Los “selfies”, ¿Moda o síntoma de un trastorno mental?

Hoy no puede concebirse un joven sin hacerse un selfie, asegura el Papa

Pbro. Alfonso Rocha Torres

Al final de la celebración del Domingo de Ramos e inicio de la Semana Santa, el Papa Francisco desde la Plaza de San Pedro el 25 de marzo de 2018 realizó el rezo mariano del Ángelus y saludó a los jóvenes que participaron en el pre-sínodo en Roma, así como aquellos que se preparan para la JMJ en Panamá y festejan hoy la versión diocesana de la misma.

“Hoy no se puede concebir un joven sin hacer un selfie. ¿Lo vieron?…y yo lo he hecho, han sido muy buenos”, dijo Su Santidad al dirigir sus saludos a los 300 jóvenes que participaron en el pre-Sínodo en Roma (19-24 marzo).

Anécdota Papal

Sin hablar de casos extremos, esta anécdota es deliciosa y por demás ilustrativa:

En ocasiones un selfie sencillo se convierte a menudo en algo alienante, así observaba el Papa Francisco el 14 de mayo pasado, cuando, durante el encuentro con la diócesis de Roma en la basílica de San Juan de Letrán contó una visita suya a la sede romana de Scholas Occurrentes.

“Estaban contentos de verme, pero pocos me daban la mano, la mayor parte estaba con el celular y gritaba: ‘¡Foto, foto, selfie, selfie!’. Su realidad es esa, ese es el mundo real, no el contacto humano. Y esto es grave. Son jóvenes virtualizados. El mundo de las comunicaciones virtuales es bueno, pero cuando se convierte en alienante, hace que te olvides de dar la mano, te hace saludar con el celular”, relataba el Pontífice.

¿Qué dicen tus fotos de ti? Los psicólogos ya hablan del síndrome “Selfie”

Javier Fiz Pérez, describe esta situación en aleteia.

Si estás obsesionado por compartir tus autorretratos (selfies) en redes sociales o conoces a alguien así, esta información te interesa, ya que expertos aseguran que al hacerlo reiteradamente se podrían expresar ciertas necesidades.

Bajo el hashtag (etiqueta) #me o #selfie, que suele acompañar a los autorretratos, miles de personas publican sus fotos en redes sociales. Tan sólo en Facebook se calcula que circulan más de 240 mil millones pero, ¿por qué lo hacen? Los motivos varían:

  • Por diversión.
  • Para presumir por sus logros.
  • Como mensaje para alguien.
  • Para compartir momentos.

Aunque no se debe nunca generalizar, un análisis psicológico de este tipo de comportamiento nos advierte que exponer excesivamente la vida personal también podría hablar de sujetos con baja autoestima que buscan aprobación y aceptación de los demás.

¿La egolatría es una reacción inevitable en las plataformas sociales?

Sociólogos y psiquiatras coinciden en que la gente exhibe solamente lo que quiere mostrar, construyéndose así una identidad que se pone a consideración de los demás para recibir retroalimentación y ser validada.

Evidentemente esta afirmación es una generalización. Es importante analizar caso por caso, pues hay quien expone sus fotos por motivos válidos y no necesariamente por una necesidad de afirmación social que no encuentran en sí mismos.

Por ello, hay que distinguir entre los perfiles que corresponden a personas con una sana madurez y aquellos que tienden a usar los selfies como acto de vanidad que indica narcisismo, o bien, falta de autoestima, necesidad de autoafirmación y de construcción de la identidad.

Algunas características del narcisista

  • No escucha. Solo oye para ver cómo puede descalificar al otro. Niega, descalifica o ignora el comentario del otro.
  • Se preocupa por sí mismo. Suele ser egoísta y estar interesado en su propio bien.
  • Se siente por encima de todos. Se ve superior a los demás. Las reglas no aplican a su persona o situación.
  • Intolerante a la crítica. Suele tener un concepto demasiado alto de sí mismo y de su importancia. Sin embargo, cualquier pequeña crítica negativa lo deprime.
  • No acepta responsabilidad. Suele echarle la culpa a otros de las cosas que le van mal.
  • Es explosivo. Cualquier pequeñez le enoja y le puede llevar a perder el control.

La moda del culto a la imagen

El fenómeno de los “selfies” y el narcisismo han hecho que se desarrolle una tendencia de exaltación de la imagen.

Se puede hacer de esto un círculo virtuoso, potenciando la imagen positiva o atractiva de uno mismo, o un círculo vicioso al resaltar una imagen negativa, sin contar con las personas que no ponen una imagen verdadera de sí mismos.

Los “selfies” suelen llevar a las personas sentirse superiores a los demás. Esto se evidencia sobre todo cuando ante una crítica, en la que perciben su imagen herida, reaccionan de manera desproporcionada.

Son reacciones propias de quienes confunden el mundo real y el mundo virtual, y sobrepasan ciertos límites en las relaciones interpersonales.

Un bajo perfil en las redes no es lo propio de los jóvenes; de allí la necesidad de reeducar en el uso de estos medios sociales.

Comentarios: [email protected]

Para saber más: www.es.aleteia.org

About Dulce Romero

Check Also

Enseñar a Vivir. La resurrección de Cristo desde la Evangelii Gaudium

Mtro. Fernando N. Sánchez Martínez*  Nos encontramos en la celebración más importante para todos los …

Lo mejor está por venir

Querida Lupita: Veo que las cosas van mal a todos los niveles. Aumenta la violencia, …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *