Gracias abuelita, tú me transmitiste la Fe

Lic. Lupita:

Agradezco a Semanario por darnos educación en la fe, pues la podemos leer en muchos de sus artículos. Yo soy hija de madre soltera y tuvo una lejanía de la iglesia por la que nunca me habló de Dios. Lo poco que aprendí me lo dio mi abuelita, quien antes de morir pudo verme haciendo mi primera comunión. Me he dado cuenta de que varias amigas también recibieron la fe de sus abuelos. Quisiera que se les diera un reconocimiento ya que los padres de hoy no hablan de Dios.

Andrea G.

Hermana mía, Andie:

Ciertamente estamos enfrentando esta realidad: nuestros abuelos transmitieron la fe a sus hijos, pero ésta les fue arrancada en las escuelas, en los ambientes secularizados, en los medios de comunicación. Sembraron la Buena Semilla en terreno pedregoso. Y es que ha habido todo un proceso por el cual quitamos a Dios, primero del campo político, después del campo educativo, y finalmente de los hogares. Por fortuna, estos abuelos siguen hablando de lo que llevan en su corazón.

Mons. Fulton J. Sheen, reflexionaba así: “El mal que padece el mundo se debe, más que a la aparición de ideas nuevas, al repudio de verdades antiguas. El objetivo es restablecer la antigua verdad que afirma que es menester volver a descubrir al hombre, no al hombre animal del cual tanto sabemos, sino al hombre racional del que tanto ignoramos. Y ese descubrimiento solo se logrará cuando conozcamos a aquel a cuya imagen y semejanza fue creado el hombre, pues comenzamos a ser libres cuando Dios comienza a ser importante”.

Considero que el terreno en el corazón de los jóvenes está más fértil hoy, pues existe un cierto cansancio de una vida sin sentido, sin profundidad, entregada al placer. Hoy, los jóvenes descubren a Dios fuera de casa y luego lo llevan a sus familias. Y cuántas veces fue una piadosa abuelita, un abuelo sabio, quien con amor sembró las primeras oraciones en la mente y corazón de sus pequeños nietos. !Felicidades y gratitud eterna para los abuelos que comprenden que cada día de vida es una oportunidad para proteger a sus nietos de las insidias del mal, con su oración, su catequesis y su ejemplo!

Lupita Venegas/Psicóloga

Facebook: lupitavenegas

 

About Rebeca Ortega

Check Also

Padrinos, nuestros compañeros en el camino de la vida cristiana

Algunos buscan que sean buenos compadres, otros que den buenos regalos o que cooperen para …

¿Por qué quieres recibir los sacramentos de la Iglesia?

Muchos buscan los sacramentos para completar su vida social más que para iniciar o dar …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *