Desaprobación y Desconfianza

Fernando Javier Vera Gloria    

El combate a la inseguridad y la erradicación de la inseguridad se mantienen –sin menospreciar rubros como educación o empleo- como los principales desafíos de la administración de Enrique Alfaro Ramírez, próxima a cumplir (16 de marzo) cien días de iniciada.

La encuestadora Arias Consultores consultó, entre el 8 y el 10 de febrero recientes, a nueve mil personas en el país para conocer el grado de confianza de la ciudadanía a sus gobernadores y los números desfavorecen al gobernador de Jalisco. Según el estudio (detalles en el link al pie de la columna), el 32.3% de la población aprueba su desempeño, el 56.4 lo reprueba y para el 11.3% es indiferente. Si bien en el rubro de aprobación está por encima del promedio nacional, que es de 31.1%, el de reprobación también es mayor, por 3.1% a la media nacional que es de 53.3%.

Mucho tienen que hacer Alfaro Ramírez y su equipo de trabajo para revertir esta situación porque está claro que el discurso de la refundación del estado suena hueco y vacío ante la lacerante realidad, que con terquedad lo confronta y reta. ¿Cómo analizar la viabilidad de una nueva Constitución para Jalisco en un clima de violencia como el que ha padecido la sociedad jalisciense en este primer bimestre de 2019?.

Los fríos números que ofrece Arias Consultores, revelan que el 16.4% de la población de Jalisco ve mejoras en la seguridad pública, el 5.1% se muestra indiferente y el 78.8% no ve avances y, en el mediano plazo, el panorama permanecerá igual si tomamos en cuenta el dicho del gobernador Alfaro Ramírez  del pasado 20 de febrero: “Lo que sí puedo decir es que estamos viendo y vamos a ver en los próximos días, reacciones y reacomodos criminales, producto de que este gobierno no protege, ni pacta con delincuentes, estamos apretando tuercas y van a seguir pasando cosas”.

Está bien que no pacte, ¡faltaba menos!, sin embargo, la explicación de los reacomodos ha sido la más usual, por no decir ‘clásica’, para justificar la incompetencia de la autoridad ante los retos que plantea la delincuencia organizada.

En el combate a la corrupción, la administración estatal de Enrique Alfaro Ramírez tiene otro punto de medición y reto que ahora luce complicado, porque sólo el 16.7% de los jaliscienses nota un avance, contra un 75.3 que no lo ve. Sin duda, los resultados que arroje -con consecuencias legales y por citar un caso- la denuncia pública de la venta de plazas a maestros, podría cambiar esta idea, o demostrar que atestiguamos una simulación más. El tiempo lo dirá y Alfaro Ramírez tiene la palabra; por ahora, únicamente, el 34.3% de los jaliscienses confía en él y el 65.7% no.

Encuesta de Arias Consultores

About Arquimedios

Check Also

Una primavera de paz

Román Ramírez Carrillo En los campanarios de las iglesias y templos de Jalisco, cada vez …

No me gusta que hablen mal de mí

Editorial de Semanario #1155 El hermano de Porfirio Díaz, Félix, conocido como “El Chato”, fue …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *