El ejemplo de aquella generación nos puede enseñar la verdadera Fe

Rebeca Ortega Camacho
Fotos: Luis Daniel Tadeo Velázquez

Con motivo del 91° Aniversario del martirio de San Cristóbal Magallanes Jara y San Agustín Caloca Cortés, el Arzobispo Emérito de Antequera, Oaxaca José Luis Chávez Botello presidió la Santa Misa en el Templo de Santa Teresa, el viernes 25 de mayo.
Gran devoción tiene el Obispo José Luis Chávez por San Cristóbal Magallanes; ambos, en diferentes periodos, desempeñaron su ministerio sacerdotal en Nuestra Señora del Rosario, en Totatiche, Jalisco, lugar de nacimiento del mártir. Con el objetivo de recordar la vida y obra de San Cristóbal Magallanes; su ejemplo de fe, valentía y sobresalientes virtudes, se celebró la Eucaristía en su memoria. La Santa Misa fue concelebrada por el Presbítero Tomás de Híjar Ornelas, capellán de Santa Teresa.

El Señor es compasivo
Durante su homilía el Arzobispo Emérito de Antequera señaló: “He querido precisamente venir a este lugar, porque buscaba un lugar donde la presencia de San Cristóbal y San Agustín Caloca estuviera cercana, (San Cristóbal Magallanes, fue ordenado sacerdote en setiembre de 1899 en el Templo de Santa Teresa en Guadalajara), ellos fueron martirizados el 25 de mayo de 1927 en Colotlán.
“Los creyentes, tenemos que ir recogiendo, no olvidar, recoger las huellas de los que siguen de cerca a Cristo. Este lugar es significativo… Hoy quisiera simplemente hacer mención, a la luz de esta respuesta del Salmo responsorial (“El Señor es compasivo y Misericordioso”), ¿cómo experimentó San Cristóbal esa bondad y Misericordia de Dios? Una generación de creyentes que vibraban precisamente con el amor de Cristo, el amor de Dios. No es casualidad que en esa generación de hace 100 años se haya impulsado mucho la devoción y el amor a la Eucaristía y el amor al Sagrado Corazón, que son precisamente devociones que se enraízan en el corazón.
“Yo pienso que hoy, si nos confrontamos, si nos comparamos con aquella generación de nuestros abuelos, dejamos mucho que desear. Hemos dejado perder la fuente de estos hombres y mujeres; pensemos, cómo afrontaron precisamente esta etapa difícil del período de la vida cristiana. Cómo afrontaron las adversidades y los ataques de la vida cristiana. Ahí están los mártires, tantos ejemplos de hombre y mujeres que dieron la vida por el Señor.
“Hoy nos encontramos en una situación difícil, muy sútil de ataques, pero parecería que en esta generación estamos bajando los brazos, estamos dejando perder no solamente los signos, sino valores. El ejemplo de los Santos, el ejemplo de aquella generación nos puede enseñar; no a repetir lo mismo que hacían, sino a interpretar y adaptar esas convicciones de fe para responderle al Señor.
“Hoy es un día especial, en que la Providencia de Dios el Señor nos invita en torno al martirio de San Cristóbal y san Agustín Caloca, a levantar la mirada, sobre todo a levantar el corazón, para recoger lo que vale la pena. La respuesta de fondo será, que la vida cristiana es la mejor respuesta y la mejor arma para doblegar la violencia en nuestro país”, señaló el Arzobispo Emérito de Antequera Oaxaca, José Luis Chávez y recordó que su primer destino fue precisamente la parroquia en Totatiche.
La Santa Misa concluyó con la imposición de la reliquia de la Santa Cruz a todos los presentes. La reliquia se impone todos los viernes después de la Misa de las 12 horas en el Templo de Santa Teresa.
San Cristóbal Magallanes, encabezó la causa de Canonización de 24 compañeros mártires entre los que figuró el Padre Agustín Caloca y laicos martirizados durante la persecución religiosa en México. Fueron Beatificados por el Papa Juan Pablo II el 22 de noviembre de 1992, y Canonizados en 2002 por el mismo Pontífice.

Alegría por su martirio
Entre los presentes en la Eucaristía de Aniversario, se encontró Carmen Alicia Pérez Jara, hija de una sobrina directa del señor Cura Cristóbal Magallanes. “Estamos muy contentos, nos emocionamos mucho”, dijo la entrevistada y agregó que recuerda con alegría la gran fiesta que se realiza en Totatiche en honor al mártir; y añadió que su mamá era cercana al sacerdote y conserva algunas cartas que escribió San Cristóbal.
También, estuvo presente María del Carmen Pulido Cortés, receptora del milagro que sirvió para la canonización de San Cristóbal Magallanes y 24 compañeros mártires. “El milagro consistió en que yo tenía una enfermedad incurable, tenía tumores en los senos y los médicos declararon que no tenía posibilidades de que sanara; pero, gracias a Dios y a San Cristóbal y a sus 24 compañeros mártires, ajuste 25 años de estar curada, el 30 de enero de 1993 se dio el milagro.
“Para mí esta fecha es muy importante. Es un día muy especial, porque Dios eligió a San Cristóbal y al Padre Caloca para que entregaran su vida, y con ello tuvieran abiertas las puertas del cielo. Fueron llamados a cumplir la meta que tenemos todas las personas de alcanzar, la santidad; ellos a través del martirio, fue el culmen de una vida de santidad. Gracias a Dios las cosas se dieron y fueron reconocidos como santos este grupo de mártires, que para la Iglesia de México son un orgullo y una gran bendición”, compartió Carmen Pulido.

About Rebeca Ortega

Check Also

Se abrieron dos casas para refugiados y mujeres migrantes vulnerables en Roma

Redacción ArquiMedios Dos casas para mujeres refugiadas nacieron en Roma con niños migrantes y mujeres …

Maitines guadalupanos

Sergio Padilla Moreno Hace días pude platicar con un reconocido científico y profesor en una …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *