La Enfermería: el regalo de reyes para los pacientes

Una labor muy noble que requiere de un gran corazón y una gran fortaleza, para enfrentar la muerte todos los días, pero también una vocación que recibe constantes milagros y lecciones de vida.

Dulce Natalia Romero Cruz

El 6 de enero se celebra el Día de la Enfermera en México, y en el Antiguo Hospital Civil Fray Antonio Alcalde se festejó el viernes 4 con la asistencia de las autoridades del nosocomio y todas las enfermeras y enfermeros.

Las Hermanas Josefinas llegaron a la institución el 5 de mayo de 1945 y organizaron y clasificaron todos los departamentos. La Madre Carmen Aldape Rosales, quien hizo mucho bien a esta institución, estableció el Departamento de Enfermería, instituyó la celebración del Día del Enfermo, impulsó la constante capacitación de las enfermeras y recibió a la primera generación de enfermeras tituladas de la Universidad de Guadalajara. Por eso se le dejó la jefatura de Enfermería a la Congregación.

Una vida de servicio

Actualmente Sor Estela Primero Hernández, Hermana Josefina, es la Jefa de Enfermeras desde 1994; comenzó apoyando a su antecesora, la Hermana Manuelita, porque estaba delicada de salud, y durante un año conoció el trabajo y servicios del Departamento y a todo el personal. Cuando comenzó había 600 enfermeras y enfermeros eventuales. El 18 de marzo de 1994 falleció la hermana Manuelita y las autoridades del Hospital solicitaron a la Congregación que la hermana Estela tomara la jefatura  y lo hizo en mayo del mismo año. 

“Desde 1989 Sor Manuelita empezó a organizar la plantilla de enfermería y se comenzó a contratar personal eventual, porque anteriormente los enfermeros trabajaban todas las noches por lo que implementó las guardias nocturnas terciadas. Y a finales del ’94 comenzaron a dar bases al personal de enfermería”, comentó Sor Estela.

Actualmente hay 1780 enfermeros (70 de ellos son eventuales) que trabajan las 24 horas, de los cuales son varones el 20%, en 5 turnos: matutino, vespertino, nocturno a, nocturno b y jornada acumulada (fin de semana y días festivos). Hay 14 religiosas pero solo 7 que trabajan en el Hospital, y están distribuidas en lugares claves, entre ellas Sor Beatriz García Escamilla que es Jefa del personal de intendencia (600 personas a su cargo) y Sor Estela Primero Hernández, Jefa del Departamento de Enfermería. Las 5 Hermanas restantes están a cargo de alguna de las Salas.

Más que una profesión

“Nosotras como religiosas y enfermeras procuramos y ayudamos al personal de enfermería a que den una atención de más calidad a los pacientes, pero sobre todo tratamos de que resalten los valores que aprenden desde casa y que, ejerciendo la vocación de enfermería, son indispensables: responsabilidad, puntualidad, amabilidad, el amor al servicio, generosidad y asertividad. Tienen que ser muy humanos para tener esta vocación y amarla”, mencionó la jefa de las enfermeras.

El personal de enfermería tiene el ejemplo y el apoyo espiritual, tanto de las Hermanas Josefinas, como del Capellán del Templo de Nuestra Señora de Belén y San Miguel Arcángel, el Pbro. Francisco Javier Huerta Orozco y el Pbro. David Orozco Loera. También se ofrecen diplomados de Tanatología a las enfermeras, y al público en general.

“Me siento feliz de estar en mi área, como religiosa y enfermera, porque al llegar al Antiguo Hospital Civil, se enamora uno, de la institución, de los pacientes, y de los compañeros; siempre teniendo presente la responsabilidad que tengo de saber que, a través del departamento de enfermería, tenemos que estar al pendiente de lo que los pacientes requieren. Para mí ha sido una gracia, un don muy especial que Dios concede a la Congregación y a cada una de nosotras. Agradezco también a las Hermanas Josefinas que me han permitido estar tantos años aquí”, concluyó Sor Estela Primero.

Testimonios

-Enfermera Adriana del Rocío García Torres, del Departamento de Calidad de Enfermería. En el Hospital Civil desde 2001.

“Inicié como eventual, en todas las áreas, pero principalmente estaba en el área de VIH y SIDA. Tengo el post básico de nefrología y ha sido muy impactante manejar a los pacientes con insuficiencia renal, sobre todo porque aquí en el Hospital es una enfermedad en la que, si no tienes dinero, te mueres, lo que es muy triste. Me ha tocado hasta darles dinero a pacientes para el camión, conocer a muchos abandonados por sus familiares. Por eso para mí ha sido muy significativo estar cerca de ellos y también porque tengo un hermano enfermo de insuficiencia renal, por lo que tengo mucha empatía porque también se lo que se sufre del otro lado de los usuarios.  

“Yo quería ser maestra, pero no tuve los recursos para estudiar más que enfermería, pero una vez cursando la carrera me enamoré de ella y me siento bendecida de hacer lo que amo y que además me paguen. Además doy clases en la Escuela de Enfermería, así que cumplí mi sueño. A través de la enfermería tenemos la oportunidad de practicar muchos dones del espíritu como el amor, la humildad, el servicio. Creo que cuando lo que uno hace es por amor, recibe más de lo que uno da”.

-Carmen Cecilia Ruelas Landeros.  En el Hospital Civil desde 2008.

“Soy integrante vocal del Comité de Calidad de Enfermería en donde se desarrollan proyectos que tienen que ver con la calidad y seguridad del paciente. También he estado en cirugía pediatría, a mí me encantan los niños y desde que empecé a estudiar mi ilusión ha sido dar todo mi servicio a los pequeños porque ellos son unos grandes maestros, nos enseñan el verdadero valor del regalo de la vida.

“Ser enfermera es ser un ángel porque somos los ojos, las manos y los pies de la gente más vulnerable. Mucha gente cree que el personal de salud es insensible por la manera en que actúa en los momentos de duelo, pero debemos ser fuertes aunque nos estemos doblando por dentro ante la muerte de un paciente que llega a convertirse en un ser querido”.

-Israel Escobedo Martínez. En el Hospital Civil desde 2012.

“Soy vocal del Subcomité de los Servicios de Calidad de Enfermería y nos dedicamos a todo lo que tiene que ver con procesos de certificación, acreditación, capacitación al personal y apoyo a la jefatura de enfermería. Soy auxiliar de enfermería y desde que entré aquí, fui enfermero asistencial en todos los servicios, después estuve fijo 4 años en el quirófano de la torre de especialidades y ahora estoy en el subcomité de calidad.

“Mi afán de ayudar a la gente me llevó a estudiar enfermería. Desde la primera vez que llegué al Hospital Civil quedé impactado porque es un servicio público y se ven cosas como en ninguna otra institución. Ya en el departamento que estoy, el compromiso sigue siendo grande porque tenemos que capacitar a nuestros compañeros que son los que van a brindar los servicios.

“Actualmente ya es más común que haya más enfermeros y lo vemos en todas las escuelas donde la asistencia es de mitad hombres y mitad mujeres. El apoyo de las religiosas en la institución es muy importante porque desde la escuela nos enseñan que debemos tener cierta característica espiritual y ellas hacen que lo tengamos presente”.

-Elba Leticia Torres. En el Hospital Civil desde 1986.

“El área en la que he permanecido más tiempo es en pediatría oncológica y ahora realizo una función administrativa. Además, estamos tratando de formar el Grupo de Enfermeras de la Acción Católica, depende de la Acción Católica y en su mayoría está compuesto por compañeras enfermeras que ya están jubiladas, y queremos que se integren enfermeras y enfermeros que estén todavía activos, para poder atender mejor a los pacientes desde una perspectiva humana para que sanen su ser espiritual, además del físico”.

Ya se han hecho convocatorias para formar el grupo y en 2019 serán las primeras reuniones con el apoyo del Capellán del Templo de Belén, Pbro. Francisco Javier Huerta. 

-Dra. Mariana Cristina Núñez Murillo. Residente de Neonatología.

“Ya cursé 3 años pediatría y ahora soy residente de neonatología aquí en el Hospital Civil, desde hace un año y creo que es un área mágica porque vivimos el regalo de la vida todos los días. La relación de un enfermero con un médico es de suma importancia, ellos son nuestro apoyo indispensable, ellos son como un as bajo la manga y nuestros ojos al 100%, porque ellos están al pendiente del paciente las 24 horas del día, los están vigilando y cuidando todo el tiempo. En mi área todas las enfermeras son así, son muy serviciales, nos ayudan siempre, pueden notar cualquier cambio en el paciente y nos lo comentan, y les decimos qué hacer, pero realmente nosotros como médicos solo damos las indicaciones pero ellas son las que llevan la labor más grande.

“La convivencia diaria es tanta que es imposible no hacer amistad con ellas e incluso algunas de ellas se convierten en nuestra familia”.

Agradecimiento a una enfermera

“Sin ti no soy nada… las palabras nunca serán suficientes para demostrar el nivel de gratitud que siento por mi enfermera; la ayuda es incalculable, sin ella no habría sabido qué hacer. No solo basta con darte la cura para tus males, sino también apoya en los peores momentos del proceso de la enfermedad.

El blanco impecable que siempre lleva puesto la hace ver como lo que realmente es ‘un ángel’ que ayuda en la enfermedad”.

Dra. Mariana Cristina Núñez Murillo, Residente de Neonatología

101 años de entrega

La Madre Crucita falleció a los 101 años de edad, el 7 de diciembre de 2018. Dedicó la mayor parte de su vida al trabajo en el Antiguo Hospital Civil, Fray Antonio Alcalde, desde que llegó en 1952. ¡Descanse en paz!

About Dulce Romero

Check Also

Enseñar a Vivir. La resurrección de Cristo desde la Evangelii Gaudium

Mtro. Fernando N. Sánchez Martínez*  Nos encontramos en la celebración más importante para todos los …

Lo mejor está por venir

Querida Lupita: Veo que las cosas van mal a todos los niveles. Aumenta la violencia, …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *