Pa’ servir a usted

 

“Cuanto más poderoso eres, más impacto tendrán tus acciones en la gente, más responsable eres para actuar humildemente. Si no lo haces, tu poder te arruinará, y arruinará al otro…”, Papa Francisco

Fernando Díaz de Sandi Mora

No hay un poder más grande que el de servir y hacer que la vida del otro sea más placentera, llevadera, agradable. Tú y yo fuimos puestos en este mundo para hacer con nuestra vida, un mundo más digno para todos. Servir es el lenguaje del amor.

El mundo está diseñado a la perfección, porque cada persona tiene la opción de trabajar para alcanzar la autorrealización y encontrar un espacio satisfactorio para todos. Descubrir tus dones y usarlos en favor de otros, representa una ganancia para el mundo.

El entorno desfavorable que se vive en prácticamente todos los entornos de nuestro mundo moderno obedece, en gran manera, a la deshumanización y a la falta de un espíritu de servicio comprometido e íntegro con la misión y el aprovechamiento y desarrollo de los recursos de cada persona. “Cada quien que se rasque con sus uñas” parece ser la premisa bajo la que opera un mundo en el que todos viven para sí mismos, pero muy pocos viven para apoyar a los demás.

A golpe de látigo, el universo, la vida o Dios, logran sacar de pronto algunos destellos de humanidad y servicio. No es de extrañar que en medio de una catástrofe natural, como un sismo o una inundación, la ayuda y el servicio aparecen en escena y se multiplica el apoyo en favor de los afligidos. Pero, tampoco es raro que algunos “se sirvan” del servicio y aparecen los gandules bajo colores o banderas que poco o nada tienen que ver con la transparencia, pureza y lo sagrado del servicio.

El interés genuino por la humanidad radica en la capacidad de los seres humanos de brindarse desde el corazón. Implica la entrega, la incondicionalidad, el dejar de lado los intereses personales, la ganancia. Es muy fácil ayudar cuando un beneficio está de por medio, cuando alguien nos ve, cuando habrá al menos un reconocimiento.

¡Que no te llamen solamente los trabajos fáciles…! Un buen servidor es capaz de entrarle a todo, a lo que nadie quiere hacer, a lo que le sacan la vuelta. ¿Recuerdas a alguien lavando los pies de manera sorpresiva a sus amigos? De eso hablo: de actuar en favor de otro cuando la oportunidad aparece y la necesidad apremia.

Sirve desde tu escritorio con un trabajo a consciencia. Sirve al entrar a casa y abrazar a tu familia. Sirve al no caer en la tentación de criticar y despotricar contra el cura o contra tu iglesia. Sirve al poner la basura en su lugar. Sirve al sonreír, al ceder el asiento. Sirve siempre, como sea…

Así de fácil: Si no sirves… Perdón, pero NO SIRVES.

Facebook/Fernando D’Sandi

About Rebeca Ortega

Check Also

Regresó a la casa del Padre, Mons. Salvador Flores Huerta, Obispo Emérito de la Diócesis de Ciudad Lázaro Cárdenas

Redacción ArquiMedios A través de un comunicado, la Conferencia del Episcopado Mexicano  informó que el viernes …

En Navidad celebramos la santidad de la vida, dice Cardenal tras atentado en Francia

Redacción ArquiMedios El Presidente de la Conferencia Episcopal Italiana (CEI), Cardenal Gualtiero Bassetti, afirmó que …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *