Migraciones y Cristianismo

“Caminante no hay camino, se hace camino al andar”, Antonio Machado

Pbro. Germán Orozco Mora

¡¿Y pensar que uno se ganará la felicidad eterna por tratar a los migrantes como si fuera Cristo mismo el migrante, el necesitado, el hambriento, el sin techo?!

Estamos haciendo memoria del nacimiento del Hijo de Dios en una Cueva de Belén, en la actual Palestina. Le llaman la Basílica de la Natividad porque ahí se regufiaron los esposos migrantes José y María, inmortalizados por ser los padres de Jesucristo. Como la Cueva de San Ignacio en Manresa, España. La Cueva de Belén se transformó por la devoción cristiana en uno de los lugares sagrados del Cristianismo.

El tema de las migraciones en la Iglesia es esencial, uno de los caminos de salvación para los creyentes es el tratar bien a los forasteros, los migrantes, los sin techo, los necesitados, los refugiados. Tan relevante es el tema que la Iglesia posee el Consejo Pontificio para la Movilidad Humana o Migraciones; institución que va hasta la raíz de las conferencias episcopales, regionales y diocesanas de todo el mundo católico.

En México es célebre Santo Toribio Romo, patrono popular de los migrantes, de hecho uno de los milagros atribuidos al sacerdote mártir de Santa Ana de Guadalupe, Jalostotitlán, Jalisco. Es el que realizó hacia 1992 en las cercanías del cerro El Centinela en Mexicali, en la zona desértica y fronteriza por donde cruzan los migrantes hacia California.

Otro patrono internacional de los forasteros es San Juan Bautista Scalabrini, cuya congregación de religiosos y religiosas administran las casas de Tijuana por ejemplo.

Si usted desea servir a Cristo en los migrantes de todo el mundo que llegan a las casas Betania (Mexicali) Divina Providencia (San Luis R.C.), Sonoyta. Acérquese a los sacerdotes que administran estas obras de caridad y tiéndale la mano a Cristo en la persona de los necesitados migrantes.

Migrantes Hondureños y centroamericanos han venido a todo México desde las crisis civiles de El Salvador en 1980, y quizá antes, y mucho más después de las guerras intestinas de Nicaragua, Guatemala, Venezuela, etcétera.

Cuando los bajacalifornianos hablan de los hondureños migrantes; no deberían olvidar que precisamente Hondureño de Tegucigalpa era el primer maestro de la Baja California ya en el siglo XVII-XVIII, el sacerdote jesuíta Juan de Ugarte de los fundadores de la misión de San Francisco Xavier en las cercanías de la Giganta diócesis de La Paz, BCS.

Para los Cristianos de todo el mundo ayudar a los migrantes es una oportunidad de ganarse el cielo y agradar a Dios ayudando un poco a las personas que han dejado su familia, su país, sus amigos, sus casas , por buscar una vida más digna que no han podido desarrollar en su propia nación.

Si en esta época decembrina nos propusieran hospedar en nuestra casa a la Virgen María esperando a su bebé Jesús acompañado de san José; de seguro pegaríamos brincos de alegría por la dicha de hospedarles en casa.

Es lo mismo ayer, hoy y siempre. Quizá como dice san Juan Crisóstomo no debamos llevarlos a casa, para eso son las casas de migrantes que sostienen los católicos, cristianos y gente de buena voluntad. Pues a llevar nuestra ayuda directamente en esas casas para migrantes como las de Mexicali, Tijuana, San Luis R.C, Sonoyta, Hermosillo. Gran parte de esas casas afortunadamente son administradas por la Iglesia Católica y Organizaciones No Gubernamentales

Los Migrantes son una oportunidad de ser felices y hacerlos a ellos pasar un poco mejor la vida con algo que nos sobre o podamos sacrificar.

Paradójicamente esta Crisis Migratoria o Caravana de Migrantes es un momento para manifestar nuestra Fe con obras de solidaridad: ropa, alimento, agua, ayuda económica, medicamentos, asistencia personal en las casas o centros de ayuda.

About Rebeca Ortega

Check Also

Enseñar a Vivir. La resurrección de Cristo desde la Evangelii Gaudium

Mtro. Fernando N. Sánchez Martínez*  Nos encontramos en la celebración más importante para todos los …

Lo mejor está por venir

Querida Lupita: Veo que las cosas van mal a todos los niveles. Aumenta la violencia, …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *