Nacen en Guadalajara dos proyectos artísticos de peso y hondura

Pbro. Tomás de Híjar Ornelas

En el marco de las fiestas navideñas que aun vibran, este mes de diciembre del 2018 hicieron su presentación pública y oficial, en el templo de Santa Teresa de Guadalajara, dos grupos musicales que tienen ante sí un largo y fecundo derrotero.

La Orquesta Sonora Barroca

La noche del jueves 20 de diciembre, en ese recinto, construido a fines del siglo XVIII con una especial disposición arquitectónica para sus bóvedas, de tipo vahída y de crucería, proporciona en él un delicado efecto acústico que hoy, gracias al tránsito vehicular reducido, se puede aprovechar al máximo.

Tal circunstancia sirvió a la Orquesta Sonora Barroca, compuesta por instrumentos de la familia de las cuerdas: contrabajo, violoncello, viola, violín, jarana y percusiones, la cual fundó y dirige el maestro Ariel Guerrero, para ofrecer composiciones musicales de los siglos XVI y XVIII como Torneo y batalla, de Gaspar Sanz; Puer Natus in Bethlem, de Michael Praetorius; In te Domine speravi, de Josquin des Prez y el afamado Concierto de Navidad, de Arcangelo Corelli.

Ariel Guerrero ha formado parte de diversas agrupaciones musicales, entre ellas la Orquesta Juvenil de Zapopan, la Filarmónica de Jalisco y la Orquesta Sinaloa de las Artes. Estudió música en Guadalajara y en Italia, donde obtuvo el título de Maestro en Violín Barroco por el Conservatorio Giuseppe Verdi de Turín, bajo la tutela de Olivia Centurioni.

Oriundo de Cajeme (hoy Ciudad Obregón), el nombre de la agrupación musical que ha creado para interpretar música barroca, hace un juego de palabras con su estado natal, Sonora.

El Ensamble Vocal Tsaäts

En ese mismo lugar, pero al mediodía del 23 de diciembre, hizo su primera presentación pública, muy exitosa y concurrida, el Ensamble Vocal Tsaäts (palabra que en la lengua mixe significa maguey), coro a capella integrada por la soprano Tania Núñez, la contralto Silvia Ávila Arias, el tenor Fernando Camacho y el bajo Sinué Martínez, todos ellos estudiantes de la Escuela de Música de la Universidad de Guadalajara.

Aspira este grupo, con estupenda aptitud por cierto, a servirse del más delicado de los instrumentos, la voz humana, para ofrecer, como lo hicieron, repertorios tan difíciles como fueron los cantos Jesu dulcis memoria, de Tomás Luis de Victoria; If ye love me, de Thomas Tallis; Thou knowest Lord, de Henry Purcell y Es ist ein Ros entsprungen, de Michael Praetorius.

About Rebeca Ortega

Check Also

Enseñar a Vivir. La resurrección de Cristo desde la Evangelii Gaudium

Mtro. Fernando N. Sánchez Martínez*  Nos encontramos en la celebración más importante para todos los …

Lo mejor está por venir

Querida Lupita: Veo que las cosas van mal a todos los niveles. Aumenta la violencia, …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *