Cuerpos encontrados, clave en casos de desaparecidos

Esa pudiera ser una pauta  para despertar el interés, la obligación y el deber grande que tiene la autoridad de que estos hechos sucedan, aseguró el Arzobispo de Guadalajara, Cardenal José Francisco Robles Ortega.

Yara Martínez González

Como una clave para despertar el interés y la obligación que tienen las autoridades para aclarar los casos de personas desaparecidas, calificó el Arzobispo de Guadalajara, Cardenal José Francisco Robles Ortega, a los hechos suscitados en una finca de la colonia Santa Elena de la Cruz, en Guadalajara,  donde hasta el domingo pasado, se habían encontrado diez cuerpos.

Cuestionado al respecto al término de la Misa de clausura de Cruzadas Matrimoniales, en el Auditorio Benito Juárez, el Purpurado reiteró lo que ya en varias ocasiones había manifestado sobre la crudeza con la que vive la sociedad, y a la que calificó como una expresión del desprecio al valor de la vida.

“Esa pudiera ser una pauta, una clave como para despertar el interés, la obligación, el deber grande que tiene la autoridad de que estos hechos sucedan, y de aclarar qué pasó cuando se dan estos casos. Es muy penoso, lamentable y grave que se esté evidenciando la crudeza de la violencia y ese ensañamiento contra la vida humana, contra el valor de la vida. Yo he dicho en otras ocasiones, es expresión de la inseguridad, sí, pero es también una expresión del desprecio del valor de la vida que se da en muchas personas”.

Sobre la modificación, que en días pasados,  hizo el Papa Francisco, al  Artículo 2267 del Catecismo de la Iglesia Católica, donde declaró como inadmisible la pena de muerte, el Obispo Metropolitano señaló que hay que entenderla en el contexto que ha tenido la Iglesia a favor de la vida desde la concepción hasta la muerte natural.

“Primero hay que entender esta reforma leve, pero muy importante que hace el Papa, del Catecismo de la Iglesia Católica. Hay que entenderla en el contexto de la lucha perenne que tiene la Iglesia a favor de la vida, la vida es el don más grande, más sagrado que tenemos desde su concepción hasta su muerte de forma natural. Esa es una lucha que la Iglesia ha librado a través de los siglos defendiendo y promoviendo la dignidad de la vida”.

Finalmente sobre el proceso de entrega-recepción, que se realiza en el Ejecutivo del Estado, el Cardenal Robles Ortega, aseguró que, al igual que todos los ciudadanos, espera que éste sea transparente, claro y de forma pacífica, sin que se descuide la seguridad pública que, estos momentos, es el principal reto.

 

About Yara Martínez González

Check Also

CultivArte. Literatura, música sacra y religiosidad popular

Pbro. Tomás de Híjar Ornelas El  martes 23 de octubre de este 2018, a las …

El vientre materno, el espacio más bendecido

Hermanas, hermanos en el Señor: El Hijo de Dios se encarnó en el seno virginal …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *