#DesarrolloEspiritual: Dios nos forma para que demos frutos de servicio, de paz y de justicia

Desarrollo Espiritual,

Domingo XXV, Ciclo B, 23 de Septiembre de 2018.

Dios nos forma para que demos frutos de servicio, de paz y de justicia

(¿Me dejo educar por Jesús en la pequeñez y la paciencia? ¿Practico humildemente sus enseñanzas?)

Pbro. Sergio Arturo Gómez M. / Pbro. J. Jesús Suárez Arellano

¿QUÉ NOS DICE DIOS ESTE DOMINGO?

Sabiduría 2, 12. 17-20: Los impíos asechan al justo y quieren poner a prueba su paciencia y moderación, se burlan y lo torturan… A ver si el Dios en que confía lo salva…

Salmo 53: Sálvame, Señor, con tu poder de los violentos e impíos… Escúchame… Tú sostienes mi vida…

Santiago 3, 16-4, 3: Las luchas y los conflictos surgen de las pasiones que están en lucha en nuestro interior…

Marcos 9, 30-37: Jesús enseña a sus discípulos en privado, les va hablando de su difícil misión y de que se requiere ser sencillos y servidores…

REFLEXIONEMOS:

Jesús va formando a sus discípulos en temas muy duros e importantes, pero ellos van desenfocados, no comprenden sus criterios… Ellos, basados en “otra” jerarquía de valores, la del mundo que busca triunfos de apariencia, intentan definir quién es el más importante, mientras Jesús intenta presentarles los criterios del justo y les habla de cómo el “Hijo del hombre” tiene que ser entregado… Los discípulos buscan un “yo” de apariencias, como quien asume una “pose” que no corresponde a un interior desarrollado…

Hoy nos conviene revisar hacia dónde estamos enfocando nuestra energía para construir nuestra imagen, es decir, ¿quiero formar un “yo” que impresione a los demás? O ¿Estoy construyendo un “yo” según los criterios de Dios?

Actualmente parece como si a las personas no les importara solucionar sus conflictos internos, sino sólo disfrazarlos… y pretendemos ocultarlos con bienes materiales deslumbrantes que engañan a los demás, pero no a nosotros mismos… Queremos proyectar la imagen de que somos felices, exitosos, equilibrados, etc., ¿Yo uso alguna de estas máscaras? ¿Me identifico con las imágenes que proyecto de mí?

Si somos creyentes, es decir, si le creemos a Dios, nuestro “yo” profundo debe cimentarse y construirse sobre la figura del hombre justo de la primera lectura: es íntegro y coherente, confiado en Dios, con temple y valor para soportar las pruebas, con pureza interior, valora la sabiduría que vine de Dios, es amante de la paz, es comprensivo, es dócil a la Palabra de Dios, es misericordioso, es imparcial, es sincero… Y del niño que Jesús muestra a sus discípulos: desprovisto de valor, sin títulos, frágil… ¿Cómo puedo construir mi personalidad así?

Jesús quiere que sus seguidores sean esforzados y resistentes, por eso lo vemos hablándoles sobre estas realidades duras y profundas: su entrega, muerte y resurrección y les pide vulnerabilidad y sencillez… ¿Cómo reacciono cuando Jesús me quiere dar estas enseñanzas?

Estamos, pues, percibiendo dos caminos en la formación de las personas: 1. El superficial y 2. El de Dios… Cada uno de estos caminos da frutos muy diversos… ¿Qué frutos estoy obteniendo?

En la actualidad se han desestimado los valores que Jesús enseñó a sus seguidores… Si queremos seguir al Señor seremos criticados y puestos a prueba (mínimo, nos llamarán mataditos, beatos, ñoños, ingenuos, soñadores, etc.) La Pedagogía de Dios es válida en todos los tiempos y la necesitamos hoy… Necesitamos enfocarnos en lo que Dios espera de nosotros y ser esforzados para controlar nuestros impulsos y luchar contra los falsos valores que la sociedad nos propone hoy… ¿Cuál pedagogía quiero seguir, la del mundo superficial o la de Dios?

TE PROPONEMOS ALGUNOS EJERCICIOS PARA ESTA SEMANA:

  1. Examinando tu interior, como nos pide Santiago, haz una lista con los rasgos de tu “yo” falso que descubras en ti… ¿Qué frutos malos obtienes al practicar cada uno de ellos? ¿Cómo afectan a tu alrededor?
  2. Responde: ¿hacia dónde estás enfocada tu energía: a la construcción de un “yo” de apariencias o de un “yo” según Dios?
  3. Hazte consciente de los valores que prácticas, haz una lista de ellos… luego, responde: ¿Del 1 al 10 cuánto te cuesta practicarlos? Mientras más es la dificultad, mayor es la ganancia…¿Qué crecimiento espiritual obtienes de estos valores que practicas?¿De qué manera concreta impactas a tu entorno practicando estos valores?
  4.  En tu oración de esta semana pide al Maestro que te ayude a vivir según sus enseñanzas… Que te ayude a superar tus conflictos internos para contribuir al bien de tu entorno… Prométele que quieres confiar siempre en Él…

(Si esta ficha te ayuda, compártela).

JJSA – SAGM

About Gabriela Ceja

Check Also

Enseñar a Vivir. La resurrección de Cristo desde la Evangelii Gaudium

Mtro. Fernando N. Sánchez Martínez*  Nos encontramos en la celebración más importante para todos los …

Lo mejor está por venir

Querida Lupita: Veo que las cosas van mal a todos los niveles. Aumenta la violencia, …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *