Blasfemando con estilo y a la moda

Fabián Acosta Rico

Cobra fuerza, en este mundo global, una sensibilidad que exige respeto a las formas y expresiones culturales sobre todo de las civilizaciones no occidentales, por lo cual, incurren en una falta de respeto aquellos que copian las indumentarias indígenas u orientales sin una verdadera conexión con la filosofía, la fe y la cosmovisión de los pueblos o culturas que las crearon.

Marcas como Madewell, Mara Hoffman, Zara Rapsodia… han creado prendas copiando diseñaos artesanales sin ni siquiera tener la atención de agradecer y menos de homenajear a los pueblos que, comunitaria e históricamente, son sus legítimos dueños.

Al usar algún elemento o atuendo de esas culturas, debe hacerse con todo respeto y con el consentimiento moral de los pueblos que heredaron y resguardan dichas expresiones culturales; hacer lo contrario, es decir, disfrazarse con los símbolos de una cultura, lejana o cercana, sólo por capricho, es grosero e irresponsable.

Es muy cuestionable lo ocurrido, en aras del glamur y la banalidad, durante la Gala del Museo Metropolitano de Nuevo York, el Met, el pasado 7 de mayo, durante la cual las celebridades invitadas lucieron vestimentas, de reconocidos modistas y marcas, inspiradas en la cultura católica.

Este evento, que tiene lugar año tras año, tiene como propósito inaugurar la exposición de modas del museo. Como parte de la organización, es tendida una alfombra foja que sirve de pasarela a los invitados de honor; quienes con apego a la temática de la exposición deciden su vestir.

Este año la temática fue “Cuerpos celestiales: moda e imaginación católica”. Bajo este membrete, desfilaron las celebridades luciendo los atuendos y vestidos más irreverentes y provocadores; que tuvieron como escenario una exposición de objetos prestados por el Vaticano, como la casulla de Pío XI, los zapatos de San Juan Pablo II y la tiara de Pío IX…

En la gala apareció Sarah Jessica Parker ceñida en un vestido dorado portando una corona que recreaba, a manera de Belén, el nacimiento de Cristo. También desfiló el actor que personifico en la pantalla grande al Joker,  Jared Leto, quien eligió un traje y una estola para personificar a Jesús, en compañía de la cante y actriz, Lana del Rey, la cual, por su parte, lució un corazón traspasado por espadas inspirado en la Virgen Dolorosa.

Fue invitada a la gala, la mexicana Eiza González quien de capa blanca se dejó fotografiar en un atuendo de sexi-monja; menos atrevida, Katy Perry le apostó a lo seguro con un vestido corto dorado adornado con dos grandes alas tipo ángel. La más aplaudida y criticada de la noche fue, sin duda, la cantante Rihanna que escogió un atuendo corto que parodiaba al de un Papa; lo complementó con una mitra igual de extravagantes. El problema estriba en la doble moral: mientras el lucir en la alfombra roja como una María Auxiliadora es tomado como un acto de glamur y vanguardismo, el lucir un peinado africano antiguo, será reprobado.

Más de alguien dirá que en el mundo de la moda todo es válido y que estamos en otros tiempos más seculares en los que priva la desacralización de los símbolos religiosos; hay libertad para darle un uso ornamental a cualquier pieza de arte sacro. Y hay de aquel que proteste porque queda en ridículo y señalado de medieval.

About Rebeca Ortega

Check Also

Padrinos, nuestros compañeros en el camino de la vida cristiana

Algunos buscan que sean buenos compadres, otros que den buenos regalos o que cooperen para …

¿Por qué quieres recibir los sacramentos de la Iglesia?

Muchos buscan los sacramentos para completar su vida social más que para iniciar o dar …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *