Reciben sacramentos de la Confirmación y Primera Comunión

El Arzobispo de Guadalajara, Cardenal José Francisco Robles Ortega, visitó la comunidad de María Madre Nuestra, en Valle Real.

Yara Martínez González

En una Eucaristía que fue presidida por el Arzobispo de Guadalajara, Cardenal José Francisco Robles Ortega, 54 jóvenes de la comunidad de María Madre Nuestra, en Valle Real, recibieron el sacramento de la Confirmación, y ocho más hicieron su Primera Comunión, el pasado sábado 19 de mayo.

Acompañados de papás y padrinos, escucharon las palabras del Purpurado, quien les recordó que el mal existe, gracias a que los seres humanos aportamos nuestro granito de arena para que haya corrupción, mentira, violencia y engaño.

“No nos gusta la violencia, la inseguridad, la corrupción ¿verdad que no nos gusta todo es? El mal no nos agrada, no nos hace sentir bien. Pero  preguntémonos ¿Quiénes hacen ese mal? ¿Quién lo produce? Nosotros, nosotros vamos poniendo un granito de arena para que haya mentira, para que haya engaño, rencor, venganza, trampa, corrupción. Nosotros vamos poniendo nuestro granito de arena para que el mal se produzca”.

A los confirmados les recordó que con este sacramento no termina nada, al contrario, comienza una vida en la que tienen que ser fieles discípulos de Jesucristo Nuestro Señor, quien a través de la Confirmación, envía a su propio Espíritu para ser sus discípulos y los continuadores de su obra.

“Hoy, con su Confirmación, hoy no termina nada para ustedes, hoy comienza una nueva etapa en su vida cristiana, una etapa de más conocimiento de la palabra de Dios, una etapa de más compromiso con la comunidad, una nueva etapa de compromiso de ser discípulos de Cristo, quien pasó por el mundo haciendo siempre el bien, nunca el mal. A ustedes les corresponde continuar con esa obra buena hacia los demás”.

También hizo un llamado a la comunidad para acompañar, con su oración, a quienes recibieron su Primera Comunión. A sus papás, dijo, deben guiarlos con el ejemplo para que, unidos a Cristo, sean ejemplo vivo de bien en el mundo.

La Santa Misa fue concelebrada por el Párroco de María Madre Nuestra, el Padre Francisco Jiménez Fajardo, quien en un sentido mensaje, agradeció al Arzobispo de Guadalajara, su presencia en esta comunidad, en la que dijo, oran por su ministerio.

Fotos. Yara Martínez González

About Yara Martínez González

Check Also

CultivArte. Literatura, música sacra y religiosidad popular

Pbro. Tomás de Híjar Ornelas El  martes 23 de octubre de este 2018, a las …

El vientre materno, el espacio más bendecido

Hermanas, hermanos en el Señor: El Hijo de Dios se encarnó en el seno virginal …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *