Jalisco libre y soberano

Pbro. Armando González Escoto

Hace 197 años, un 11 de junio, el reino de la Nueva Galicia proclamó su independencia, y justamente el día 13 el ejército insurgente ingresó a Guadalajara procedente de San Pedro Tlaquepaque, donde había tenido lugar la proclama. Era el día en que igualmente llegaba a Guadalajara la Virgen de Zapopan para iniciar su visita anual, coincidencia que los insurgentes buscaron pues ese día no se trabajaba y acudían a la ciudad centenares de personas procedentes de toda la comarca para participar en los festejos con que se recibía a la venerada imagen mariana. Al regresar a sus lugares de origen llevarían la noticia de la independencia junto con el relato de las fiestas.

La independencia de la Nueva Galicia se logró gracias al acuerdo entre los principales actores sociales, comenzando por el señor obispo Juan Cruz de Cabañas y los personajes más notables de la región, sea en el campo empresarial que en el campo del pensamiento o de la política.

Declarada la independencia regional se procedió a proclamar a la Virgen de Zapopan como generala de armas del ejército libertador colocando sobre su imagen la banda azul, generalicia, y el bastón de mando. A partir de entonces y hasta 1859, la llegada de la Virgen a la ciudad y su salida, el 5 de octubre, era acompañada por el ejército quien la saludaba con el disparo de los 21 cañonazos de honor y salvas de artillería.

197 años después Jalisco no solamente ha sobrevivido a todo tipo de guerras civiles y revoluciones, también ha logrado un progreso que fue muy sostenido y espléndido particularmente a partir de 1935, con un crecimiento equilibrado entre la ciudad capital y sus municipios, pero que ya desde 1968 comenzó a vivir tanto las oportunidades como los estragos de los nuevos tiempos.

Por algún cálculo equivocado el crecimiento de Guadalajara se salió de control, por alguna omisión lamentable el estado perdió autoridad en la defensa de sus recursos naturales, por la elección ciega de un determinado sistema económico, la sociedad ha ahondado, laboralmente, en un esquema de explotación que recuerda los inicios del porfiriato, por la superficialidad de los tiempos la educación escolar y la cívica dejaron de producir beneficios en la convivencia ciudadana, lo que hace cincuenta años era parte de presunción turística hoy es en cambio motivo de vergüenza, por ejemplo el antes famoso Salto de Juanacatlán, el pescado blanco de Chapala, las riberas del río Santiago, o la obligada visita a la Plaza de los Mariachis.

Imperceptiblemente las casas de Guadalajara dejaron de tener sus puertas abiertas, la desconfianza se adueñó de la gente y la inmigración masiva ha llevado a rebautizar edificios y lugares emblemáticos de nuestra ciudad.

Sin duda que muchas cosas han cambiado, unas para bien y muchas otras para mal, pero hay una que se mantiene constante como el lazo de unidad que nos conecta con nuestros orígenes, con nuestra identidad, la visita anual de la Virgen de Zapopan.

About Rebeca Ortega

Check Also

Agencia Reuters entrevista al Papa sobre la actualidad internacional

La crisis migratoria, el futuro de la Iglesia, la reforma vaticana, la cuestión de los …

El Sagrado Corazón de Jesús y la Familia

Lupita: Estoy profundamente triste. Mi esposa me ha pedido el divorcio y yo no quiero …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *