En la cocina, Ilaria volvió a vivir: Recetas contra la depresión

Gloria Aguilar

Cinco meses atrás la señora Ilaria Sánchez Aguilera, enfermera jubilada, comenzó a notar que dormía demasiado. Al acudir al médico se dio cuenta de que era un síntoma de lo que ella misma llama “su enfermedad silenciosa”, la depresión, estado del que salió adelante en poco tiempo al participar en el Programa de Atención a la Salud Social (PASS), del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Jalisco.

“Tengo siete hijos, cinco mujeres y dos hombres, y ahora somos una familia más unida, porque yo era la que estaba desintegrándome, no quería convivir con nadie, estaba enojada, alejada de la sociedad. Ya no me meto en la vida de ellos porque estaba en un plan negativo y ahora veo a la familia diferente, más unida hacia mí”.


Señora Ilaria Sánchez Aguilera (derecha)

Uno de los factores que Ilaria asocia a su depresión, es el cambio radical que hubo en su rutina diaria, una vez jubilada. Hubo desajustes en su horario para dormir y levantarse, además de que le hacía falta la motivación del trabajo que se agravó  por factores adicionales: diabetes e hipotiroidismo, que controlaba en visitas mensuales a su Unidad de Medicina Familiar (UMF).

Bajo el diagnóstico de depresión, el médico derivó a Ilaria al Centro de Seguridad Social (CSS) Guadalajara, para integrarla al PASS, un sistema integral de ejercicio, asesoría psicológica e incluso dietética, que ha ayudado a cientos de personas con problemas como depresión, ansiedad, diabetes, hipertensión arterial y lesiones lumbares.

“Me sentí más tranquila y empezó mi recuperación, también ayudó mi convivencia con las compañeras y creo que me ayudó sobre todo el taller de cocina, porque estuve más concentrada, en armonía porque es un grupo que te hace sentir aceptada. Empecé a ver un cambio y a sentir amor por la cocina, ya tengo mucha paciencia y disposición para aprender”.

La rutina semana de Ilaria incluye tres días de ejercicio basado en calentamiento, actividad aeróbica y relajación, de manera que cuerpo y mente se vean beneficiados. “La verdad sí he bajado de peso y ya todo lo hago muy bien, como lo hace el maestro. Al principio no podía pero ahorita ya lo hago mejor”.

Muchos de sus compañeros de clase ya son sus amigos, forman parte de su segunda familia. A otras personas que, como ella, enfrentan alguna de las enfermedades ya descritas, los invita a acudir a su médico y hablar con sinceridad y confianza.

“Que se chequen, que vayan a consulta y se integren a los grupos de autoayuda. Me han tratado muy bien en el Centro, los maestros, los compañeros, todos son personas muy agradables y están al pendiente de nosotros”.

About Arquimedios

Check Also

CultivArte. El legado Grodman en manos de la Universidad de Guadalajara

Pbro. Tomás de Híjar Ornelas Como un buen ejemplo a imitar es el fruto de …

El Papa decreta una nueva santa, dos venerables y 14 mártires

Redacción ArquiMedios El martes 15 de enero el Papa Francisco recibió al Prefecto de la …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *