La ley Porfirio, de la cultura humanista a la cultura de género

Editorial de Semanario  #1151

En la actualidad, la nueva cultura que se está implantado en la sociedad mexicana, fruto de la globalización, se denomina, ideología de género, que se apoya en tres factores: una sociedad positiva, una sociedad transparente, y una sociedad flotante.

Desde la perspectiva, hay un primer factor que se debe asegurar para que la sociedad sea positiva. Se requiere eliminar dos conceptos de la cultura humana y cristiana; como lo son el concepto de verdad y el concepto de bien.

Se establece que no hay verdad ni hay bien; es decir, el bien y el mal son un prejuicio. La verdad y la mentira también son prejuicios que generan conflictos y para crear una sociedad positiva se debe eliminar el conflicto. En este razonamiento, el conflicto lo genera el bien y el mal, por eso es necesario que no que no haya ni el bien ni el mal, que no existan.

Un segundo factor es que la sociedad sea transparente, es decir, que todo mundo sepa, lo que todo mundo hace, para ello se necesita que la sociedad se vuelve permisiva, es decir que todo esté permitido; si todo está permitido ya no hay ninguna dificultad. Es su derecho hacer lo que desee. 

El tercer factor es lo que se llama flotabilidad social. Es importante que el hombre y la sociedad floten, porque eso les da dinamismo, lo contrario a la flotabilidad es el arraigo; cuando usted se arraiga no puede moverse porque está arraigado.

El hombre debe desarraigarse, y tiene como opciones no casarse o casarse, pero que esa relación no lo arraigue, que sea para un tiempo determinado, pero sin que haya la tendencia a arraigarse. Pero si usted ya se casó, lo que debe hacer, es no tener hijos, porque eso lo arraiga más. Si usted tiene un hijo, tiene 18 años de arraigo. El arraigo obstaculiza la dinámica del mundo global, el cual necesita movimiento, flotabilidad.

Aún la naturaleza no debe arraigar a una persona, no debe coartar su libertad, el ser humano debe ser, lo que decida ser, independientemente de lo que la naturaleza le marque. En Francia  argumentan que lo ideal sería que no se registren géneros, sino que esperen hasta los 8 años, ya que el niño pueda decidir si quiere ser niño o niña.

Es decir, ni la naturaleza debe de arraigar  a una persona porque le quita movilidad, le quita dinamismo. Entonces  la globalización de la perspectiva de género como un proyecto mundial empieza  a manifestarse como una realidad. No se debe  interpretar como algo accidental, sino como parte de un sistema cultural en esta nueva civilización secular.

En este nuevo contexto de la cultura de género, el 23 de octubre de 2018, el Diputado Porfirio Muñoz Ledo presentó una iniciativa que adiciona y reforma diversas disposiciones de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos. En términos prácticos, el contenido de la iniciativa tiene el enfoque de la ideología de género, busca eliminar las referencias a la familia y al matrimonio en la Constitución, y establecer claramente el matrimonio homosexual en la misma.

Punto central de la iniciativa es impulsar jurídicamente el concepto del derecho al libre desarrollo de la personalidad y la autonomía reproductiva en la Constitución. Esto abre la puerta para la legalización del aborto en todo el país. Así mismo, la educación pública incluiría por ley la perspectiva de género lo que va a implicar la ideologización en todo el sector educativo.

About Rebeca Ortega

Check Also

Enseñar a Vivir. La resurrección de Cristo desde la Evangelii Gaudium

Mtro. Fernando N. Sánchez Martínez*  Nos encontramos en la celebración más importante para todos los …

Lo mejor está por venir

Querida Lupita: Veo que las cosas van mal a todos los niveles. Aumenta la violencia, …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *