La importancia de votar

Pbro. Armando González Escoto

Nuestra democracia enfrenta todavía diversos retos, uno de ellos es persuadir a la gente de la importancia que tiene emitir su voto. Ante esta responsabilidad ciudadana muchas personas se excusan diciendo que no sirve de nada votar, que de todos modos las cosas no van a cambiar, que van a ganar aquellos que ya fueron impuestos, que el voto será alterado o no se respetará.

Es verdad que en nuestra memoria social persiste la experiencia negativa de muchos años, en que efectivamente el ciudadano solamente ha contado a la hora de las campañas y de las promesas, no a la hora del cumplimiento. También es cierto que en el pasado los fraudes electorales eran algo totalmente común, y que pese al esfuerzo de amplios sectores de la sociedad esos fraudes no han dejado de darse incluso en procesos electorales recientes. Estas realidades han desanimado a la gente, la han vuelto apática y poco participativa en la emisión de su voto. Para quienes gobiernan, esa actitud social ha resultado bastante lucrativa; cuentan con esa apatía, esa enajenación de los mexicanos con respecto al ejercicio democrático, pues les permite actuar a sus anchas sin que haya nadie que les ponga límite. Ya hemos visto hasta donde se puede llegar por el camino de los abusos, de la ineptitud y la irresponsabilidad cuando la sociedad se mantiene al margen del gobierno.

Por lo mismo, el que cada vez sea mayor el número de personas que van y votan, es ya en sí mismo un mensaje importante; es decirle a quienes van a gobernar que existe una nueva conciencia social, una nueva actitud, un despertar de la gente cansada y herida de tantos  gobiernos que no han sabido conducir al país en paz y en justicia, es enviar el mensaje de que ya no será tan fácil reproducir, una vez más, toda la serie de conductas escandalosas que han marcado al actual sexenio, federal y estatal; que ya no será tan fácil una actuación impune de quienes ejercen mal el servicio que la sociedad les confía.

La misma evolución que han tenido los tiempos actuales, hace más urgente el que todo mundo salga a votar y se empodere de su papel ciudadano; hoy es el día en que la ciudadanía tiene la palabra y decide, para posteriormente poder igualmente exigir, pues el que gane debe gobernar para todos, porque con el dinero de todos, es que se les paga.

No estamos pues, llegando al final de una campaña, sino al inicio de una nueva actitud, en que la sociedad, a partir de las elecciones, se hará corresponsable del gobierno del país, del modo en que se gasta su dinero, y de las leyes que tantas veces a sus espaldas, se han hecho y avalado en contra de los intereses de la gente y de la nación.

 

About Rebeca Ortega

Check Also

Pequeñas acciones, germinadoras de grandes cambios

Karime Ramos Godoy Cuando decimos “fiesta infantil”, lo primero que nos viene a la cabeza …

Pelagianismo

Pbro. José Marcos Castellón Pérez Pelagio, originario de Gran Bretaña, nació aproximadamente en el 355 …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *