Proteger la inocencia de los niños

Querida Lupita:

Mi hija me confesó hace unos días lo que ha venido sufriendo en manos de su propio abuelo. Ella está devastada.  En cierto modo no me sorprendió, porque en esa casa hay material pornográfico. Estoy furiosa conmigo por no haber previsto esta situación. No he velado por la pureza de mi hogar y mi familia, ¡estoy arrepentida!.

Clarissa M.

Querida hermana en Cristo, Clarissa:

Ha aumentado el crimen abominable de la pederastia. ¡Hay tantos pequeños inocentes afectados! Y es que hoy son legión el número de personas que se alejan de una vida sexual ordenada y digna, llegando a cometer atrocidades y desgarrando el corazón de los más inocentes.

En el origen de este mal, está el alejamiento de Dios que vivimos como sociedad. No cuidamos los ambientes, permitimos que sean erotizados sin el menor rubor. La publicidad en general, los gimnasios, bares y restaurantes, están saturados de imágenes provocativas y no decimos nada. Los hogares abren sus puertas a revistas deshonestas. Si alguno denuncia esta inmoralidad, es tachado de retrógrado, anticuado, y otros descalificativos peores.

Los expertos en trauma por violencia sexual, coinciden en que el 80% de esta violencia proviene por miembros de la familia y personas cercanas a la víctima. En el reciente encuentro sobre la protección de menores en la Iglesia, el Papa Francisco habló de medidas que se han adoptado ya en el seno de la Iglesia, pero que vale la pena que sean extendidas a todos los ambientes.

Citó el trabajo de la OMS, que presenta siete estrategias para erradicar la violencia contra los menores, un manual titulado INSPIRE que conviene conocer a conciencia. Además dijo que este es un fenómeno abominable difundido históricamente en todas las culturas y sociedades y que sólo puede ser erradicado imponiendo un renovado y perenne empeño hacia la santidad.

Es la lujuria lo que lleva a este desorden indescriptible, y sólo la pureza puede detenerla.

Nuestros hogares deben hacer prevalecer las buenas costumbres, nuestros gobiernos deben tomar medidas que protejan la inocencia de los niños. Hagamos lo correcto y traeremos bendición a nuestras vidas.

Lupita Venegas/ Psicóloga

Facebook: lupitavenegasoficial

About Rebeca Ortega

Check Also

Enseñar a Vivir. La resurrección de Cristo desde la Evangelii Gaudium

Mtro. Fernando N. Sánchez Martínez*  Nos encontramos en la celebración más importante para todos los …

Lo mejor está por venir

Querida Lupita: Veo que las cosas van mal a todos los niveles. Aumenta la violencia, …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *