Foto: Daniel Tadeo

Vox Populi

Pbro. José Marcos Castellón Pérez

La voz del pueblo debe ser siempre de suma importancia para quien aspire a un liderazgo social. Hay varias formas y métodos de escuchar esa voz: la observación libre, la entrevista dialógica, la encuesta, el censo y los diversos análisis que, desde la sociología y los medios de comunicación especializados, se ofrecen. Pero el líder, ante todo,debe contar con una gran apertura para escuchar a todos, y habría qué subrayar: a todos.

La diferencia entre un liderazgo populista y un verdadero liderazgo social transformador, es que el populista acepta sesgada de la voz del pueblo y hace una interpretación manipuladora de esa información para su propia causa, no precisamente para la causa del pueblo.

Para un populista el pueblo es un segmento de la totalidad; son sus seguidores, sus afines, los que le acarician el oído, los que aplauden sus palabras, los beneficiarios de sus dádivas (que son pagadas por los impuestos de todos); el populista calificará a este segmento como bueno, sabio, honrado, sin intereses mezquinos. Los no-pueblo son los que no piensan como él, los contrincantes, los críticos, los que cuestionan; el populista calificará a este segmento como malos, ignorantes, deshonestos, mafia, etc. Para un verdadero líder social el pueblo es toda la población y a todos escucha, especialmente a quien, dependiendo el tema que se trate, es especialista y cuenta con mayor conocimiento de causa.

Un populista dice escuchar a todos, pero a los que discrepan de sus puntos de vista los descalifica, mientras que un líder no descalifica sino que comprende y toma la mejor decisión para beneficio de todos, incluso cuando esa decisión no sea comprendida en un primer momento por todo el pueblo, porque a veces no todos pueden tener el conocimiento de todos los temas, o no siempre todos son consciente de las repercusiones que pueda tener una decisión en un futuro. Un líder sabe escuchar y es capaz de modificar sus puntos de vista, porque sabe que no puede tener todos los conocimientos ni puede tampoco tener dominio de todos los temas. ¡Hay que temer al líder que se las sabe de todas, todas!

Para un líder social es muy importante saber escuchar para lograr una auténtica transformación en la comunidad y, escuchando, hacer partícipes a todos, conforme a sus aptitudes y potencialidades, de manera que el pueblo, que se vaya transformando cada vez más en comunidad, pueda ser autogestor, artífice de su propia historia. Las encuestas, que el nuevo gobierno ha realizado, son un ejercicio que debe ser aplaudido para escuchar al pueblo, aunque la forma como lo ha hecho debe ser reprobada.

Las decisiones de gobierno no dependen solamente de una encuesta en la que sólo un pequeño porcentaje de la población se expresa desoyendo las voces de los especialistas, cuando se preguntan obviedades, cuando se descalifica cualquier opción distinta o sólo por “avalar” lo ya decidido. Esperemos que el nuevo gobierno sepa escuchar y no aprovechar “sus” encuestas para imponer y manipular.

About Arquimedios

Check Also

CultivArte. El legado Grodman en manos de la Universidad de Guadalajara

Pbro. Tomás de Híjar Ornelas Como un buen ejemplo a imitar es el fruto de …

El Papa decreta una nueva santa, dos venerables y 14 mártires

Redacción ArquiMedios El martes 15 de enero el Papa Francisco recibió al Prefecto de la …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *