Nuestro Padre Dios nos espera para llenarnos de amor

Desarrollo Espiritual,

IV DOMINGO DEL TIEMPO DE CUARESMA, Ciclo C, 31 de Marzo de 2019.

EL PADRE QUE PRODIGA AMOR

¿Qué actitudes nos hacen hijos de nuestro Padre común y hermanos entre nosotros?

Pbro. Sergio Arturo Gómez / Pbro. J. Jesús Suárez Arellano

¿QUÉ NOS DICE DIOS EN ESTE IV DOMINGO DE CUARESMA?

Josué 5, 9-12: Dios quitó el oprobio de su pueblo, los condujo desde la tierra de la esclavitud hasta su nueva tierra, la patria que les había prometido… Al llegar, celebraron la fiesta de la Pascua, comieron de los frutos de la tierra, estaban en casa…

Salmo 33: Bendigamos juntos al Señor, ya que Él nos escucha y nos libra de nuestros miedos y angustias, nos llena de luz…

2 Corintios 5, 17-21: Dios nos renueva, nos ofrece su perdón y nos manda a llevar esta reconciliación a todos…

Lucas 5, 1-3. 11-32: En la parábola del Padre amoroso, vemos a Dios dando una alegre bienvenida al hijo arrepentido que vuelve a casa… pero el petulante hijo mayor, como los escribas y maestros de la ley, no quiere otorgar el perdón…

REFLEXIONEMOS JUNTOS:

Dios siempre cumple sus promesas… Lo vemos en la primera lectura cuando narra que ha quitado el oprobio de su pueblo; lo alegra quitándole la esclavitud; a nosotros también nos quita la mentalidad de esclavos… Quiere ayudarnos a tener una comprensión mejor de quién es Dios… Quiere ayudarnos a sentirnos sus hijos de verdad

El salmista ya sabía que Dios “escucha el clamor de los pobres y los libra de todas sus angustias”

Los fariseos y los maestros de la ley no entendieron a Jesús practicando esta antigua verdad cuando convivía con los publicanos y gente de mala reputación… Hoy, nosotros, necesitamos tener presente cómo es Dios para no escandalizarnos de Él y de su escandalosa bondad incluyente

En el Evangelio vemos a Jesús conviviendo con los marginados y siendo criticado por ello… Él se ve en la necesidad de contar una historia triste sobre un Padre muy bueno que tenía dos hijos no muy buenos… Esta historia desenmascara nuestras duras actitudes de ligereza en el juzgar y poca la fraternidad

Es fácil descubrir que los fariseos y maestros de la ley tenían un juicio torcido… Según ellos, ¿qué debería hacer Jesús? ¿Rechazar a los malos? ¿Tomar partido por los “buenos”? ¿Qué rechazara y condenara a ciertas personas?… En definitiva, quieren que Jesús actúe igual que ellos: que divida el mundo entre buenos y malos; que opte por unos y condene a los otros… Los fariseos y maestros de la ley se sienten enfadados por la actitud misericordiosa de Jesús; les enoja el bien que hace Jesús…

Nosotros también podemos ser como aquella “gente buena” del tiempo de Jesús: Nos sentimos del lado correcto de la historia, no queremos estar cerca ni aprobar a los diferentes, a “los malos”, a los que no piensan como nosotros… No deseamos convivir con ellos, al contrario, hay que cuidar que siempre estén al margen de nuestras vidas… El hijo mayor no quiere convivir con el hijo menor; incluso lo describe como no-hermano…

La Palabra de hoy nos invita a darnos cuenta de nuestras ideas y creencias que nos llevan, no sólo a apartarnos, sino a apartar a otros de la misericordia de Dios… ¿Me doy cuenta cuando condeno a otros como si yo ya fuera perfecto y estuviese salvado?

Los publicanos y pecadores se acercaba a Jesús “para escucharlo”… En cambio los fariseos y maestros de la ley, se juzgan superioresa Él y condenan su forma de comportarse… Jesús acepta a quien se acerca a Él para aprender, para convertirse, para crecer… Estos hombres se alejan de Dios y de sus hermanos… ¿Cómo y para qué me acerco a la Iglesia?

San Pablo dice que Dios “renunció a tomar en cuenta los pecados de las personas”, nos quiere volver justos y santos y nos da la tarea de llevar esa misma forma de tratar a los demás para que encuentren la paz…

Podemos entender más a Dios el día de hoy… ¿Me gusta como Él es? ¿Me molesta que sea misericordioso con los que yo considero malos?

Parece que siempre que alguien se acerca a nosotros espera encontrar un toque divino en nuestro trato… Por eso hemos de tener cuidado de actuar como Jesús nos enseña en su Palabra…

…La historia que llamamos del Hijo Pródigo no ha terminado, continuará… El final se lo tenemos que dar cada uno de nosotros en la vida… ¿Entraremos a la fiesta de la misericordia, con nuestro Padre bueno y nuestros hermanos “malos”, o nos quedaremos fuera?

PARA ESTA SEMANA TE PROPONEMOS ALGUNOS EJERCICIOS:

  1. Te invitamos a hacer una lista de a quiénes consideras malos, de a quiénes condenas… ¿Crees tú que Dios también los condena o debería condenarlos?

2. Cuando S. Pablo dice que lo viejo ha pasado, nos está invitando a actualizarnos… Si actualizaras tu guardarropa, sin duda te desharías de muchas cosas… y, si actualizaras tus ideas, ¿de qué conceptos o prejuicios me debo de deshacer?

3. En tu oración de esta semana, agradece al Señor por ser misericordioso contigo, por aceptarte incondicionalmente, por darte su amor… Pídele la gracia de ver a todos tus prójimos como Él te ve a ti…

(Si esta ficha te ayuda, compártela).

Esta ficha, así como las de los domingos anteriores, la puedes encontrar en arquimedios.org.mx, pestaña de “cultura y formación” y “desarrollo espiritual”.

About Gabriela Ceja

Check Also

Enseñar a Vivir. La resurrección de Cristo desde la Evangelii Gaudium

Mtro. Fernando N. Sánchez Martínez*  Nos encontramos en la celebración más importante para todos los …

Lo mejor está por venir

Querida Lupita: Veo que las cosas van mal a todos los niveles. Aumenta la violencia, …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *