La educación cristiana de la sexualidad, es la educación para el amor

Lupita:

¿Qué podemos hacer los padres de familia ante nuestros hijos jóvenes que están convencidos de que su sexualidad es para obtener placer y nada más? Nosotros queremos transmitirles el valor de fundar una familia por la puerta del matrimonio -unión indisoluble entre un hombre y una mujer- pero ellos no comparten nuestra visión. Todo el ambiente socio-cultural está en contra de los valores cristianos en estos temas.

Ana Lourdes y Francisco T.

Muy estimados, Ana Lourdes y Paco:

Es verdad que se nos quiere imponer una visión mutilada de la sexualidad humana, y ya han moldeado las mentes y corazones de nuestros hijos a través de las escuelas y otros medios masivos.

Hoy confundimos amor con sexo y felicidad con placer. Nada más lejos de la verdad.

¿Debemos los padres de familia “sucumbir” ante la modernidad? ¿Debemos considerar que nuestros valores cristianos han pasado de moda? ¡De ninguna manera!, es tiempo de presentar con pasión la alegría de la verdad sobre la sexualidad humana.

Esta confusión en el tema de la sexualidad es en realidad una confusión respecto a lo que es el amor. ¡La Sexualidad humana está diseñada para ser vivida en el marco del amor verdadero!.

Recomiendo a los padres de familia y a los jóvenes en general, acudir a cursos sobre Teología del Cuerpo, los hay en diversas diócesis, en el Instituto Juan Pablo II y también los hay en línea. Asimismo existe amplia  bibliografía al respecto. El grupo Trascentia distribuye  libros excelentes sobre educación integral de la Sexualidad, para quienes quieran educar en el amor (Facebook: Trascentia/ WhatsApp 3310926919). En ellos se nos hace ver que el desarrollo y cuidado físico, afectivo, espiritual y socio-cultural son vitales para la formación integral de la persona; y que, la educación integral de la sexualidad consiste en enseñar a amar.

Presentemos al mundo con nuestro testimonio, la belleza de la familia cristiana, la feliz conveniencia de educar para la fidelidad en el amor, el anhelo alegre de tener hijos para amarlos y darles lo mejor de nosotros mismos.

Lupita Venegas/Psicóloga

Facebook: lupitavenegas

About Rebeca Ortega

Check Also

¿Somos capaces de escuchar el clamor de los pobres?

El domingo 18 de noviembre se celebra la II Jornada Mundial de los Pobres, instituida …

Los pies en la y tierra y la mirada en el cielo

Querida Lupita: ¿Cómo proteger a nuestros hijos de la tendencia que hay en el ambiente …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *