Entrevista: ¿Se puede perdonar la infidelidad en el matrimonio?

Gaby y Francisco, protagonistas de la película El Mayor Regalo, comparten su experiencia de vida, una vida, que de no ser acompañada por Jesús y María su madre, estaría dividida y con una familia quebrantada.  

Sonia Gabriela Ceja Ramírez

El jueves 13 de noviembre llegó a las pantallas de cine de todo México, la película El Mayor Regalo, una película del español Juan Manuel Cotelo, quien ha dirigido filmes como El sudor de los ruiseñores, La Última Cima o Tierra de María, y que se ha distinguido por crear películas con valores e incluso de temas abiertamente religiosos.

En esta ocasión, presenta una película que mezcla el género de ficción, pretendiendo recrear un western, con el género documental a través de entrevistas a personajes reales que han vivido grandes historias de perdón,y que fueron grabadas en diversos países como Francia, España, Colombia, Ruanda, Irlanda y México.

En el caso de nuestro país, Cotelo se dio a la tarea de entrevistar a Gaby y Francisco Santoscoy, un matrimonio tapatío que ve quebrantada su unión a causa de la rutina y las ganas de explorar nuevos horizontes.

En exclusiva para Arquimedios, Gaby y Francisco compartieron su experiencia de narrar públicamente este testimonio de vida y compartir con el público cinematográfico cómo el perdón es el más grande acto de amor.

Cómo se infiltró la infidelidad en su familia

“Nosotros somos un matrimonio católico que teníamos una familia muy bonita y normal como cualquiera –asegura Francisco-. Tuvimos un problema matrimonial, porque yo le fui infiel a mi esposa –confiesa sin ningún tapujo-.

“Yo le fui infiel a mi mujer durante muchos años, y eso ocasionó que cada vez nos alejáramos más. La abandoné en la atención y el cariño”, señala el entrevistado.

“Yo no notaba ese alejamiento. Yo sentía que la atendía, que la quería, que la chiqueba, que le daba todo lo necesario: su carro, viajes,una vida placentera, no le faltaba nada gracias a Dios, pero yo le seguía siendo infiel en nuestro matrimonio. Así, sentía el desamor y sentía la lejanía entre nosotros. De tal modo que, se da la separación y ella, viendo mi frialdad, sintió que no la quería, cuando la realidad es que siempre la he amado”.

La relación fue enfriándose


“Nuestro noviazgo fue puro y santo. Nunca tuvimos relaciones, siempre la respeté y siempre me respetó. Nos casamos plenamente enamorados. Ella me atendía, me consentía, era súper dedicada a mí”, narra Francisco Santoscoy.

“Cuando viene la ruptura y se va Gaby, yo me quedo sorprendido, sin saber qué pasó, porque yo la amaba con locura, apasionadamente,pero me di cuenta de que yo le fui infiel porque yo me dediqué a mi trabajo siempre. Mi infidelidad no fue carnal, fue con mi trabajo al que le dedicaba 10 horas. Llegaba a casa cansado, con ganas de dormir y descansar. Así fui relegando a mi esposa e hijos.

“La apatía, la falta de atención, la falta de tiempo, te van volviendo infiel a tu familia. Nosotros estuvimos separados 7 años”, explica Francisco.

El valor para compartir su experiencia

Por su parte Gaby asegura que la oportunidad de compartir su testimonio de vida a través de la lente de Juan Manuel Cotelo, comenzó agestarse años, cuando el cineasta vino a Guadalajara a presentar su filme Tierra de María. Por medio de unos amigos, coincidieron en una cena. Durante la plática surgió la coincidencia de que tanto el director, como el matrimonio tapatío conocen y llevan amistad con el padre Vicente Cortina, originario de Valencia, España, al igual que Juan Manuel.

El padre Cortina, fue una pieza importante en la reconciliación entre Gaby y Francisco, por lo que una vez que Cotelo regresó a España y coincidió con el sacerdote, éste le contó la historia del matrimonio Santoscoy y así surge el interés por filmar su testimonio para ‘El Mayor Regalo, película cuyo tema central es el perdón.

Gaby señaló que es muy fuerte exponer esta parte de su historia, sobre todo ahora que la cinta se exhibe en Guadalajara, donde mucha gente los conoce, pero que quizá desconocía esta parte de sus vidas: “Es muy fuerte, es muy doloroso, pero a veces uno tiene que enfrentar sus responsabilidades y también agradecer”.

Por encima de la vergüenza, la misericordia de Dios

“En lo personal, yo me he atrevido a contar esta parte,aunque sé que no es algo de aplaudirse y que ha dañado a terceros, y nos ha dañado a nosotros y que por supuesto, no es un ejemplo a seguir, pero también me siento con la responsabilidad de agradecer que fui tocada por la misericordia de Nuestro Señor a través del perdón, de mi perdón, del perdón de mi esposo, de mis hijos, de muchas personas a las que dañé y que no puedes ocultarlo, tienes que participar este regalo y esta decisión. A veces uno cree que su problema no tiene solución: crees que la has regado mucho, que has lastimado demasiado y que no hay salida, pero te das cuenta que con un poquito de arrepentimiento, de responsabilidad, de tomar las decisiones correctas, todo se empieza a desenredar.

“No podemos ser egoístas y no compartirlo con las demás personas, aunque a ti te esté causando vergüenza hablar de tu vida personal,sobre todo de algo que no te enorgullece. No puedes quedarte callado, tienes que decir: todos tenemos la oportunidad de arrepentirnos y todos tenemos la oportunidad de enderezarnos. Por eso me atreví a hacerlo”, comenta Gaby.

El milagro de perdonar y ser perdonado

Gaby asegura que la vida es totalmente diferente después deque se toma la decisión de pedir perdón y de ser perdonado: “Es como si tomaras peso; te plantas y le das sentido a las cosas de una forma diferente”.

Francisco añadió que se tiene una responsabilidad de cara a Dios: “Estamos conscientes y estamos convencidos de que lo que nos ha sucedido ha sido un milagro. Es un milagro que pedimos desde un principio. Nos casamos plenamente enamorados y para mí no había ninguna justificación para la ruptura de nuestro matrimonio.

“Desde el principio empezamos a trabajar en rescatar el matrimonio y la forma de hacerlo era a través del poder de la oración, porque en Fátima la Virgen dijo que no había problema personal, familiar o de nación que no se solucionara con el poder del Rosario, y si nos lo está diciendo mamita María, había que hacerle caso. Esa fue la recomendación de mi director espiritual”.

Todo tiene solución

“Mi objetivo era rescatar a mi familia, entonces reduje mi jornada laboral de 10 a 8 horas y esas dos horas las dediqué a mi crecimiento espiritual y a mi formación humana. De esta manera, empecé a comprender muchos errores que yo había cometido en mi vida. Tenía que sanar primero yo como persona, para luego empezar a sanar a mi familia.

“Así con el rezo del Rosario y la Misa diaria, mamita María empezó a solucionar las cosas; es Dios quien te está iluminando el camino.

“Tuve que luchar contra corriente porque la gente no quería que yo perdonara a mi esposa, les parecía que era algo imperdonable.

“El problema en las crisis familiares, es que mucha gente va y se refugia en el sexo, el alcohol, las drogas o buscándose otra pareja para aparentar que es feliz y esa no es la verdadera felicidad.

“Cuando uno se casa, en el sacramento promete ser fiel en la salud y en la enfermedad, pero no solo se trata de las gripitas o de una apendicitis, se trata de ser fiel también cuando el corazón enferma. Se tiene que acudir al doctor del alma, el que nos recibe las 24 horas a cualquier hora del día;  que no nos cobra las consultas y nos da la medicina que necesitamos. Se llama Jesús”, concluye Francisco.  

En la película la historia del matrimonio Santoscoy es realmente impactante, más, porque las entrevistas se hicieron por separado y ninguno de los dos sabía qué había narrado el otro.

Es una historia de amor y compasión que toca las fibras más sensibles de quien ve su testimonio en la pantalla grande.

About Gabriela Ceja

Check Also

Enseñar a Vivir. La resurrección de Cristo desde la Evangelii Gaudium

Mtro. Fernando N. Sánchez Martínez*  Nos encontramos en la celebración más importante para todos los …

Lo mejor está por venir

Querida Lupita: Veo que las cosas van mal a todos los niveles. Aumenta la violencia, …

3 comments

  1. Este caso de vida lleno de espera, humildad y perdón extremo, son una gran bendición para esta era de la humanidad en la cual uno prefiere cambiar de pareja o vivir en la promiscuidad, y de ninguna manera vivir en la monogamia y fidelidad a prueba de pruebas.
    Sólo la gracia del verdadero Dios pueden hacer esto posible.

  2. Martha Sedano Medina

    De corazón agradezco su valentía su testimonio marca mi vida y mi matrimonio Dios todo lo puede . Orar sin descanso para que los milagros ocurran. Muchas gracias por su Amor al prójimo. Dios les bendiga.

  3. Hna. María Belén Quiroga

    Desde San Luis, Argentina.

    Es el Testimonio más aclamado por los espectadores de EL MAYOR REGALO.
    Gracias Gaby y Francisco por su Humildad y Valentía para compartir su Testimonio.
    Rezo todos los días por Ustedes.
    Hna. María Belén Quiroga

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *