de que nos enteramos de que los jóvenes Salomón Aceves, Marco García y Daniel Díaz fueron brutalmente asesinados; sus vidas, sus sueños y sus cuerpos fueron sometidos a las más absoluta y abyecta desintegración. Otros nombres también se suman a la violencia: los de Moisés Fabila Reyes y Juan Miguel Contreras García, dos de los sacerdotes que han sido asesinados en los últimos días. Junto a estos nombres están los de miles de mujeres y hombres de todas edades que, a lo largo y ancho del país, han sido víctimas de desaparición y asesinato. Y el porvenir no parece muy alentador.

Cotidianamente constatamos en carne propia la desintegración social y la ausencia del Estado, ya que los índices delictivos de diverso orden crecen sin parar; los niveles de corrupción se mantienen a tope y las campañas electorales han caído en el fangoso terreno de las descalificaciones y los ataques sin fundamento. A través de las redes sociales, cuyo uso masivo es un hecho novedoso en este proceso electoral, se suben mensajes que no surgen de la razón sino de la parte más baja del intestino; se respira un ambiente de encono, división y enemistad. Para documentar el pesimismo, constatamos que en este país se grita con más fuerza un gol que el reclamo por la justicia y la construcción de un país donde podamos vivir como humanos.

Como creyentes siempre nos queda la esperanza de saber que después de la cruz viene la Vida. El arte, lo he insistido a lo largo de las colaboraciones en esta columna, es un vehículo para ahondar y sentir la realidad en toda su densidad. Es así que para esta noche oscura sugiero escuchar la Sinfonía no. 3 “De las lamentaciones”, de Henryk Górecki (1933-2010). Esta obra fue compuesta en 1976 y estrenada en Francia al año siguiente. El primer movimiento de la sinfonía se apoya en un texto polaco del siglo XV titulado Lamento ante la sagrada cruz y nos van revelando una melodía con base repetitiva sobre la que emerge la plegaria en voz de una soprano para finalmente desvanecerse. En el segundo movimiento se recurre a una oración de súplica a la Virgen que una joven mujer escribió en una de las paredes de la prisión nazi de Zakopane. El tercero se basa en una canción folklórica polaca. El carácter profundamente creyente de Górecki hace de esta obra un canto de esperanza a la vida, en medio de la barbarie que significó el Holocausto durante la II Guerra Mundial. Una obra inspirada en el dolor, pero que abre a la esperanza.

[email protected]

Henyrck Górecki – Sinfonía nº3 Op. 36 “Sinfonía de las Lamentaciones”

https://www.youtube.com/watch?v=FI8DCcVPCDI

About Rebeca Ortega

Check Also

Padrinos, nuestros compañeros en el camino de la vida cristiana

Algunos buscan que sean buenos compadres, otros que den buenos regalos o que cooperen para …

¿Por qué quieres recibir los sacramentos de la Iglesia?

Muchos buscan los sacramentos para completar su vida social más que para iniciar o dar …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *