Parroquia de San Andrés Apóstol, Ajijic, Jalisco. El desafío de transmitir la fe en una comunidad multicultural

Rebeca Ortega Camacho

Fotos: Luis Daniel Tadeo Velázquez

 La primera piedra de este templo se colocó en el año de 1749 y el 31 de agosto de 1970 se erigió la Parroquia de San Andrés Apostól, situada en el pueblo de Ajijic, Delegación del Municipio de Chapala, Jalisco. Las diferencias sociales, culturales y económicas de los habitantes de esta comunidad representan un reto para los presbíteros, que deben respetar las tradiciones de los originarios y promover la Nueva Evangelización.

De acuerdo con el señor Cura Javier Orozco García, párroco de San Andrés, actualmente Ajijic cuenta con una población de más de 18 mil habitantes, “incluyendo a las personas que son residentes por 3 ó 6 meses, porque hay muchos extranjeros” (provenientes de Estados Unidos, Canadá, Europa, Asia y Oceanía).

La comunidad parroquial es atendida por tres presbíteros: Everardo Sánchez Olmedo, Religioso Franciscano, 79 años de edad y 56 de sacerdote; Carlos Alberto Covarrubias Divicente, 37 años de edad y 4 de ordenado, quien arribó a la comunidad en el mes de junio pasado; y el señor Cura Javier Orozco. Además, el Padre José Antonio Jiménez ayuda algunos fines de semana.

La atención a los fieles no se concentra sólo en la parroquia, los sacerdotes acuden a los templos y capillas que se han erigido en los nuevos fraccionamientos habitacionales. “El Santuario de Guadalupe, es un recinto que tiene cupo para 350 personas; el Templo de San José de la Floresta, está ubicado en uno de los fraccionamientos nuevos, se celebra la Eucarística los sábados a las 8 de la noche y los domingos a la 1.30 de la tarde. Generalmente es gente de Guadalajara los que viven ahí.

“Otra Capilla es Nuestra Señora del Lago (aproximadamente a 2 Km hacia San Juan Cosalá), se celebra la Santa Misa los domingos a las 10.30 de la mañana. Y una Capilla pequeña en honor a Nuestra Señora del Rosario, que fue edificada en el siglo XVI; es muy solicitada para ceremonias de matrimonios, XV años, bodas de plata y de oro. También, durante los meses de mayo y junio se acostumbra a rezar el Santo Rosario con ofrecimiento de flores”, señaló el entrevistado.

Grupos pastorales

El templo parroquial se encuentra a una cuadra de la plaza principal. Cuenta con un gran atrio y estacionamiento (en la parte posterior); además de ocho salones que se utilizan para la catequesis sabatina y las reuniones de los grupos pastorales. De los cuales destacan: Catequesis, Adoración Nocturna, grupo Juvenil, Ministros Extraordinarios de la Sagrada Comunión, Talleres de Oración del Padre Ignacio Larrañaga, Coros y Liturgia.

También, sobresale el equipo de los “Misioneros”, que están presentes en varias comunidades parroquiales de la Ribera de Chapala. “Ellos invitan a los jóvenes a participar de retiros y fines de semana de evangelización, se reúnen cada ocho días”.

Mientras que la atención para los extranjeros, se limita a la Santa Misa en inglés todos los domingos a las 9 de la mañana y algunas charlas en Semana Santa, “no hay mucha comunicación con ellos, porque así se han manejado desde hace tiempo”.

Quebranto de la fe

Del 22 al 30 de noviembre se llevan a cabo las Fiestas Patronales en honor a San Andrés Apóstol. “Prácticamente es venerada nada más en ese tiempo”. Los gremios se encargan de organizar las actividades religiosas y culturales. Durante el novenario, a las de 6 de la mañana se abre el templo y los fieles llevan música al Santo Patrono; por la tarde se realiza una peregrinación y a las 19 horas se celebra la Santa Misa; finalmente, se quema el castillo.

“Cuando llegué, quise observar el primer año que había; el segundo sugerí algunas cosas, pero es difícil ponerlas, porque no participa la gente. Yo descubro que no hay mucho crecimiento de la fe o mucha participación en lo religioso; más bien todo es popular, afuera, en la plaza. Su fiesta es en el campo de futbol, los grupos musicales; es muy difícil entrar a esta organización que tienen. Quisiera que las fiestas se dinamicen, que tengan un sentido espiritual más profundo, pero es difícil”, dijo el Padre Javier Orozco.

Por otro lado, el entrevistado resaltó la gran devoción que tienen los habitantes de Ajijic a la Virgen del Rosario. “Todos los días a las 5.30, durante el mes de octubre, se reza el Rosario de Aurora y llegamos a la Misa de 6 de la mañana. Hay más devoción a la Virgen del Rosario que a San Andrés”.

Otra tradición de antaño en el pueblo, es sacar en peregrinación al Señor de la Misericordia el primer viernes de Cuaresma. La imagen de Cristo Crucificado es llevada en andas por las calles de Ajijic y se celebra la Santa Misa a las 19 horas. Además, la celebración anual que atrae mayor número de fieles es la recreación en vivo de la Pasión de Cristo durante la Semana Santa, representaciones que se inician el Domingo de Ramos.

La impartición de los Sacramentos de Primera Comunión y Confirmación, este año se realizaron en el mes de junio. Mientras que el Sacramento de la Confesión se ofrece después de las Misas de entre semana, y durante las cinco Eucaristías de los domingos. “Los matrimonios están aumentando, viene gente de fuera a este templo y hacen sus fiestas en los salones de cerca; sin embargo, la mayoría de jóvenes no se están casando por la Iglesia, más bien se están juntando y viven en unión libre”, dijo el párroco de San Andrés.

Realidad social

“Se tiene que buscar otra forma de trabajo, porque aquí hay tres realidades. Por un lado, los originarios de aquí; por otro, los de Guadalajara que tienen muchas residencias y casas para los fines de semana y que suelen venir a Misa a la parroquia; y por otro están los extranjeros, generalmente son adultos mayores, personas jubiladas, y la mayoría pertenecen a otros grupos religiosos”.

La principal fuente de empleo en Ajijic es el servicio a extranjeros: jardineros, trabajadoras domésticas, choferes, electricistas, fontaneros, albañiles, etc. Además, de emplearse en comercios y restaurantes. “La pesca ya prácticamente no hay y el Lago (Chapala) pues está bastante contaminado; hay muy poco pescado, son pequeños y no muy limpios los que sacan y venden. La pesca no es algo fuerte aquí, se acabó, y la agricultura tampoco, porque ahora las tierras las tienen los extranjeros, los de Guadalajara; entonces hay muchos fraccionamientos, casas enormes, se acabaron las hortalizas, las chayoteras, todo lo que había se terminó. Podemos decir que hay trabajo, yo diría que no trabaja el que no quiere; el pago es otra cosa”, señaló el Presbítero Javier Orozco.

Entre la problemática social se acentúan el alcoholismo, la drogadicción y la desintegración familiar. Y de acuerdo con el entrevistado no hay centros de atención, ni guarderías, a precios accesibles, que apoyen a las familias que sufren estos conflictos.

“Yo pienso que hay terreno y apertura para trabajar. Diríamos que la mies es mucha y los obreros pocos. Las personas se han acostumbrado a un estilo de vida durante mucho tiempo, entonces hay que ir entrando poco a poco. Estamos en una actitud de búsqueda, con el VI Plan Diocesano que tenemos y las prioridades que hay en las periferias existenciales (la familia, los jóvenes y el tejido social), y ahora estamos entrando en la renovación de las estructuras. Cada año tenemos la Asamblea Parroquial en el mes de enero, y ahí vemos lo que hicimos o no hicimos y planeamos otra vez el año con un objetivo y después lo ponemos en metas.

“Es un campo de Dios que hay que seguir sembrando, y Dios hará que haya frutos. Nosotros le pedimos que si es su voluntad que sigamos, sino que Él promueva que sirvamos en otro lado. Nosotros tratamos de servir lo mejor que podemos de acuerdo con nuestra edad; ayudar y facilitarles los sacramentos, la predicación, los servicios y atender aún a aquellos que piensan diferente a nosotros”, concluyó el Padre Javier Orozco.

40 años al servicio de Dios

El señor Cura Javier Orozco García nació el 9 de julio de 1948 en Zapotlán el Grande, Ciudad Guzmán, Jalisco. Recibió el Orden Sacerdotal el 8 de abril de 1978; llegó a la comunidad de San Andrés el 2 de agosto de 2014.

“Cuando era pequeño mis papás se fueron a Guadalajara; entré al Seminario y termine los estudios de Filosofía en el Seminario, el Magisterio lo hice en Ameca y en 1973 el Obispo me mandó a estudiar a Roma, allá realicé la Licenciatura en Sagrada Escritura, regresé en 1980”.

Su labor pastoral la ha desempeñado en diversas parroquias: en Cuquío (2 años); Divino Salvador, colonia Industrial (por 2 años y medio); Santa María Magdalena, Lomas de Polanco (10 años); Nuestra Señora del Tepeyac, Zapopan (9 años); Santa María Magdalena, Apozol, Zacatecas, (3 años); Virgen de Guadalupe, Ixtlahucán del Río (4 años) y Nuestra Señora de la Asunción, Oblatos (4 años). También se desempeñó como maestro en el Instituto Bíblico Católico, con los Maristas y en el Seminario de Ciudad Guzmán.

Párrocos

1° Ramón Barba (1970- 1972).

2° Julio Torrez (1972 – 1980).

3° Felipe González (1980 -1983).

4° Julio Díaz (1983 – 1990).

5° Refugio Mercado (1990 -2000).

6° Jesús Ramos (2000).

7° Alfredo Arreola Aguayo (2003).

8° Javier Orozco (2014 – a la fecha).

Datos de la parroquia

Dirección: Calle Marcos Castellanos 14, Centro Ajijic.

Tel.: (376) 7660 922, 7665 055

Misas de domingo: 7, 8, 9 (Inglés), 10, 12, 17, 19 y 20 Hrs.

Decanato: Chapala

Vicaría: San Francisco de Asís, Chapala

 

About Rebeca Ortega

Check Also

Prepárate para la mejor oferta de tu vida

Pbro. José Luis González Santoscoy Sabemos que en este mes se lleva acabo el Buen …

Obispo Héctor López será parte de la Pastoral de la Comunicación a nivel nacional

Redacción Monseñor Héctor López Alvarado, Obispo Auxiliar de la Arquidiócesis de Guadalajara, fue elegido como …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *