La Generala recorrió el Lago en “Darivanna”

Dulce Natalia Romero Cruz

Rebeca Ortega Camacho

Fotos: Daniel Tadeo Velázquez

En el marco de la visita de la Virgen de Zapopan a Chapala, el lunes 9 de julio, La Generala dio un paseo en lancha por el Lago y visitó la Isla de los Alacranes. La Imagen de Nuestra Señora de la Expectación estuvo acompañada por centenares de fieles, quienes peregrinaron a bordo de las embarcaciones turísticas.

Atraídos por la visita de la Imagen de la Virgen de Zapopan, cientos de ribereños y turistas, llegaron el lunes por la mañana al malecón de Chapala, donde los agentes de pastoral de la Parroquia de San Francisco de Asís y la “Unión de trabajadores y pescadores del Lago de Chapala”, ya tenían todo preparado para realizar el tradicional paseo en lancha, que anualmente ofrecen a la Patrona de la Arquidiócesis de Guadalajara.

El cielo se despejó y la presencia de Nuestra Señora de la Expectación iluminó el día. Sin hacerse esperar, en punto de las diez de la mañana, las campanas de la parroquia repicaron para anunciar la salida de la Reina del Lago del recinto; a su paso, los aplausos, porras y rezos no se hicieron esperar.

Cuatro servidores suyos, dos franciscanos y dos sacerdotes diocesanos, llevaron en andas la Imagen de la Virgen de Zapopan hasta el muelle y después la colocaron en la lancha que portaba el nombre de “Darivanna”. Subieron los franciscanos, los presbíteros, algunos agentes de pastoral y un coro, que con cantos y alabanzas amenizó todo el trayecto.

Posteriormente, los cientos de fieles fueron arribando a las 40 embarcaciones que se dispusieron como transporte para los peregrinos. Familias completas, niños y ancianos, las carriolas y bastones no fueron impedimentos para acompañar a La Generala.

Una vez a bordo de las lanchas, comenzó el viaje a la Isla de los Alacranes, un trayecto de aproximadamente 20 minutos. Como un faro que guía a los grandes barcos; así, Nuestra Señora de Zapopan, fue el faro que todas las embarcaciones siguieron para llegar a buen puerto.

Posteriormente, una a una, las lanchas arribaron a la Isla de los Alacranes; por el muelle principal descendió la Reina del Lago y entre cantos y alabanzas recorrió el camino hasta la Capilla dedicada a la Virgen de Guadalupe, ubicada en el centro de la Isla. La pequeña capilla fue adornada con globos y en medio de los presentes, la Madre de Dios, recibió aplausos y escuchó las necesidades de sus hijos.

La Virgen María se encamina presurosa

El rezo del Santo Rosario fue la antesala para disponer a los asistentes a la Celebración Eucarística. Durante su homilía, el Presbítero Daniel Edauco Hernández Serrano, Vicario de la Parroquia de Nuestra Señora Consuelo de los Afligidos, enfatizó la alegría que da cuando “nuestra Madre va a visitarnos a nuestra casa, es un gran júbilo el que se experimenta; tener cerca a aquella que nos ama, que nos conoce, que está dispuesta a dar su vida por nosotros; y hoy repetimos esa situación en esta comunidad, en este lugar simbólico para nosotros.

“María viene a nuestros hogares, a nuestra vida, María se acerca a nuestra realidad para recordarnos que Dios está presente en medio de nuestra vida, y que Él no se aparta de nosotros… El Señor no deja de bendecirnos, no deja de socorrernos.

“Hoy, al recorrer el Lago, escuchaba como alguien decía: ‘¡Viva la Virgen de Zapopan!’, ‘¡Viva la Patrona de la Arquidiócesis!’, ‘¡Viva la Reina del Lago!’. Si yo me pusiera a preguntarle a cada una de las personas que estamos aquí, qué prodigio hemos recibido de Dios a través de María, podríamos darle más títulos que de los que se le reconocen normalmente. Podemos decir que ella nos ha sacado de alguna enfermedad, nos ha dado trabajo; es intercesora en montón de situaciones, que solamente nosotros en nuestro corazón conocemos y que Ella nos va socorriendo y encaminando hacia Jesús.

“En el Evangelio hemos escuchado como María se encamina presurosa hacia las montañas; a María nadie la mandó, Ella vio la necesidad y se fue a atender aquella situación. María nos enseña el día de hoy, que va a la necesidad que nosotros le pidamos; Ella ve la necesidad y se pone al servicio de nosotros; Ella ve la necesidad y la atiende, eso hemos de aprender también nosotros, María se encamina presurosa.

“También nos enseña, que una vez que recibimos la visita de María, también nosotros nos debemos hacer presentes en la vida de los demás; así como Dios nos bendice y nos acompaña, así también nosotros debemos ser generosos, no solamente en lo material, sino sobre todo moral y espiritualmente para con los demás.

“María nunca se queda con nada. María recibe aquel saludo de Isabel, aquella felicitación, pero María, como siempre, como en aquellas Bodas de Caná, sigue diciéndonos lo mismo: ‘Hagan lo que Él les diga’. María no se queda con el premio, no se queda con el título, no se queda con la gratitud, nos acerca siempre a su Hijo Jesucristo. Que el tener hoy a nuestra Madre, nos mueva y nos ayude a acercarnos a Dios. Que el tener a María entre nosotros nos recuerde que somos hijos de una misma Madre y que por lo tanto todos somos hermanos y hemos de tratarnos así”, concluyó el Padre Daniel Hernández, invitado a presidir la Santa Misa.

Antes de culminar la Eucarística, el Presbítero Julio Alejandro Pérez Reza, Vicario parroquial de San Francisco de Asís, dijo a los presentes, “el Evangelio que escuchamos dice que Juan en el vientre de Isabel se regocijó, es decir, donde va María, transforma, cambia la vida. Lo triste sería que nosotros regresemos a nuestras casas, a nuestra vida ordinaria, igual como vinimos. María transforma, María nos acerca a su Hijo; pidámosle que nos ayude, que nos deje encontrarnos con Jesús”. Después, los sacerdotes impartieron la bendición con la Imagen de la Virgen de Zapopan.

Pescado frito

En seguida, el Padre Julio Pérez invitó a participar del banquete terrenal, preparado por la “Unión de trabajadores y pescadores del Lago de Chapala”. En ese momento el milagro de la multiplicación de los cinco panes y dos pescados se hizo nuevamente palpable. Pues las más de 300 personas que participaron, disfrutaron hasta saciarse de pescado frito, arroz y tortillas. (Más de 411 kilogramos de pescado fueron regalados por los 137 pescadores que integran la “Unión de trabajadores y pescadores del Lago de Chapala”, para la ocasión).

A las 13.30 horas culminó la visita de La Reina del Lago a la Isla de los Alacranes, con la promesa de regresar el próximo año. Los peregrinos subieron a las lanchas y “Lupita”, “Santa María”, “Colima”, “Chapala” y las demás embarcaciones trasladaron a los fieles de regreso al malecón de Chapala.

Por último, La Generala fue llevada al interior de la Parroquia de San Francisco de Asís, donde permaneció hasta las 16.30 horas, cuando finalmente se despidió de la comunidad chapalense, llevándose sus intenciones, preocupaciones y súplicas. Así, la Imagen de la Virgen de Zapopan no sólo procura la recuperación del lacustre, también recupera y acrecienta la fe en su Hijo Jesús de los ribereños.

 

About Rebeca Ortega

Check Also

Pequeñas acciones, germinadoras de grandes cambios

Karime Ramos Godoy Cuando decimos “fiesta infantil”, lo primero que nos viene a la cabeza …

Pelagianismo

Pbro. José Marcos Castellón Pérez Pelagio, originario de Gran Bretaña, nació aproximadamente en el 355 …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *