En tiempos donde la mayor parte del mundo navega en las redes sociales, los sacerdotes también deben de estar presentes donde está el pueblo de Dios.

También son necesarios los “sacerdotes digitales”

Jorge Carrillo Sánchez

La presencia de los sacerdotes católicos de la Arquidiócesis de Guadalajara, en internet y en las redes sociales es un hecho. Cómo no pensar en todos aquellos sacerdotes que, incluso desde hace más tiempo, han prolongado su ministerio a medios tradicionales como la radio, la televisión, la prensa impresa o incluso el cine.

No son pocos, los párrocos que se han valido de estas herramientas digitales para publicitar eventos de santuarios o parroquias, para convocar a sus fieles o crear grupos parroquiales o de movimientos apostólicos que hacen más viva y dinámica la labor apostólica.

El rápido desarrollo de internet ha permitido que los sacerdotes tengan otra tribuna de evangelización que, si bien no sustituye al púlpito, sí les ofrece la oportunidad de prolongarlo.

La llegada de las redes sociales ha venido a ser una ayuda de gran valor para la comunicación del Mensaje; útiles herramientas abiertas al propio ingenio y capacidad creativa.

Pensemos en el impacto que la comunicación audiovisual tiene y en su poder evangelizador al servicio de la Iglesia, en el alcance potencial de blogs, foros y chats, utilizados para enriquecer y confirmar en la fe, así como para darla a conocer a miles de personas.

Muchos fieles preguntan sobre la “posibilidad virtual” de recibir los sacramentos o incluso de una vida “parroquial digital”. Con bondad, prudencia y paciencia, los sacerdotes han hecho saber que la participación física presencial en los momentos de culto, en los lugares y tiempos establecidos, no puede ser suplida por la modalidad virtual. En otras palabras, no existen los sacramentos en internet. Es necesario encontrar a Cristo “personalmente” y cultivar esta relación con Él a través de la oración, la Eucaristía y el Sacramento de la reconciliación.

La presencia activa de millones de bautizados son un llamado que necesita  “sacerdotes digitales” que cuiden de las personas, las reconduzcan a la Iglesia y, trabajen mediante el testimonio en la conversión de los nativos digitales.

El sacerdote  es otro Cristo, también cuando usa internet. Es decir, se servirá de las redes sociales para hacer apostolado, para predicar a Cristo, para llevarlo a las almas, irradiarlo y evangelizar: para prolongar su ministerio de servicio valiéndose también de las nuevas oportunidades, que no modernas esclavitudes.

Finalizamos esta columna comentando un estudio que alumnos y profesores de la Universidad Enrique Díaz de León, realizaron en el año 2015 para conocer el impacto que el periódico Semanario tenía en sus audiencias.

Algunos de los resultados orientaron los cambios que actualmente realiza Semanario como órgano de información, formación y creación de opinión. Dos de las preguntas que se hicieron a los feligreses encuestados, señalaron la necesidad de contar con la presencia de los sacerdotes a través de internet y en redes sociales, para recibir el acompañamiento en la vida cotidiana. Un 42 % de los encuestados indicó esta necesidad, sobre todo en el área de formación en sacramentos.

Una de las conclusiones del estudio, invita a utilizar metodologías de investigación cualitativa para el análisis del uso de las redes sociales en la internet por parte de la iglesia, para  profundizar el uso de la internet en la evangelización en parroquias, páginas y blogs de sacerdotes y grupos parroquiales de pastoral.

About David Hernández Cruz

Check Also

La mujer está llamada a convertir la vida en algo bello

Lupita: Tuve una experiencia muy desagradable al hablar con mujeres pro-aborto. Ellas atacan violentamente a …

#DesarrolloEspiritual: El vino que yo bebo, ¿me hace prudente o libertino?

Desarrollo Espiritual, Domingo XX, Ciclo B, 19 de Agosto de 2018. ¡JESÚS, ALIMENTO Y BEBIDA …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *