Metodología Pastoral Participativa

Pbro. José Marcos Castellón Pérez

Existen al menos tres metodologías que se aplican a la acción pastoral, especialmente en América Latina: la prospectiva, la estratégica y la participativa. La prospectiva tiene como característica principal la de mirar el futuro deseado para anticiparlo; el futuro correría sin rumbo si no se modificaran las tendencias presentes o correría bajo la agenda de otros grupos, por lo que se pretende generar no sólo un futuro próximo, sino de largo plazo; en cuanto futuro deseable se debe comenzar a cambiar el presente con la intencionalidad de conducirlo ya al futuro idealizado. La metodología estratégica tiene como finalidad la de mantener, fortalecer, potenciar y expandir la institución que la asume; para llegar a ese fin debe tener claridad en la propia identidad  y de las circunstancias que le rodean, en cuanto afectan su misión, (Fuerzas, Oportunidades, Desafíos y Amenazas -FODA), para desarrollar las oportunas estrategias. La metodología participativa se desarrolla siempre de forma comunitaria a partir de las necesidades reales de los que realizan la planeación y ellos mismos son los destinatarios; su finalidad es realizar una acción pastoral en conjunto, organizada y con vistas a incidir en la realidad para transformarla.

En nuestra Arquidiócesis de Guadalajara se eligió la metodología participativa porque:

Sociológicamente es un proceso educativo que ayuda a tomar consciencia de la propia realidad y de asumir, de forma corresponsable e inmediata, la solución a los problemas, la satisfacción de las necesidades y la generación de la propia historia (en algún momento puede empatarse con la prospectiva). Además es un proceso comunitario en el que van tomando parte, poco a poco, más personas hasta formar redes sociales de transformación, es decir, se crea en las comunidades la capacidad de diálogo, de organización y de interrelación con otras comunidades e instancias para lograr los objetivos que se plantean.

Teológicamente responde a la naturaleza de la Iglesia, que es misterio de comunión y participación. La Iglesia es sacramento de salvación en el mundo y su finalidad no puede ser la de afianzar su institucionalidad, como lo pretende la metodología estratégica, sino la de anunciar, testimoniar y hacer presente la salvación de Cristo para el mundo. Nuestro Arzobispo ha dicho que “el que no participa, no asume”, no se siente parte integrante de la acción apostólica de la Iglesia. La participación implica ser y sentirse parte de la Iglesia y de su misión por el sacramento del bautismo, y tener parte de los bienes de salvación que se comparten en comunidad

Pastoralmente favorece la pastoral de orgánica y de conjunto. La pastoral orgánica es la que permite el aprovechamiento integral de todos los recursos pastorales que tiene la Iglesia en vistas a conseguir un objetivo común. La pastoral de conjunto exige de parte de la acción pastoral coordinación, articulación y unificación de criterios, así como la vinculación con instancias que buscan el bien común. Sin una pastoral orgánica y de conjunto la acción pastoral, por muy loable que sea, termina siendo intrascendente.

About Dulce Romero

Check Also

María Santísima me ha recibido en esta Parroquia

El Pbro. Carlos Javier Díaz Vega tomó posesión de la Parroquia de Nuestra Señora de …

82 jóvenes reciben el sacramento de la Confirmación

En el marco de las fiestas patronales, el Arzobispo de Guadalajara, Cardenal José Francisco Robles …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *