Padrinos, nuestros compañeros en el camino de la vida cristiana

Algunos buscan que sean buenos compadres, otros que den buenos regalos o que cooperen para la fiesta, pero muy pocos se fijan en que sean buenos guías y acompañantes en nuestro caminar en la fe.

Sonia Gabriela Ceja Ramírez

Porque es importante que las personas que reciben un sacramento tengan alguien que los apoye, que se convierta en su ejemplo y que lo anime a seguir adelante en la vida cristiana, la Iglesia católica recomienda el acompañamiento de los padrinos.

Así lo explica el padre Jesús García Zamora, Vicario General de la Arquidiócesis de Guadalajara y párroco de La Madre de Dios, en la Col. Providencia.

“A los niños, por lo general, se les bautiza pequeñitos, y los padrinos deben estar pendientes de la educación cristiana de ese niño. Los padrinos son alguien que apoya a los papás, son una especie de padres en la fe para esa criatura o persona en general, si es que se bautiza ya grande”.

No es obligación pero si es muy recomendable

Llevar padrinos no es un requisito indispensable para recibir los sacramentos. “El Código de Derecho Canónico (CDC) dice que ‘en la medida de lo posible, a quien va a recibir el bautismo se le ha de dar un padrino, cuya función es asistir al ahijado en su iniciación cristiana’.

“A la hora de elegir a los padrinos se debe tomar en cuenta que estos deberán animar y ser el ejemplo de los niños, por lo que deben ser personas con una vida cristiana recta, alguien que se pueda acercar a los sacramentos para dar el ejemplo al ahijado”, apunta el vicario general.

“Una persona que está penada canónicamente, por ejemplo, alguien que  estando casado por la Iglesia y vive con una nueva pareja, y que no se puede confesar y comulgar, no puede ser padrino, porque qué ejemplo le va a dar al ahijado.

“Una persona cuya vida pública, moral, es de muy mala fama (fama de delincuente, por ejemplo), tampoco puede ser padrino, tendría que corregirse lo más que se pueda”, argumentó.

Es mejor alguien cercano

“En razón de que el padrino debe ser alguien muy cercano al niño en la formación, en el seguimiento de su vida cristiana, es muy conveniente que sea una persona del círculo que rodea a la familia (los hermanos d los papás, amigos muy cercanos, etcétera) para que dé continuidad a su función de padrino.

“Si es una persona que nunca vuelven a ver, no tiene sentido. A veces escogen personas porque trabajaban juntas, se caían muy bien, le gustaron al papá para padrinos y no le interesa tanto el bienestar del niño, sino el tener un  buen compadre”.

Se debe tomar en cuenta que la misión del padrino es de por vida. “Quien es padrino o madrina lo es para toda la vida.

“Quiénes han asumido el ser padrinos de algún sacramento pregúntense si realmente han estado al pendiente de sus ahijados, si saben si va a Misa, si se confiesan, si comulgan, y lo más importante es que les den el ejemplo”.

“Para ser padrinos de un sacramento, se requiere que ellos ya lo hayan recibido”.

Aunque no en todas, si hay algunas parroquias que piden a las personas, comprobante de la confirmación, en caso de que vayan a ser padrinos de ese sacramento. En el caso de padrinos de bautismo, si son pareja, se les pide el comprobante de matrimonio”, advirtió el padre Jesús García Zamora.

No es el que da buenos “domingos” o compra el mejor ropón

Por su parte, el padre Luis Heliodoro Salcedo Morales, vicario judicial de la Arquidiócesis de Guadalajara señaló que no se debe pensar en el padrino como un elemento plenamente material que puede ayudarnos en la obtención de bienes, “sino a largo plazo, por lo menos de momento, es decir: que el padrino me ayude para hacer la fiesta, que nos ayude a comprar el vestido o el traje al ahijado, esa no es realmente la función del padrino.

“Como dice el dicho popular, ‘a falta de padres, padrinos’. ¿Qué hay que entender con esto?, pues que el padrino está llamado a acompañar al ahijado o ahijada, dando ejemplo de vida cristiana, alguien que le va a ayudar a vivir mejor su fe.

“Si los papás no llevan una vida tan cristiana como debiera de ser, y se escoge un padrino con estas mismas condiciones, entonces qué posibilidades hay de que el ahijado pueda crecer con unas buenas bases cristianas”.

No es solo de nombre

“Si la Iglesia acepta bautizar a los niños es porque confía en que sus padres van a darles una formación y van a darles testimonio de vida, por eso se pide que los padres se comprometan a vivir como cristianos y se comprometan, mínimo, a ir a Misa cada ocho días”, señala el padre Heliodoro.00

Así como los papás se preocupan por ofrecer a los hijos materialmente por lo menos lo más indispensable, también deben preocuparse por ofrecer los mínimos bienes espirituales: “De manera que, esa nueva vida cristiana que empieza con el bautizo, se pueda desarrollar.

“Cuántos no bautizan porque están esperando que venga el padrino de los Estados Unidos o de otro lado, y ya el chiquillo tiene 3, 5 o más años y no lo bautizan. Por fin, un fin de semana viene, lo bautizan, y el niño o la niña no lo vuelven a ver en toda su vida. Son padrinos o madrinas solamente de nombre, porque el ejemplo, el consejo, la ayuda espiritual, no se están dando”.

Deben ser aptos para ser padrinos

“Alguien que vive en una situación irregular (en unión libre, divorciados en una nueva unión), sin pretender condenar esta situación, no está en plena comunión con la Iglesia y necesita, en la medida de lo posible, arreglar esa situación.

“Una persona que por su situación irregular no se puede acercar a la Eucaristía, entonces ¿cómo va a ser padrino de primera comunión? Eso es incongruente. Si yo te quiero enseñar a nadar, pero yo no sé nadar pues entonces ¿cómo te voy a enseñar

“Si yo quiero ser ejemplo para ti de que te acerques a recibir la Eucaristía, pero yo no comulgo, entonces no te estoy dando ejemplo. Y esto vale también para todos aquellos que, estando en situación regular y pudiéndose acercar a los sacramentos, son padrinos y no dan ejemplo”.

A pregunta expresa de si las personas homosexuales pueden ser padrinos, el vicario judicial respondió que no es la preferencia sexual lo que determina si las personas pueden o no ser padrinos: “Es la vida cristiana. Quien tiene preferencias sexuales distintas puede llevar una vida cristiana congruente a su fe y entonces no habría ninguna dificultad. Si alguien es heterosexual pero no es congruente con su vida cristiana pues está claro que no puede tampoco ser padrino por su incongruencia de vida”.

La preparación es accesible

El escoger a los padrinos no es un compromiso social, ni una transacción mercantil, ni mera amistad, es el ejemplo que se quiere para los hijos.

Respecto a la preparación que deben llevar quienes van a recibir un sacramento o sus papás y padrinos, el vicario judicial explicó que cumplir con la responsabilidad de la preparación es cada vez más fácil pues las parroquias ofrecen diversas alternativas en cuanto a metodología y horarios muy accesibles, e incluso hay pláticas que se pueden tomar en línea.

“No estoy hablando de los comprobantes que también tristemente se compran en línea. Estoy hablando de verdaderas pláticas de formación en línea a través de videos (www.evangelizacionactiva.org.mx de la Arquidiócesis de Monterrey). En esa página se puede generar el comprobante y puede ser verificado. Se pide una cooperación de 50 pesos como ayuda para el soporte de la página”, explicó.

Finalmente el padre Heliodoro recordó a la población que estamos llamados a vivir nuestro cristianismo con autenticidad. “El hecho de pensar que porque la Iglesia nos pide un poquito más de formación, sea un motivo para que se alejen de ella, significa que no estamos tan bien.

“Solamente acercándonos conoceremos el plan de vida que Dios tiene para nosotros”, concluyó.

Lo que marca la ley de la Iglesia

“El Código establece que al menos en el bautismo y en la confirmación, ‘en la medida de lo posible, a quienes van a recibir el bautismo, se les ha de dar un padrino, cuya función es asistir en su iniciación cristiana al adulto que se bautiza, y juntamente con los padres, presentar al niño que va a recibir el bautismo y procurar que después lleve una vida cristiana congruente con el bautismo y cumpla fielmente las obligaciones inherentes al mismo -Lo que hemos explicado con palabras llanas-. Téngase un solo padrino o una sola madrina, o uno y una’, dice el canon 873.

“En el 874 se dan las características que debe de tener: ‘Para que alguien sea admitido como padrino es necesario que haya sido elegido por quien va a bautizarse o por sus padres, o por quienes ocupan su lugar, o faltando estos por el párroco o ministro, y que tengan capacidad para esta misión e intención de desempeñarla. 2.- que haya cumplido 16 años, a no ser que el Obispo diocesano establezca otra edad o que por justa causa el párroco o el ministro consideren admisible una excepción. 3.- Sea católico, esté confirmado, haya recibido ya el santísimo sacramento de la Eucaristía, y lleve al mismo tiempo, una vida congruente con la fe y con la misión que va a asumir. 4.- No esté afectado por una pena canónica legítima, impuesta o declarada. 5.- No sea el padre o la madre de quien se ha de bautizar.

“‘El bautizado que pertenece a una comunidad eclesial no católica, solo puede ser admitido junto con un padrino católico y exclusivamente en calidad de testigo del bautismo’.

“Esas son las condiciones que la Iglesia pone por esta razón, porque el padrino está llamado a ayudar al ahijado o ahijada a llevar una vida congruente”, enfatizó el padre Heliodoro Salcedo.

No solo a los niños

“En la antigüedad, los padrinos acompañaban más a los adultos que a los niños. La práctica del bautizo de los niños es posterior. En las comunidades primitivas se iniciaba y se acompañaba a los adultos. Recordemos la experiencia singular del catecumenado”, señaló el padre Antonio Godina.

”En el fondo, los padrinos fueron los primeros catequistas a quienes se les confiaba el proceso de maduración en la fe de las personas que como catecúmenos se presentaban como candidatos que querían abrazar la fe cristiana. Pienso que el sentido moral y más profundo sique siendo el mismo, aunque con el paso del tiempo se ha ido deteriorando al punto donde se vino a comercializar o socializar la cuestión del sacramento”.

About Gaby Ceja

Check Also

Familia: Escuela de Virtudes

Lupita: Yo me creí ese slogan que decía: “Menos hijos para darles más”. Quería tener …

El Papa readmite a la plena comunión eclesial a 8 obispos chinos

Redacción ArquiMedios En el marco de los contactos entre la Santa Sede y la República …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *