Los Sentimientos de Cristo. Retiro vocacional

Toda aquella joven que se siente impulsada por el Espíritu de Dios amar más a Jesús es invitada a seguirlo más de cerca… Este es el momento idóneo para abrirse a su gracia

En estos tiempos se habla mucho sobre la inteligencia emocional, los sentimientos, cómo manejarlos ¿y nos detenemos a pensar que Cristo también tiene sentimientos? Sí, sí los tiene pues no sólo es verdadero Dios, también es verdadero Hombre, por lo tanto tiene un Corazón y sentimientos.

Al hacerse Hombre vivió las más intensas emociones humanas y lo podemos constatar mediante el testimonio de los Evangelistas, quienes dejaron por escrito sus obras aquí en la Tierra; en ellos plasmaron la forma que Jesús tenía de tratar a las personas y sus reacciones como Hombre.

Un psicólogo, Augusto Cury, se dio a la tarea de estudiar la Palabra de Dios para analizar la Persona de Jesús y concluyó que los sentimientos de Cristo son los más bellos, nobles y puros.  De ningún modo los reprimió ni los escondió, de hecho es un Hombre muy expresivo: goza, se conmueve, llora, se enoja, se indigna, se enternece, expresa sus deseos, su amor. Prueba la desilusión, el temor, la angustia. Se compadeció  de aquellos a quienes predicó el Reino de Dios, se preocupó por alimentarlos, ya que los veía cansados y hambrientos. Se entristeció al contemplar a Jerusalén,  y lloró por ella, pues quiso reunirlos como la gallina a sus polluelos, mas ellos se negaron.  También se alegraba cuando los niños se le acercaban con sencillez y confianza, abriéndose a su Persona.

Él nos ama

Manifiesta el amor hasta el extremo por ti y por mí. En la Pasión de Cristo, Dios Padre está viendo a su Hijo agonizante en una cruz, “cualquier padre se desesperaría al ver a su hijo ensangrentado y sufriendo. En la multitud que se amontonaba (en el Calvario) había lágrimas, pero entre los bastidores de la cruz había sollozos inaudibles. Un Personaje invisible sufría desconsoladamente por su Hijo. Dios estaba llorando” (El Maestro del amor, Dr. Augusto Cury, Grupo Nelson)

No nos hemos detenido lo suficiente en considerar el gran amor que Cristo Jesús nos tiene, y aún con lo poco que meditamos al respecto, nos brota espontáneamente el deseo de corresponderle con las limitaciones propias del ser humano.

Nos exhorta San Pablo: “Tengan los mismos sentimientos de Cristo” (Filipenses 2, 5). “El sentimiento de Cristo es una actitud interior que se manifiesta en su comportamiento. Gracias a estos sentimientos se alcanza a intuir la riqueza insondable de la personalidad de Cristo y su experiencia espiritual. Revelan su corazón, su interior” (Tengan los sentimientos de Cristo, Fray Benajmín Monroy Ballesteros. O.F.M.). Los sentimientos se expresan en forma de conducta, si amamos a alguien le manifestamos nuestro cariño por medio de abrazos, una mirada, sacrificándonos por esa persona, así también si de verdad amamos o queremos amar a Cristo, indudablemente ese sentimiento nos impulsará a demostrárselo en obras.

Corresponder al amor

Es Dios Padre quien inspira en nuestros corazones, por medio del Espíritu Santo, los sentimientos de Cristo.

La vida consagrada, específicamente la vida contemplativa, no es otra cosa que gozar de una íntima experiencia del amor de Dios en el corazón y entregar nuestra vida en correspondencia a ese amor. Como dice el refrán: “nadie da lo que no tiene”, primero somos amados y después amamos con ese mismo amor que Dios nos tiene. Por eso la vida contemplativa ya gusta aquí en la Tierra la dicha de los bienaventurados en el Cielo. Adoramos a Dios en la Eucaristía, esta es nuestra forma de expresar el amor, alegría y  paz, viviendo dentro de su Corazón Eucarístico.

Toda aquella joven que se siente impulsada por el Espíritu de Dios amar más a Jesús es invitada a seguirlo más de cerca… Este es el momento idóneo para abrirse a su gracia: queridas jóvenes las invitamos a participar de un retiro vocacional en el que conocerán de cerca la vida contemplativa, que se celebrará D.M. del 20 al 22 de julio de este año en el monasterio de la Visitación de María (Av. Inglaterra #3135 entre Francisco Javier y Andrés Cavo Col. Vallarta Sur). Pueden inscribirse al Tel. 3615-8090 ó al 3615-1625 con Sor María Inés.

About Gaby Ceja

Check Also

Templo de Culiacán, Sinaloa, funge como albergue

Redacción ArquiMedios El interior del Templo José María Escrivá de Balaguer en Valle Alto, Culiacán, Sinaloa, funge como albergue, debido a …

322 años de ser “El corazón de la Diócesis”

José Manuel Gutiérrez Alvizo (Segundo de  Teología) “Si es obra de Dios prosperará”, con estas …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *