Viviendo un Adviento ecológico

Karime Ramos Godoy

Comenzamos la cuenta regresiva para la Navidad y con ella, una época llena de alegría, amor, familia, pero, también una época donde las estadísticas muestran que tendemos a gastar más de lo habitual, en todo sentido, comida, luz, fiestas, etc.

En esta ocasión creo que es importante que así como nos preparamos para celebrar el nacimiento de Jesús, viviendo un Adviento, nos preparemos también en corazón y acciones para que dicha celebración no pierda su verdadero sentido y, no dañemos la naturaleza y más bien la cuidemos.

Estemos atentos a diversas maneras de cuidar el medio ambiente. Primero que nada,  antes de comprar algo para regalar, pensemos en la verdadera necesidad de ese “detalle” y si podemos comprar algo que sea cuidadoso con la ecología o, incluso,  algo que ayude a mis seres queridos o amistades a cuidar el medio ambiente. Si vamos a regalar algo regalemos algo útil o que al momento de ya no necesitarse sea lo menos dañino posible con el ambiente.

Al decorar nuestra casa, seamos sobrios, cuidemos el utilizar luces y adornos que puedan conectarse, usemos menos pilas, y, cuando no lo estemos utilizando, recordemos desconectarlo. Tampoco gastemos innecesariamente en adornos que si bien resaltan el exterior, no aportan nada a nuestra vida interior y, además, al momento desecharlos contienen plásticos y otros residuos que se convierten en basura y toxicidad en el ambiente.

Al momento de la cena navideña, planeémosla con detalle y sin excesos. Claro que hay que celebrar, pero no es necesario que desperdiciemos grandes cantidades de comida mientras hay quienes no tienen nada con qué alimentarse. Busquemos productos que cuiden en su producción el medio ambiente, que no vengan en paquetes y plásticos innecesarios, cocinemos con productos frescos, de temporada y de preferencia de productores locales.  Mejor aún, podemos planear este menú de cena navideña para que la podamos compartir con quienes menos tienen, muchas veces incluso dentro de nuestras familias hay quienes no pueden costear tantos gastos y podemos ser generosos.

“La espiritualidad cristiana propone un crecimiento con sobriedad y una capacidad de gozar con poco.” (Laudato si, 222). Preparémonos en conciencia para el nacimiento de Jesús.

About Dulce Romero

Check Also

Maitines guadalupanos

Sergio Padilla Moreno Hace días pude platicar con un reconocido científico y profesor en una …

Restauración de Basílica de la Natividad aumenta visitas a Tierra Santa por Navidad

Redacción ArquiMedios Las autoridades de Belén, en Palestina, informaron que los trabajos de restauración de …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *