¿Es necesaria la sociedad civil?

    Editorial Semanario #1153

San Juan Pablo II, señalaba que “Es necesario luchar por construir una sociedad nueva, en la que las personas cuenten más; en la que, en vez de lucha, exista un encuentro de libertad y responsabilidad, una alianza entre mercado libre y solidaridad, a fin de promover un tipo de desarrollo que proteja la vida, defienda al hombre, en especial al pobre y al marginado, y respete la Creación, que es obra de la mano de Dios”

La vida democrática y la participación social no se agotan en la elección de los representantes populares. Hoy existe una sociedad organizada que ha elegido participar para complementar las actividades del Estado en aquellas áreas en las que se ha visto rebasado o para vigilar y exigir que el gobierno cumpla sus fines.

En el ámbito de los derechos, al Estado le corresponde garantizar no sólo los derechos civiles y políticos, sino también de los derechos económicos, sociales, culturales y ambientales. Actualmente, el Estado está imposibilitado materialmente para prestar todos los servicios, o garantizar el ejercicio de todos los derechos por sí solo.

Estado y sociedad civil pueden ser vistos como espejo y como reflejo. Se necesitan; y son, en una vida democrática, complemento.

Hoy existen organizaciones civiles que trabajan a favor de los derechos humanos, así como aquellas que orientan sus esfuerzos a los temas de transparencia y de rendición de cuentas.

Las organizaciones de la sociedad civil miden la eficiencia de las fiscalías y de las policías; de los órganos autónomos; buscan erradicar todas las violencias; e impulsan el mejoramiento de la situación laboral de las trabajadoras del hogar; u observan el cumplimiento de la paridad de género; entre muchas otras acciones.

En democracia, los ciudadanos no se limitan a ser solo receptores de servicios del Estado o de participar en elecciones para expresar su preferencia política. La sociedad civil tiene, un papel importante en la formación de redes de apoyo para los miembros de la comunidad.

Existen grupos de ayuda para asistir a personas en situación de calle, hay grupos que buscan alejar a jóvenes de adicciones y de conductas delictivas, o que apoyan a mujeres o menores de edad, o a familias que tienen a un miembro en prisión, que buscan a desaparecidos, o que dan asistencia y voz a las víctimas del delito; a personas a quienes el Estado no tiene capacidad o interés en atender.

Además la sociedad civil tiene la función de monitoreo y revisión de la actuación gubernamental. Sin embargo, esta función molesta a los gobiernos, pues implica señalar el incumplimiento de obligaciones, o la revisión de nombramientos o el desvío de recursos por parte de autoridades específicas.

Este oficio de evaluar, no gusta a los gobiernos, pero es un papel fundamental en la construcción de un Estado democrático, pues la sociedad civil sirve como contrapeso que obliga a las autoridades a transparentar su actuación y decisiones, y a sujetarse a la ley.

A casi 100 días de gobierno, una de las deudas más grandes que el Estado tiene con la sociedad es proporcionar un ambiente seguro para el desarrollo del individuo y de las familias.

La demanda de protección que se ha dado en las principales ciudades de nuestro país no ha tenido cabalidad respuesta de la autoridad o han sido insatisfactorias.

About Rebeca Ortega

Check Also

Calurosa bienvenida a Mons. Miguel Cabrejos, nuevo presidente del CELAM

Redacción ArquiMedios Perú recibió con una calurosa bienvenida al nuevo Presidente del Consejo Episcopal Latinoamericano …

Vicaría de Pastoral. El Boletín de Pastoral se renueva

Pbro. Pedro Rodríguez González Dios nos da siempre la oportunidad de renovarnos. Mientras nos concede …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *